domingo, 9 de abril de 2017

Go St. Louis Marathon



El 9 de Abril del 2017 se celebraba el Go St. Louis Marathon en la ciudad de St. Louis, Missouri. Para mi era cita obligada ya que en dicha ciudad se celebraron los terceros Juegos Olímpicos de la era moderna en 1904, aprovechando la famosa Exposición Universal que se celebraba ese año. Sería mi 8ª Maratón dentro de mi particular reto olímpico.




Dichos Juegos se celebraron en Francis Field, un pequeño estadio que ahora pertenece a la Washington Univeristy de St. Louis, una de las tres universidades que tiene la ciudad.

El Maratón de aquellos Juegos fue un evento esperpéntico según las informaciones que se pueden recopilar en la red. De hecho los Juegos en sí fueron un cúmulo de despropósitos con sólo 651 atletas y únicamente 4 mujeres. Duraron la friolera de ¡4 meses! Fueron los primeros en los que se entregaron las tradicionales medallas de oro, plata y bronce, tradición que perdura hasta el momento.

Los Juegos estaban envueltos en un halo de racismo extremo, al punto de que en dos jornadas se celebraban los 'Juegos Antropológicos' destinados a razas supuestamente inferiores o a 'seres primitivos', incluyendo negros e indios.


Francis Field 1904
Francis Field 2017

Y volviendo al Maratón, el bochorno fue total. 32 atletas de 4 nacionalidades de los que sólo pudieron terminar 14. En vez de comenzar por la mañana como se suele hacer hoy en día, se celebró por la tarde a 32 grados y por carreteras polvorientas en las que a la par se celebraba una carrera de coches con el consiguiente levantamiento de polvo que tenían que respirar los corredores. Y para los que se quejan de los avituallamientos actuales, en aquel Maratón sólo había ¡uno! En el km 17 un pozo de agua.


Salida Maratón Olímpico 1904

En cuanto a la carrera en sí, el despropósito fue mayúsculo, empezando por el ganador, Fred Lorz que, después de caerse en el km 14, se subió a un coche, saludando a la gente y bajándose unos kilómetros antes de la meta, debido a una avería, para continuar corriendo y entrar como vencedor. Evidentemente, más tarde fue descalificado.


Fred Lorz

Pero no acaba ahí el tema. El ganador real después de la descalificación de Lorz, fue el inglés Thomas Hicks el cual a 15K de la meta, se encontraba desfallecido y al que 'reanimaron' con sulfato de estricnina con Brandy (ríete del Powerade!!) que se utilizaba para matar ratones, pero que en pequeñas dosis, actuaba como estimulante.


Thomas Hicks













Y por si fuera poco, todavía queda la historia de Félix 'Andarín' Carbajal un cartero cubano que había reunido el dinero para poder ir a los Juegos pero que se lo gastó todo en el juego en New Orleans teniendo que realizar el recorrido hasta St. Louis a pie con con gente que lo recogía. Llegó 4º corriendo con pantalones (recortados) y con los zapatos que usaba a diario como cartero. Cuando lideraba la carrera y después de 24 horas sin haber comido nada, se para en un campo a comer una manzana que se le indigesta y que hace que se tumbe un rato a descansar. De no haber sido por eso, podría haber sido perfectamente el ganador.


Félix 'Andarín' Carbajal


En fin, la curiosa historia de unos Juegos Olímpicos lamentables.

Las cosas han cambiado mucho desde entonces y ahora en St. Louis se celebra un maratón que podría decir de los más duros que he corrido, con muchas cuestas, no demasiado empinadas, pero larguísimas.





Quizás haciendo homenaje a aquel Maratón de los JJOO de 1904, mi aventura también fue un poco 'curiosa'. Venía de una lesión del gemelo que me tuvo parado mes y medio, pudiendo únicamente entrenar las tres semanas previas al Maratón, una de las cuales tuve que hacer un viaje de trabajo en el que apenas salí a rodar. No contento con eso, a dos días del viaje agarro un catarro tremendo con mucho moco que me dejó bastante debilitado. Y por si fuera poco, al llegar el viernes a Toronto, pierdo el enlace con St. Louis y me tengo que quedar a dormir allí, levantándome a las 0400 para coger el primer vuelo a St. Louis del sábado. Así que la noche que se supone hay que descansar bien, únicamente dormí unas 4 horas.



Brindando desde el HRC de Toronto
Toronto Tower






















Con todo, el sábado llego a St. Louis alrededor de las 1000. Lo primero, como siempre, comprar el bono de transporte público. St. Louis es una ciudad relativamente pequeña con unos 350.000 habitantes, aunque su área metropolitana engloba a más de 2.600.000. El transporte más cómodo para moverse por la ciudad es el MetroLink que tiene únicamente dos líneas, la azul y la roja que transcurren de Este a Oeste. El bono semanal cuesta $27.00 y con él te puedes mover libremente por la ciudad tanto en el Metro como en los autobuses urbanos.


Recién llegado a St. Louis

En este viaje decidí dejar a un lado los tradicionales hoteles y utilizar por primera vez Airbnb con lo que el ahorro era sustancial y además le daba un punto de aventura al viaje. Había elegido una casa a medio camino entre el aeropuerto y el centro de la ciudad en un barrio residencial y cerca de una parada de Metro para poder desplazarme con comodidad. La elección fue muy acertada. La casa estupenda, Dough, el dueño, un chico muy majo y realmente estuve muy cómodo durante los 4 días que pasé en St. Louis.

Una vez instalado, me fui a buscar el dorsal al Chaifetz Arena, el pabellón dónde juega el equipo de la NCAA de la Universidad de St. Louis. Todo muy bien organizado. Nos habían enviado al móvil un código QR que escaneaban para conseguir la etiqueta con tu nombre que pegaban al dorsal. No había nada de cola y luego la feria se celebraba en la pista del pabellón, con lo que no era excesivamente grande. Tampoco vi nada interesante que me llamase la atención. Era una feria bastante modesta.


Chaifetz Arena


Feria del Corredor

Y al salir, cometí un error que pagaría al día siguiente. Me fui caminando tranquilamente hasta el centro para ver un poco la ciudad, su famoso Getaway Arch y comer. Puse el reloj en modo caminar, para controlar los km que realizaría y al final del día salieron.. ¡18K! Una locura. No parecía que había hecho tanto, pero claro, te pones a caminar y se te va de las manos. Pero bueno, pude ver el precioso edificio de los antiguos Juzgados, Union Station (en obras), Scottrade Center, el Getaway Arch, Delmar Loop, dónde está la estatua del recientemente fallecido Chuck Berry y el nuevo paseo pegado al Mississippi en el que estaban las líneas de salida y meta del Maratón. Al final llegué a casa sobre las 2000h bastante más cansado de lo que debiera el día antes de la carrera.
























El Domingo tocaba madrugar. La carrera era a las 0700, hora habitual en los Maratones de Estados Unidos así que el despertador estaba programado para las 0400. Como ya comenté muchas veces, mi cuerpo normalmente se encuentra en condiciones óptimas para correr unas tres horas después de despertarme. Así que con tranquilidad me visto, desayuno un platano y una magdalena que me había comprado el día anterior y de camino al Maratón me tomo una barrita energética.


Arco de salida

Llego con tiempo suficiente para poder hacer la última visita al señor Roca antes de la carrera, estirar bien, hacer unas fotos en la zona de salida y dejar la bolsa en el ropero que, por cierto, estaba perfectamente planificado. Sonaba el Born to Run de Bruce y poco a poco iba amaneciendo a la par que se llenaba la zona de corredores. La temperatura era muy buena aunque más calurosa de lo que me imaginaba. Debía haber unos 12 grados a las 0600 y la previsión era llegar a los 20-22 a eso de las 1100.

El ambiente era muy bueno. Eramos unos 15000 corredores divididos en varias carreras, sin contar los casi 10000 de un 5K que se celebraba el sábado. Había un 7K, Medio Maratón, Maratón por Relevos y el propio maratón que no tenía más de 2000 participantes. Me había tocado el cajón B, con lo que saldría bastante limpio. En esta ocasión no me importaba demasiado porque la idea exclusivamente era la de terminar. Quería hacerlo un poquito por debajo de 4h pero era algo que tampoco me obsesionaba. Además tenía la intención de, por primera vez, grabar durante la carrera con la cámara GoPro de mi mujer.

Un poco antes de las 0700 silencio absoluto para escuchar el himno americano y a las 0700 en punto, a ritmo de Michael Jackson, dan la primera salida. Cada cajón lo separaban con un intervalo de un minuto para que todo fuese fluido. Y así fue. Muy limpia y tanquila y a los 200 metros, giro a la izquierda y tremenda subida para llegar a la altura del primer puente que tendríamos que atravesar, el MLK (Martin Luther King) que nos llevaría al estado de Illinois por el que correríamos unos 4K aproximadamente. Al final del puente, declaración de intenciones de lo que iba a ser la carrera: el primer tobogán. Giramos a la derecha y más o menos a los 3K de carrera, como diría mi amigo Arcadi Alibés, me paro a hacer el primer 'riuret', mientras unos chicos pasan con un altavoz a todo volumen con el Bohemian Raphsody de Queen.



Saliendo de la fábrica de Budweiser
Paso por delante de los antiguos Juzgados























Enfilamos el Eads Bridge que nos llevaría de vuelta al estado de Missouri y desde el que podíamos disfrutar de una vista panorámica espectacular de la ciudad. Era el km 5 y mi tiempo estaba dentro de la previsión 26'33". La idea era hacer los parciales de 5K alrededor de los 27' que es un ritmo de 5'20".

Entramos en la ciudad en dónde ya pudimos sentir el calor del público y dónde se separaban los corredores de los 7K, para pasar por delante el Busch Stadium, el estadio de beisbol de los St. Louis Cardinals, segundo equipo de la MLB con más títulos (11) después de los NY Yankees (27), y dónde horas después iría a ver un partido en directo. La gente animaba y se sorprendía al ver mi nombre en el dorsal. No les cuadraba mucho lo de Jesús :)

Dejando atrás el centro no s dirigíamos a la fábrica Anheuser-Busch, más conocida como Budweiser, desde dónde se elabora toda la cerveza que más tarde se distribuye a nivel mundial. Era poco después del km 10 que paso en 53'21, con un parcial de 5K en 26'48" casi igual al anterior. A pesar de que seguía en tiempo, las sensaciones no eran del todo buenas y aún quedaba un mundo. A los continuos toboganes había que añadirle el viento que soplaba de forma continuada en las largas rectas, sobre todo las que estaban orientadas al suroeste, o sea, el Garbí del que tanto hablo en mis entrenamientos.

Pasamos la fábrica Budweiser en la que estaba situada la milla 7 y seguíamos con los toboganes. Sonaba el Blurred Lines de Robin Thicke y yo seguía a mi ritmo. Los kilómetros seguían cayendo y eso era bueno. Después de una larga bajada, en la milla 10 nos separamos de los corredores de la Media Maratón, para enfilar una larguísima recta en pendiente que nos dejaría cerca de Tower Groove Park y el Jardín Botánico dónde estaba situado el Medio Maratón. Lo paso en 1h55m, todavía dentro de lo previsto, pero con las piernas ya pidiendo tregua.



Pasando al lado del Jardín Botánico
Empezaba el sufrimiento






















Sólo 5 kilómetros después y tras retrasar la agonía todo lo que pude, tocó la primera caminata, aprovechando que teníamos que subir un nuevo puente para librar la I64, salida Este de la ciudad. Ahí se confirmaban mis temores, que el Maratón se me iba a hacer muy largo. En el video que grabé en ese momento, prácticamente clavo el pronóstico de la segunda parte en la que me imaginaba se me iría el crono algo más allá de las 2h15m, 20 minutos más que la primera.

A partir de ahí, empezó otra carrera que consistía en terminar lo más decentemente posible y no irme mucho más allá de las 4h15m. Entramos en Forrest Park, el gigantesco parque de la ciudad que, como cualquier parque grande, es raro que sea plano. Más toboganes que se prolongaron incluso al salir del mismo, repitiendo parte del circuito entre las millas 20 y 21 en dónde, después de escuchar el Don't Stop Believing de Journey, encarábamos  dos millas más (3.2K) de larga recta en la que ya se empezaba a notar el sol y el calor y desde la cual ya divisábamos a lo lejos el famoso Getaway Arch dónde estaba situada la línea de meta. Giro a la derecha en la milla 23 y de nuevo a pasar por encima de la autopista I64 con su consiguiente subida y bajada. Seguíamos con los toboganes y a partir de ese momento formé un pequeño grupo con un chino y un indú que iban igual de mal que yo. Ibamos tirando los unos de los otros en plan ciclistas haciendo relevos y poco a poco nos fuimos comiendo las 3 millas que quedaban para la meta. Antes de la larguísima recta de meta, una bajada en pendiente del.... Bueno, no sé... del 12% como mínimo aunque parecía del 45%. Cojonuda para los cuádriceps que ya venían poco finos. Eso sí, en la recta de meta ya se me fueron todos los dolores al ver que en breve la medalla número 16 estaría colgada de mi cuello.


Felicidad inmensa!!


Mordiendo la #16
Beso para mis dos amores






















La verdad es que fue un Maratón muy duro que no me esperaba. No había Elite, pero para que os hagáis una idea, el ganador hizo 2h32m muy lejos de los habituales 2h10m con los que se suelen ganar los maratones más discretos (ya no hablo de los Top) Y para que veáis lo que se siente corriendo un Maratón, aquí os dejo el vídeo de la carrera. Sí, ese cuadradito que se ve en el bolsillo del pantalón es una cámara tipo GoPro con la que grabé algunos momentos de la carrera. Espero que los disfrutéis





La organización muy bien. No había problemas ni para entregar, ni mucho menos para recoger la bolsa. Los avituallamientos sin ningún problema y en abundancia. La web decía que había 17, pero yo creo que había más. Todos con agua y Gatorade en vasos de cartón que facilitan mucho el beber sin disminuir el ritmo. La salida muy bien organizada con cajones y las millas con banderolas altas bien visibles. El avituallamiento de meta un verdadero festival, fruta, helados, patatas fritas, agua, bebida energética.... Y el post-maratón, espectacular en un gran parque al lado del arco con cerveza y un escenario con música en vivo. En fin, un Maratón modesto, con una organización ejemplar. Mención especial para los voluntarios, que eran unos 2000, así que nos tocaba a más de uno por cada corredor de Maratón. No paraban de animar y apoyarte cuando te veían sufrir. Espectacular!!!

Después de recoger el dorsal, me marché a casa a ducharme rápidamente para irme pitando a ver el partido de beisbol entre los St. Louis Cardinals y los Reds de Cincinatti. Llego ya con el partido empezado y no me dejan entrar con mi mochila, así que vuelta a casa (1 hora entre ir y volver) y, como los partidos de beisbol son eternos, todavía pude ver las 4 últimas entradas, casi hora y media. Por cierto, paliza que le metieron los Reds a los Cardinals (0-8). Después paseo, comida-merienda-cena y a casa a descansar. Estaba tan agotado que me metí en cama a las 1930 y me quedé dormido al instante hasta las 0700 del día siguiente!


Busch Stadium

St. Louis Cardinals vs Cincinatti Reds

El lunes tocaba terminar de visitar la ciudad sobre todo para activar las piernas después del esfuerzo del Maratón. Lo primero que hice fue ir al actual Francis Field dónde se habían celebrado las Olimpiadas de 1904. El día no estaba para bromas y me cayó una buena tromba de agua. Menos mal que estaba en el Campus Universitario y me pude resguardar. Cuando paró, paseo, largo paseo, por Forrest Park para acercarme hasta el Museo de Arte dónde está la figura de Luis IX, personaje histórico que le da nombre a la ciudad.


Washington University St. Louis
Forrest Park


De ahí, visita al Zoo de la ciudad que está considerado como el mejor Zoo gratuito de Estados Unidos. La verdad es que no soy muy fan de los Zoos por aquello de que pienso que los animales deben estar en libertad en su hábitat, pero ya que era gratuito, me apetecía dar un paseo por allí.

Mi última parada en Forrest Park fue en el St. Louis Science Center que incluye el Museo de la Ciencia y el Planetarium. Desgraciadamente llegué casi cuando iban a cerrar pero me dio tiempo a echar un vistazo y realmente tenían muy buena pinta. Sería una buena opción para pasar el día en caso de lluvia, por ejemplo.


Planetarium
Science Center

Luego, Metro hasta el centro y visita al Ballpark Village de los Cardinals un espacio gastronómico con bares dónde los aficionados se reúnen los días de partido. Realmente espectacular con pantallas gigantes para seguir el partido y los otros que se disputen a la vez. De ahí a casa y al día siguiente vuelta a Castelldefels vía Newark.



Ballpark Village

Ballpark Village

La experiencia ha sido realmente buena a pesar del sufrimiento del Maratón. La cuidad, sin ser ninguna maravilla tiene cosas bonitas y aunque no sea un destino que elegiría para ir de vacaciones, una vez allí, pienso que hay que aprovechar el tiempo y sacar lo máximo que se pueda de ella. Bueno, de St. Louis y de cualquier otra ciudad que se visite, sea por el motivo que sea. Me quedo con el impresionante Getaway Arch y con el no menos impresionante, por sus dimensiones, Forrest Park.

En el tema deportivo, muy contento por haber completado mi 16º Maratón y por haber sumado un nuevo Maratón Olímpico (bueno, en una ciudad olímpica para ser más exactos), el número 8. Ya sólo me quedan 15. Como curiosidad, decir que a pesar del mal crono final, fui el primer europeo (posiblemente el único :)) y el segundo no americano después de un canadiense. Lo mismo hasta había premio y no me enteré :)

Y en el tema personal, no me cansaré de darles las gracias a mis dos niñas a las que quiero con locura y que me dan la fuerza para seguir con estos retos. Gracias por estar siempre ahí, por apoyarme y por vuestra paciencia con mis entrenamientos y con el tiempo que paso escribiendo crónicas y subiendo fotos. Os adoro!!!

Fotos, fotos y más fotos en GOOGLE FOTOS y las estadísticas completas en GARMIN CONNECT.



Parciales oficiales

La próxima cita dependerá de si me seleccionan en Junio para correr el Marathon du Medoc en Burdeos que transcurre por los Chateaux y en el que se sirve vino en los avituallamientos, acompañado de queso, jamón, churrasco y en el que el 90% de la gente corre disfrazo..... Un festival!!!

NO RETREAT NO SURRENDER


domingo, 29 de enero de 2017

V Mitja Colomenca




El Domingo 29 de Enero tocaba correra la V Mitja Colomenca. Iba a ser mi primera participación y la tercera carrera de este año 2017. Me habían comentado que era algo durilla y la verdad es que es complicada, con un circuito bastante exigente en su primera parte, y muy liviano en su tramo final.

La zona de operaciones eran las pistas de atletismo Antonio Amorós, dónde estaban situadas salida y meta. La organización corría a cargo de la UCA y el dorsal, aparte de poderlo recoger el mismo día de la carrera en las propias pistas de atletismo, también se podía recoger el día anterior en el hotel Ibis que está al lado.

Llegaba un poco cargado de piernas después de un mes intenso, pero irregular de entrenos y carreras. Primero fue la Mitja de Sitges, luego los 10K de Sant Antoni y ahora le tocaba a esta carrera.

Como para cada nueva carrera que disputo, una de las primeras cosas que hago es ver dónde puedo aparcar para no quedarme atrapado al marchar. No había mucha opción a priori en la zona de las pistas por lo que decidí dejar el coche en el Passeig de Santa Coloma al otro lado del río a un kilómetro más o menos que viene muy bien para ir ya rodando desde el coche. Luego, visto el circuito in situ, realmente se puede aparcar en el Passeig Salzereda, al lado de las pistas sin que la carrera moleste para salir. La otra opción, para los que no tienen coche, es la Línea 1 de metro, parada Baró de Viver.

El día no pintaba nada bien. Viento y bastante frío, así que de nuevo tocaba correr con camiseta térmica. Llego con tiempo y voy a por el dorsal. Pequeña cola y todo listo. Me encuentro con Jordi de www.corredors.cat que me da un detalle por el 10º Aniversario del Club y que se lo agradezco desde aquí. Felicidades chicos!!

Gracias Jordi por el detalle! FELICIDADES CORREDORS.CAT!!!

De camino al coche me encuentro con Rafa que también es de los madrugadores y ya cambiado, vuelvo rodando hasta las pistas dónde me encuentro con Matías y con el que me doy un par de vueltas a la pista antes de la salida.

Rodando con Matías antes de la salida

Salida la verdad sin demasiados problemas a pesar de ser dentro de las pistas y con un par de giros para salir. Llevaba el globo de 1h40m al lado y fui con ellos un par de kilómetros, hasta que la cosa se empezó a empinar por el centro de Santa Coloma. Decidí ser un poco conservador y no quemarme al principio. Y creo que hice bien. Esos primeros 5K son un sube y baja constante, con picadas considerables, sobre todo la que nos dejaba a la altura del Ayuntamiento. A partir de ahí, bajada a tumba abierta hasta pasar el hotel Ibis dónde empezaba la zona de la carretera de la Roca en dirección a Montcada en la zona de Singuerlín.

Poco después del avituallamiento del km 5 nos empezamos a cruzar con los corredores que hacían la carrera paralela de 10K, y también empezaban las rampas, unas con más pendiente que otras, pero en constante ascenso.

Km 4,5

Yo iba al ritmo que me había marcado, a 4'50" el kilómetro, clavando los dos primeros parciales de 5K (24'11" y 24'07"). Sobre el kilómetro 7 me encontraba en tierra de nadie, es decir no escuchaba a nadie cerca por detrás, y el siguiente corredor me llevaba unos 100 metros de distancia. Iba cómodo a mi ritmo. Al poco siento que se me pegan algunos corredores por detrás y formamos un grupito de 5 o 6 que mantenemos durante 4 kilómetros, poco antes del giro que nos hacía regresar a Santa Coloma. Dejé pasar a un par de ellos que iban juntos, Pedro de la UCA y Daniel, y me puse detrás de ellos para resguardarme un poco del viento.

Mis compañeros de carrera, Pedro y Daniel

Un poco antes del giro del km 11, los adelanto y poco después me pasa Daniel que había dejado a Pedro atrás. Yo sigo a mi ritmo, aunque poco a poco lo voy aumentando aprovechando lo favorable que es el circuito en la vuelta. Y es ahí, bajando sobre el km 13, cuando me doy cuenta del pedazo de subida que habíamos hecho antes. Sigo fuerte y el siguiente parcial de 5K ya lo hago por debajo de 24' (23'45"). Me encuentro bien, así que decido subir el ritmo y en el km 18 me vuelvo a encontrar con Daniel al que paso y lo animo a ver si se pega para ir juntos hasta la meta. Pero debía de ir algo justo porque no se vino conmigo. Llegamos de nuevo al Ibis y ya sólo nos quedaban poco más de 2 kilómetros. Aprieto algo más y en el km 20 me sale un parcial de 21'52". Imposible! Iba rápido pero no tanto. Al comprobar el trazado del reloj en casa, veo que pierde la señal un poco en el km 19 y hace un extraño zig-zag, por lo que me dan kilómetros de más y esa medición errónea. Cosas de los GPS.

El último kilómetro fue bastante duro, pegado al Besós con viento en contra y dos pequeños repechos para salvar dos puentes que, aunque eran realmente cortos, a esas alturas parecían muros de una pista americana. La vuelta a la pista triunfal y al final entro poco después del globo de 1h40m que se me había ido en el km 2 y al que le fui recuperando en una carrera de menos a más. Al final 1h40m37s, minuto y medio mejor de lo que me había planteado inicialmente. Matías la hizo en poco más de 1h35m. Está muy fuerte!!

Oliendo ya la meta
Más besos para mis niñas :)

Me ha gustado la carrera, aunque es bastante dura. Hace falta tener la cabeza fría al inicio para llegar en buenas condiciones a ese giro del km 11 y poder ir aumentando el ritmo y recuperando lo que se perdió al inicio. Yo lo hice así y me lo pasé bastante bien. Eso sí, las piernas acabaron bastante castigadas.

Hoy, tendría que estar escribiendo la crónica de la Mitja de Granollers que era la siguiente del planning, pero una fiebre inesperada ayer sábado hizo que no pudiera ir. Me hubiese gustado, aunque después de lo que he leído del viento que hacía, creo que me he librado de una buena y seguro que mis piernas lo agradecerán el próximo Domingo en la Mitja de Barcelona.

Con esta Mitja de Santa Coloma he pegado un buen salto en la clasificación general y, sobre todo, en la de mi categoría en la Lliga Chapionchip, aunque a estas alturas de la temporada, estas clasificaciones son ficticias porque los que corremos tantas carreras sumamos enseguida los puntos y llegamos pronto a las 14 puntuables, mientras que otros más rápidos, tardan más en llegar. Pero bueno, de momento, 77 de la general (de más de 6000 participantes) y 8 de mi categoría.





Cómo siempre fotos en GOOGLE FOTOS y estadísticas en GARMIN CONNECT.

NO RETREAT NO SURRENDER

domingo, 22 de enero de 2017

Cursa Sant Antoni



El 22 de Enero se disputaba una nueva edición de la Cursa de Sant Antoni, cursa de barrio que en los últimos años ha experimentado una eclosión, llegando hasta los 4000 participantes de este año, con 3400 llegados a meta.

Sería mi primer 10K serio desde finales de Septiembre dónde había corrido la Bimbo Race en 43'58". En Octubre, después del Maratón de Chicago, había acompañado a Victor en Bombers con un tiempo final de 48'20" y a partir de ahí, ya no hubo más oportunidades en los 10000.

Por lo tanto me iba a servir de test de velocidad en este inicio de preparación del Maratón de St. Louis.

El Viernes quedé con Victor para recoger el dorsal en la antigua sede de la ONCE en la calle Calabria 66. También se podía recoger el mismo día de la carrera en el patio interior del Polideportivo Rocafort dónde también había duchas a disposición de los participantes. La recogida muy ordenada y sin problemas mayores, salvo que nos habían asignado un dorsal de cajón 5 cuando nos correspondía el 3. Nos dieron una pulsera de acceso sin problema mientras charlamos amablemente con Ricardo, miembro de la Organización y conductor de la moto de cabeza de carrera.

Felices como perdices :)

El Domingo se presentó bastante desapacible. Lluvia, algo de viento y, sobre todo, frío. No recordaba yo haber corrido con camiseta térmica, pero no lo dudé ni un segundo. Eso sí, he de reconocer que por el km 4 ya me sobraba todo...

De nuevo quedo con Víctor en el aparcamiento y, después de inspeccionar la zona de salida, vamos al coche a ponernos la ropa de faena para calentar con el tiempo justo. No era cuestión de estar demasiado tiempo parados. Eso sí, no tan justo como para no llegar pronto al cajón y colocarnos bien. Si en todas las carreras es importante, en esta más con ese doble giro a izquierda que hay poco después de la salida.

Bien abrigados que no estaba el día para bromas

Y con el pistoletazo de rigor arrancaba la carrera. Víctor se encuentra en un momento dulce de progresión imparable e iba a buscar los 42'. La táctica era ir un poco por delante del globo de 42' y si lo pasaba, engancharse a ellos. Y así fue, terminando finalmente en 42'02", un pedazo de marca, teniendo en cuenta que sólo hace tres meses que hizo su primer 10K en 48'20".

Por mi parte el objetivo era bajar de 45' ya que llevo pocos kilómetros encima y apenas he podido hacer entrenos de calidad. Sólo rodajes adaptativos.

La salida fue mejor de lo que pensaba y pude bajar de 4'20" y ahí me mantuve los tres primeros kilómetros. Incomprensiblemente, y en una de las partes favorables del circuito, en el km 4 bajo a 4'34", para posteriormente establecerme alrededor de los 4'25" hasta el último kilómetro en el que aprieto un poco para terminar, los 300 metros extras que marcó el reloj a 3'59", y dejar el crono final en 45'10", ligeramente por encima del objetivo que me había marcado.

Km 3 y ya sufriendo...

Las sensaciones fueron buenas durante toda la carrera hasta el km 7 dónde empecé a notar la falta de entrenamiento y algo de pesadez en las piernas. La buena noticia fueron ese último kilómetro a 4'15" y los últimos 300 metros a 3'59". La idea es ir mejorando semana a semana para llegar al primer pico de forma de este año el 9 de Abril (el segundo pico será el 17 de Septiembre en Sidney).

Besito para mis niñas  y otra más a la saca

La semana que viene, vuelvo a la carga con las Medias, esta vez en Santa Coloma de Gramanet con la Mitja Colomenca. Pronóstico optimista, 1h42m, a un ritmo de 4'50", aunque quizás sea más realista 1h44m a 4'55" teniendo en cuenta el frío y que me cuentan que el circuito tiene algo de subida y normalmente viento. Tampoco me va la vida dos minutos arriba, dos minutos abajo, así que lo importante es correr sin sufrir demasiado y seguir sumando kilómetros.

En la Lliga Championchip ya me he colado entre los 250 primeros (puesto 157) que sería el objetivo para este año y en mi categoría estoy en el puesto 24, siendo el objetivo acabar entre los 50 primeros.





Poquitas fotos hoy en GOOGLE FOTOS (se nota que faltaba el gran Vico y que mis niñas se quedaron calentitas en casa) y las estadísticas completas en GARMIN CONNECT.

NO RETREAT NO SURRENDER