domingo, 11 de febrero de 2018

28 Mitja Marató Barcelona




El Domingo 11 de Febrero se celebraba la 28 eDreams Mitja Marató de Barcelona que estrenaba etiqueta Gold de la IAAF y que tenía como objetivo principal bajar por primera vez de la hora en categoría masculina. No participando Florence Kiplagat, el pensar en record femenino era una quimera.

Para los que no hayan participado nunca he de decir que la Organización es exquisita. De hecho sin esa organización no tendrían la etiqueta Gold. Aunque hay comentarios para todos los gustos, desde poner la salida y meta en Mar Bella como la identidad o no de Las Arenas como lugar de recogida de los dorsales, lo cierto  es que creo que esta prueba está ya consolidada y funcionando, con más de 16000 inscritos este año, 33% extranjeros y con 13712 llegados a meta. Si a esto le sumamos los diversos records que se han batido tanto en esta edición como en las anteriores, gracias a un circtuito prácticamente plano, tenemos como resultado una Media Maratón que compite codo con codo con las grandes de Europa.

Y para los que sois de Barcelona y participáis en las carreras de 10K, pues poco más que decir que más o menos esta Mitja es la suma de la Jean Bouin y Nassos con una incursión por Doble Nou. Circuito muy rápido, muy bien señalado con carteles grandes y altos para marcar los puntos kilométricos que también están pintados en el suelo y con avituallamiento cada 5 kilómetros (excepto en el 20) a ambos lados de la carretera y con muchas, muchas manos para repartir. No te quedas sin agua e isotópica ni queriendo. Al final, platano, mandarina, poncho para el frío y... Medalla!! La única Media de la zona que entrega medalla. Eso sí, también la pagamos con la inscripción.

Hacía tiempo que no competía en esta Media en la la que hace unos años había hecho mi mejor marca personal que más tarde batiría en Vigo, pero que conserva, a día de hoy, la segunda posición en el ranking. Llegaba bastante bien de forma (aunque lejos de aquellos tiempos) después de haber corrido la Mitja de Sitges, los 10K de Sant Antoni y las Mitjas Colomenca y Granollers. Cuatro semanas consecutivas compitiendo que culminarían con esta Mitja de Barcelona ya para relajarme un poco las dos semanas que quedaban para el Maratón de Tokio.

El viernes me acerqué a Las Arenas a recoger el dorsal para evitar las posibles aglomeraciones del sábado, aunque no creo que hubiese muchas ya que estaba muy bien organizado.

A por la 4ª Media del año...


El fin de semana se presentaba fresquito y el día de la carrera no fue para menos. Llegué con tiempo para tomar un café tranquilo y para estirar antes de dejar la bolsa en el guardarropas que estaba situado y muy bien organizado y señalado, en la Estació del Nord. Sin problema en la entrega, un poquito de cola, pero poca cosa, a la hora de recoger.

En el calentamiento coincido con Paqui y los chicos del Club Sígueme y hago un par de rectas con ellos antes de ir a mi cajón. Como no comprueban tiempos, me puse en el cajón siguiente al que me correspondía para salir tranquilamente a mi ritmo, pero sin molestar. Ya lo había hecho el año pasado con Nukis y la salida fue de lo más limpio que recuerdo. Lástima que un pinchazo hizo que me retirase en el km 7.

Prácticamente llegué para colocar la meta :)


Así que me pongo al final del cajón para que los 'velocirraptores' salgan a toda mecha, y así yo poder salir a mi ritmo desde el inicio sin molestar ni que me molesten (al haber tres salidas separadas por un par de minutos no tenía nadie detrás). El planteamiento de carrera era similar al de Granollers. Rondando los 4'50" los primeros 15K y luego apretar después del último avituallamiento.

La salida, a ritmo del 'Born To Run', espectacular, con confeti y un montón de gente animando. Primer kilómetro un poco más rápido de lo que me imaginaba y a partir de ahí pongo una velocidad de crucero rondando los 4'45", cinco segundos más rápido de lo planeado.

Pasamos Drassanes y enfilamos el Paralel que, esta vez, quizás por venir de Granollers y Santa Coloma, hasta me pareció menos inclinado de lo habitual :) Ahí empiezo a sentir unas ganas de mear que me estaban matando, pero no me paro para ver si con los kilómetros se me van pasando. Pero no. Giramos por Entença y enfilamos Gran Vía dónde estaba situado el primer parcial, el kilómetro 5. Ya no aguantaba más, así que después de marcar 23'59" y localizar un baño portátil, me paro a aligerar cargamento. Una lástima porque iba muy suelto de piernas y a muy buen ritmo.

Arranco con la idea de recuperar el tiempo perdido (unos 40") pero sin obsesionarme. Estaba en la parte más bondadosa de la carrera, la que transcurre por Gran Vía y llega de nuevo a la zona de salida/meta para girar hacia Poble Nou dónde estaba ubicado el km 10 que paso en 47'52" lo que daba un parcial de 23'53", prácticamente igual que los primeros 5K, pero teniendo en cuenta la 'parada técnica', lo que significaba que había aumentado el ritmo considerablemente. situándome por debajo de los 4'40" e incluso algunos por debajo de los 4'30" y sin excesivo sufrimiento.

Al ver que iba muy bien, aprieto un poco los dientes para seguir a esos ritmos, rondando los 4'30" aunque según avanzaba la carrera me costaba ya un poco más y alguno se me iba un poco, aunque no demasiado, siempre por debajo de los 4'40". Tercer parcial en 23'38" para marcar un acumulado de 1:11:30, bastante mejor de lo planeado inicialmente.

Circulando a buen ritmo por Doble Nou


Ya habíamos girado en Diagonal y nos dirigíamos a Diagonal Mar para enfilar el último cuarto de carrera. Me tomo el gel poco después del km 15 y sigo apretando para no perder el ritmo. Se me van un poco los km 15 y el 16, quizás por la asimilación del gel, pero en el km 17 ya vuelvo a ritmos por debajo de los 4'30" que más o menos mantengo ya hasta la recta de meta, donde meto un buen sprint para cruzar en 1:39:52, de nuevo por debajo de la hora cuarenta al igual que la semana anterior en Granollers. Y de hecho, si descontamos los 40-42" de la 'parada técnica' prácticamente he clavado el tiempo de Granollers, aunque con una carrera mucho más técnica, lineal y controlada con unos parciales progresivos de 23'59"-23'53"-23'38"-23'36". Reloj de precisión suizo :)

En un par de semanas espero morder una nueva medalla, esa vez la de Tokyo Marathon


Recojo mi medalla finisher, plátano, bebida y a por la ropa para regresar a casa y tomarme un merecido descanso muy contento por el rendimiento de este último mes y medio en el que he disfrutado mucho corriendo y, sobre todo, me he mantenido muy muy lejos de las lesiones. Ahora ya sólo quedan 5 rodajes para mantener tono muscular antes de coger el avión a Tokyo que me llevará a la línea de salida de mi Maratón #19.

Así que hasta mi regreso os mando un saludo y os dejo las poquitas FOTOS que tengo gracias a David Patán que no se pierde una. Ah! Y también las estadísticas en GARMIN. Por cierto, gran puesto en mi categoría esta semana. Voy sexto, aunque cuando vuelva a competir aquí después del descanso tras el Maratón seguro que ya habré bajado unos cuantos puestos.





NO RETREAT NO SURRENDER





domingo, 4 de febrero de 2018

40 Mitja de Granollers




El Domingo 04 de Febrero se celebraba la 32 Mitjade Granollers, más conocida como La Mitja, una carrera con una tradición e historial que la sitúan entre las más importantes de España. Bien es cierto que desde que la marca Adidas dejó de ser su patrocinador principal, se ha tenido que ajustar un poco, sobre todo en canto a la elite se refiere. En este circuito han corrido grandiosos atletas como Gebresselassie, Kipsang, Rottich, el actual recordman mundial Kimetto y el malogrado Wanjiru poseedor todavía del récord de la prueba con unos estratosfericos 59:26 En el apartado nacional el palmares es espectacular: Cáceres, Castillejo, Chema, Javi Guerra... Podría seguir y seguir.

Recuerdo cuando las inscripciones se agotaban en una semana y si no estabas atento te quedabas fuera. Hoy todo eso ha cambiado pero sigue manteniendo su esencia y su buen trato al corredor. Dejando a un lado que si los ‘regalos’ son mejores o peores, los servicios al corredor son múltiples, desde dos días adicionales de recogida de dorsal en Barcelona hasta duchas pasando pon una fantastica organización de ropero, cajones de salida, avituallamiento final y, sobre todo, 1200 voluntarios tardíos a los que no me llega el vocabulario para agradecer su labor. Simplemente sin ellos las carreras no existirían. Mil gracias!!!

Y después de este pequeño repaso histórico vamos a por lo que fue la carrera en sí. Llegaba con la moral alta después del buen rendimiento la semana pasada en la Colomenca, aunque sin haber podido cumplir el plan de entreno previsto por culpa de un viaje de trabajo. Sé que es una pobre excusa, pero aunque llevaba las zapatillas al final no salí, con lo que el entreno de esta semana a se reducía simplemente a un rodaje de 12 el Jueves. Muy pobre.

La temperatura había cambiado de repente esa semana con un brusco descenso que nos iba a situar en Granollers por debajo de los 10 grados. De hecho al llegar no habría más de 3 o 4 grados y con amenaza de lluvia. Una amenaza que se convirtió en realidad aunque era a ratos. De hecho en el tiempo que yo estuve corriendo no llovió nada. Eso sí, el piso muy mojado y las Shadow con muy poco agarre y menos reactivado.



Recién llegado pasando por la zona de salida


Me tomo un café para entrar en calor y me dirijo al pabellón donde estaba situado el ropero. Todo perfectamente indicado. Estiro un poco y media hora antes de la salida ya me quedo con la ropa de correr y entrego la mochila. El sistema para organizar el ropero es realmente novedoso. No guardan las bolsas por número de dorsal completo como se hace en el 99% de las carreras, sino que lo hacen utilizando las dos últimas cifras de cada dorsal y utilizando todo el perímetro de gradas. Ni una cola, ni para entregar, ni para recoger. Eso sí, había que ir a una mesa donde te daban una etiqueta con una goma para atar a la mochila, en la que escribían a mano el  numero de dorsal. Pienso que este paso se lo podían saltar y utilizar la tira que ya te dan con el dorsal.

Trámite realizado y de camino a calentar me encuentro con Toni y Xoan de Sea Riders, así que ya aprovecho para hacerlo con ellos. Nos cruzamos con Carlos y Jesús, los hermanos americanos que iban, por supuesto, sin camiseta y nos dirigimos a los cajones de salida. Toni y yo estábamos en el 3 y Xoan en el 4.


La larguísima recta de meta. Ojo con empezar a sprintar en el primer arco :)


La salida muy bien  organizada por tandas y la verdad es que sin problema, al menos hasta el km 2 donde unas obras estrecha antes el circuito y se producía un pequeño embotellamiento. Hasta ahí íbamos juntos a un ritmo cercano a los 4’50” que era el que yo te iba previsto al me os hasta coronar La Garriga.

No había comentado nada del circuito hasta ahora, y he de decir que justo en esta edición se recuperó el circuito original después de unos años en los que la primera parte transitaba en su mayoría por polígonos paralelos a la carretera hasta llegar a La Garriga. Volvíamos a correr todo el rato por la Nacional que, aunque es algo más duro, es más ameno, con más ambiente y sobre todo con ese plus de poder cruzarte con la cabeza de carrera y ver como ‘vuelan’ esos fenómenos. De hecho hoy Javi Guerra ha volado a unos estratosféricos 61 minutos haciendo su mejor marca personal. Y eso que el circuito se las trae sobre todo en la primera parte que culmina con la subida a La Garriga. Eso sí, también es cierto que la vuelta es a tumba abierta.

Vuelvo a mi carrera que la había dejado en el km 2, poco antes de que Toni decidiese adelantar al globo de 1h40m y yo me quedase por detrás. A estas alturas ya conozco bastante bien mi cuerpo y no quería malgastar una energía que iba a necesitar para coronar La Garriga. Así que me olvido de Toni y del globo y sigo a mi ritmo. Los kilómetros van cayendo y cuando iba por el km 8, nos cruzamos con tres africanos que llevaban pegado como una lapa a Javi Guerra y que ya estaban de vuelta encarando el último tercio de la carrera. El ritmo y la zancada eran impresionantes.


Último kilómetro


Llegamos a la entrada de La Garriga y en vez de seguir recto para atravesar el pueblo, giramos a la derecha y comenzamos el ascenso hasta la Iglesia. Bastante durillo, aunque una vez llegamos a la rambla, la subida se suavizaba. Al coronar el ambiente era impresionante. Junto con los dos últimos kilómetros en Granollers, lo mejor de la carrera.

Piso la alfombra del km 10 y bajada a tumba ambierta después de callejear un poco por La Garriga. Ahí ya aumento el ritmo considerablemente y encaro el km 12 que estaba en un polígono que teníamos que rodear para poder completar los km necesarios para cubrir la media. Una vez salimos de ahí y volvíamos a la Nacional ya sólo nos quedaban dos subidas que librar, la del puente de las vías del tren y la que hay justo después de una gasolinera de Repsol que coincide con el último avituallamiento y que está poco antes del km 16, a partir del cual la carrera es en continuo descenso hasta meta.

Esos cuatro kilómetros, entre el 12 y el 16 los hago con cabeza, apretando un poco en las bajadas y controlando sin volverme loco en las subidas para luego intentar hacer un ataque final a partir del Km 16.
Dicho y hecho. Me tomo el gel en el km 15.5 y después de la pequeña subida en la que estaba situado el cartel del km 16 empiezo a apretar ya muy en serio adelantando a muchos, muchísimos corredores. Miro el reloj en el km 17 y veo que marco 4’40” lo que no está nada mal teniendo en cuenta que parte de ese kilómetro era en subida. A partir de ahí, la locura. Los tres siguientes por debajo de 4’20” que es un ritmo que apenas aguantaba últimamente en las carreras de 10K. Poco antes de la marca del km 20 alcanzo a los chicos del globo de 1h40m que llevaba a la vista desde hacía dos kilómetros y comento con ellos el ritmo. Me dicen que van bien, que bajarán de 1h40m y que yo, tal como iba, de sobra. Y vaya si lo hice. Esfuerzo final en el último kilómetro que lo hago en 4’10” para cruzar la línea de meta en 1h39m09s, bajando de nuevo de 1h40m, cosa que no hacía desde la Mitja del Prat del 2016, hace año y medio.


Entrando en meta


Como datos curiosos, los últimos 5K me han salido más rápidos que cualquiera de los parciales de 5K de las últimas carreras de 10K, y el parcial del km 11 al 21 más rápido que mi última carrera de 10K.

Al cruzar la meta me encuentro a Toni que había hecho un carrerón firmando su mejor marca con 1h38m. Nos vamos juntos a recoger la ropa antes de que llegara el mogollón. Nos cambiamos y esperamos a Xoan que también hizo una muy buena carrera marcando 1h47m. Un poco de charla, selfie de rigor y me despido para ir a coger el tren de vuelta a casa más contento que unas castañuelas.


Con Xoan y Toni y el trabajo hecho :)


Aunque voy muy corto de kilómetros para Tokyo, la verdad es que de ritmo y sensaciones estoy en un momento muy bueno. Ahora me queda la Mitja de Barcelona para cerrar la preparación de calidad y luego unos cuantos rodajes para no perder ritmo antes de coger el avión a Narita International.






Pocas fotos esta vez en GOOGLE (se nota cuando falta JJVico :) ) y como siempre estadísticas para analizar en GARMIN.


NO RETREAT NO SURRENDER!!

domingo, 28 de enero de 2018

6 Mitja Colomenca




El Domingo 28 se celebraba la 6 Mitja Colomenca una joven Media Maratón que se está ganando a pulso el reconocimiento de los corredores populares, no tanto por el circuito que es bastante duro, aunque divertido, sino por la gran organización, en la que prima el cuidado y la atención al corredor que el potencial beneficio económico. Se nota que la organiza un club de atletismo y no una agencia de eventos. A mi, y creo que a muchos más me tienen ganado. Prueba de ello es que todo eran caras conocidas, todos los habituales del circuito: Rafa, los hermanos americanos Carlos y Jesús, Félix, Santiago del Club Igualada, Paqui, Linda, Jordi... Y podría seguir.

¿Y que tiene de especial esta carrera? Pues para empezar, el precio, €15, muy lejos de los €25 que te cobran en Granollers o Barcelona. Pero no sólo eso. La logística se organiza en las pistas de atletismo Antonio Amoros de Santa Colombia con metro cercano todas las facilidades del mundo: duchas, aseos, ropero muy bien organizado... Si a esto le sumamos el ‘buffet’ de fin de carrera con bocata de butifarra, pica-pica, refrescos, cerveza de barril (nada de inventos isotónicos) y hasta porrón de vino, pues nos da como resultado una carrera que nadie debería perderse. A mi, desde luego, me tienen más que ganado. ¿Se nota?

Merecida cervecilla de barril

Buen ambiente al terminar la carrera


En cuanto a la carrera en sí, el circuito es bastante duro con constantes subidas y bajadas y de ida y vuelta, siendo el regreso más favorable con lo que si se tiene cabeza a la ida, se puede hacer una muy buena segunda parte.

Se sale de las pistas de atletismo y, después de meternos en plena Santa Colombia donde ya empieza el sube-baja, nos dirigimos hacia la carretera de La Roca para girar en el km 11.2 Antes ya lo habrán hecho los corredores que participan en el 10K. Una vez giramos, quedan 10K muy favorables aunque no exentos de algún que otro repecho, para terminar de nuevo en la pista de atletismo.

Paqui que no se pierde una ni aunque tenga que ir a gatas :)


Llegaba a esta Mitja después de una muy buena semana de entrenos y también con buenas sensaciones tras la Mitja de Sites y los 10K de Santiago Antoni. La idea era hacer más o menos el mismo tiempo que en Sitges bajando de 1:45 y acercándome lo más posible al 1:40.

Al contrario que habitualmente, llegué con el tiempo justo para cambiarme, estirar y calentar un poco. Ya en la pista me encuentro con Paquistaní, Félix y Rafa y en la salida con Carlos y mi tocayo que estaban con el globo de 1:35. Esta vez no era el mío :)

No eramos muchos, unos 600, por lo que la salida fue bastante fluida. Encaramos las subidas de Santa Colombia y justo al bajar, coincido con Linda que se había tomado la carrera de ‘relax’. Charlamos un poco y un par de km después se va alejando. Ya estábamos camino a La Roca. Yo iba con un ritmo alrededor de 4’50” y bastante cómodo, sin sufrie demasiado y sin preocuparme por los corredores que me iban adelantando. Sabía que si llegaba bien al giro, podía recuperar mucho terreno a la vuelta.

Camino a La Roca


Y así fue. Dicho y hecho. Giramos en la rotonda donde me cruzo con Linda que iba unos 30” por delante y subo un poquito el ritmo. Tenía claro que el cambio sería después de tomarme el gel en el km 15. Antes ya fui alcanzado a algunos de los corredores que me habían adelantado en la subida.

Pasó el 15 y coincido con un chico que se despedía de dos amigas a las que acompaño hasta ese punto. Aprovechando su cambio de ritmo, hago yo también  el mío y nos ponemos los dos a ‘recoger cadaveres’ Ahí es donde empecé a sufrir y a disfrutar al mismo nivel. Una extraña sensación más propia de un masoquista que de un corredor.

El ritmo ya era casi de 10K con kilómetros por debajo de 4’30” marcando uno incluso a 4’24” y haciendo el último 400 a 4’09” algo que raramente hago ni siquiera en las de 10K. Se ve que la buena semana de entrenos dio su fruto. Cruzo la meta en 1:40:59 bajando de 1:41 por primera vez en un año. De hecho la última vez que lo había hecho había sido precisamente aquí.

Entrando en meta


Así que después de recoger la bolsa, y tomarme la butifarra y la cerveza, me voy para casa con muy buenas sensaciones y, salvo una pequeña sobrecarga en el tendón derecho, sin ningún a otra molestia muscular.

La semana que viene toca otra de las duras, la Mitja de Granollers, que tendrá el mismo planteamiento: control en la subida a La Garriga, y a tope a partir del Km15.

Os dejo las fotos en GOOGLE y las estadísticas en GARMIN CONNECT. Ojo a los últimos 10K en 46’ y sobre todo los últimos 5K a poco más de 22’ mejor que los últimos de la semana pasada en Sant Antoni.




Puesto 86 de la general y 13 de mi categoría. Me conformo con acabar entre los 300 primeros de la general y 30 de mi categoría



NO RETREAT NO SURRENDER