miércoles, 31 de diciembre de 2014

San Silvestre Ribadeo 2014



Este año tocaba cambiar la rutina habitual que era correr la Cursa dels Nassos y por fin correr de nuevo la San Silvestre de Ribadeo después de unos cuantos años sin hacerlo. El problema de esto es que las condiciones a las que se llega a una u otra carrera suelen ser bien diferentes. A Nassos normalmente llego bien, descansado, con entrenos y las piernas listas. A la San Silvestre de Ribadeo todo esto es más complicado, porque para lo poco que voy por casa, pues acabo de fiesta con los amigos, la panza llena y las zapatillas en casa.

Y con esas me presento a la carrera. El circuito es plano en su primera mitad y rompepiernas al final, en los dos últimos kilómetros. Tampoco es una distancia a la que yo esté acostumbrado o sepa correr. La única referencia son los parciales en algunas de las carreras de 10K que corro por Barcelona y los mejores los tengo cercanos a los 20', así que esperaba poder bajar de ese tiempo.



Km 1

Las condiciones meteorológicas fantásticas y el ambiente estupendo. Después de un pequeño calentamiento en el que coincido con Fabian, Benito, Lolo y otros amigos, me coloco en la línea de salida dónde me encuentro a Vitín y José Carlos, dos velocirraptores que en los últimos años han alcanzado un gran nivel.


Sufriendo en el km 2

Salida fulgurante y algo complicada y mi referencia de los primeros kilómetros que era Vitín se me escapa en los primeros metros, así que busco mi lugar en la carrera y me pongo a ritmo. Un ritmo bastante más alto del que había pensado y que me hace pasar por delante de Yoly y de Fa que estaban en la Plaza, a toda velocidad para cerrar un primer kilómetro estratosférico para mi, 3'45". Era consciente de que ese ritmo no lo podía mantener ni un kilómetro más y, efectivamente, en el segundo ya pierdo 25" para cerrar en 4'10'. La falta de entreno y el exceso de vinos estos días empezaba a pasar factura demasiado pronto. En el km 3 me pasan Lolo y Carlos Loriente y aunque me intento acoplar no lo consigo aunque mantengo más o menos el ritmo del km anterior y lo paso en 4'13". A partir de ahí el calvario con el sube-baja de la Iglesia de San Miguel y Calvo Sotelo, dónde estaba mi padre haciendo fotos. Al ver que ya no iba a bajar de 20' el último kilómetro que discurría por las calles de Ribadeo con bastantes ángulos de 90º lo corrí disfrutando del ambiente y saludando primero a mi dos niñas y después al personal que se repartía por el circuito para entrar en meta en unos decentes 20'35" que doy por muy buenos.


Orgullo Celeste

Con esta carrera cerraba un año 2014 extraño en el que empecé muy mal con una tendinitis en la rodilla izquierda, pequeño problema en Abril en el gemelo izquierdo que frenó la preparación del Maratón de Hamburgo de Mayo y que terminó con un fantástico tiempo en el Maratón de Amsterdam en el que me quedé a pocos minutos de conseguir la mínima para Boston.

Estadísticas de la carrera en GARMIN CONNECT y fotos en GOOGLE PHOTOS


NO RETREAT NO SURRENDER


No hay comentarios:

Publicar un comentario