domingo, 13 de mayo de 2018

7 Cursa Ciutat de Vilanova




El Domingo 13 de Mayo se celebraba la 7ª edición del 10K Ciutat de Vilanova, una carrera en la que, por calendario, nunca había podido correr. Me atraía mucho el circuito que sí conocía ya que forma parte del que recorre la Mitja que corrí un par de veces. Toda la carrera se desarrolla por el puerto y el perfil es totalmente plano. El dibujo a vista de pájaro sería una T con dos giros cerrados y el tercero en una rotonda muy amplia que apenas te frena. Se dan dos vueltas a ese circuito y el único problema que puede haber es el viento. Hoy tuvimos más o menos suerte y sólo nos atacó un poco de forma moderada en la segunda vuelta, entre los km 5.5 y 7.5.

Decidí ir en tren por el aviso de la organización de que podía haber problemas de aparcamiento y además la estación está realmente cerca de la zona de salida, con lo que perfecto. Eso si, igual que pasa en otras carreras, la organización se podía currar un vale para los que venimos de fuera, que se ve que para eso RENFE se porta bastante bien con los corredores.


Buena recta de meta


Llegué con bastante tiempo, así que no tuve ningún problema para coger el dorsal y la bolsa del corredor que consistía en una bolsita de frutos secos, caldo aneto 'mini' y publicidad. La camiseta tenía buena pinta y fueron muy amables porque me dieron una talla pequeña de chica para mi pequeñita que hoy estaba de santo, así que se llevó un regalo extra.


Recogida de dorsales sin problema


Me fui a tomar un café y aunque seguía haciendo algo de fresqito, el sol ya empezaba a pegar cuando llegué de nuevo a la zona de salida para dejar la bolsa y calentar. Ningún problema con el guardarropas aunque también es verdad que el tiempo acompañaba. No sé si tenían plan B para lluvia, pero desde luego en el tenderete que montaron, con lluvia se habría puesto todo perdido.

Aproveché para estirar y calentar bien mientras terminaba la carrera de 5K que había empezado a las 0845h y justo cuando iba ya a la línea de salida, me encuentro con Kike y Ruben de SeaRiders. Kike iba a por Sub35 y Rubén le haría de liebre los 4 últimos kilómetros. Al final se quedó en 36'38" que ya me los podían dar a mi :)

Eramos poquitos así que no había cajones, con lo que me puse al lado de Kike prácticamente en la línea de salida. Tan cerca estábamos que el pistoletazo sin cuenta atrás me piló de sorpresa y sin el GPS conectado. Así que puse el reloj en marcha de todas formas y a rezar que se conectase rápido. La verdad es que sí que lo hizo porque prácticamente clavó la distancia, lo cual, según Jordi B, quiere decir que estaba mal medida a favor de los corredores :)


En tierra de nadie...


Salida fulgurante igual que hace dos semanas en El Prat y marco el primer kilómetro en 4'11" lo que no estaba nada mal teniendo en cuenta que a 300 metros de la salida ya teníamos el primero de los dos giros de 180º.

El segundo kilómetro lo paso más comedido a 4'25" pero ya noto que no tengo la soltura de la semana pasada y que me estaba costando mantener el ritmo. Aún así, aprieto los dientes y voy limando kilómetros siempre alrededor de los 4'25". De hecho el más lento fue el km 7 que hice 4'29".


Último kilómetro


En los giros veía que el globo que se suponía de 45' lo llevaba muy cerca y había algo que no me cuadraba, porque yo llevaba un ritmo por debajo de los 4'30" que marcan los 45'. Y en el último kilómetro le escucho decir al líder que llevaban 1 minuto de margen, lo cual pienso que no es lo correcto, ya que ir un poco por encima del ritmo objetivo para imprevistos como avituallamientos o repechos (que aquí no había ni uno), está bien. Pero ir un minuto por debajo faltando 1 kilómetro me parece que es llevar al grupo asfixiado porque habrá corredores que irán justos para el 45' y los estás llevando a 44'. En fin, ellos sabrán. También es verdad que me pareció ver que el globo ponía 22'/44', con lo que entonces iba clavado y los que estaban ahí ya sabían a que atenerse.


Una más para la colección


Pasado el km 9 que estaba en el vértice de la T, y ya de regreso, voy aguantando el ritmo todo lo que puedo y en la larguísima recta de meta lo voy aumentando poco a poco para terminar en 44'09" con un último kilómetro que me salió igual que el primero, a 4'12" aunque no fue suficiente para bajar de 44' que era el objetivo que me había marcado a media carrera. El esfuerzo del Prat de la semana pasada se notó bastante y ya no os cuento qué será de mi el próximo Domingo en Nou Barris, el Dragon Khan de las carreras de Barcelona.

Como siempre, estadísticas en GARMIN CONNECT. De momento no tengo fotos suficientes como para hacer un álbum así que todas las disponibles están en esta crónica.







NO RETREAT NO SURRENDER


No hay comentarios:

Publicar un comentario