domingo, 28 de septiembre de 2014

36 Cursa de La Mercé



El pasado Domingo 28 de Septiembre se celebró la tradicional Cursa de la Mercé, la más multitudinaria de todas las ediciones con un total de 18000 participantes, alcanzando el límite impuesto por la organización y convirtiéndose en la segunda de mayor participación de Catalunya. A diferencia de otras carreras de las llamadas 'grandes', el precio de inscripción es de sólo 5 euros y que son destinados a fines sociales. Así si!!!

El día amaneció fresquito, y el madrugón fue bastante importante, ya que tenía que recoger el dorsal y con tanta gente si no vas temprano el tema de aparcar se puede convertir en una verdadera odisea. Al final, al que madruga, a veces, Dios le ayuda y encontré un sitio perfecto, justo a 200m de la zona de salida/meta, pero con salida fácil.

De los primeros en llegar
Con Alfred

Este año cambiaron el pabellón de recogida de dorsales y eso hizo que me pegase una vueltecilla por casi todos los pabellones hasta que alguien me dijo que era el último de Rius y Taulet, casi en la esquina con Lleida. Allí me encuentro con Matías con el que comentamos tiempos previstos y demás.

A las 0830 había quedado con Nancy, Fran.... como ya viene siendo habitual para calentar juntos y volver a disfrutar de un nuevo día de running entre amigos. El primero en aparecer fue Alfred que pronto desapareció para ir a dejar la bolsa al guadaropa. Después llegaron Nancy y Fran y poco después Matías, Rosa y su amiga Mª José que se estrenaba. Un poco más tarde nos encontramos también con Oscar y Manel con los que estuve charlando un ratito antes de irme a calentar con Matías y ver un poco la zona 0 que está en obras, o sea el Paralel. Mala pinta tenía por peligro de embotellamiento en el primer kilómetro.





Lo que más me sorprendió inicialmente fue que el arco de salida y meta estaba bastante más arriba que otros años. En un principio no le di demasiada importancia porque me imaginaba que con las obras del Paralel, recortaríamos por algún sitio (que no fuesen aceras, por supuesto). Pero no, no sólo no recortamos sino que hicimos un extraño zig-zag y esos metros que se movió la meta no eran para compensar, sino para todo lo contrario, porque a muchos nos dieron alrededor de 300 metros de más. Seguimos carrera tras carrera con esto de las mediciones, pero la verdad es que hay carreras en las que las mediciones van clavadas y otras un pelín desfasadas. En fin, todo forma parte del espectáculo al fin y al cabo, no hay por qué darle demasiada importancia, sólo dejar constancia.

En el cajón de salida Matías y yo nos encontramos con el que faltaba, Javi, que allí estaba dando vueltas intentando calentar un poco. Este va como un toro desbocado. Cada día más rápido. A ver cuándo se anima y pega el salto al Maratón. Preparado está de sobra.



Y mientras comentábamos estas cosas, escuchamos el pistoletazo de salida. Como me temía, bastante densa y al girar hacia el Paralel y prácticamente durante todo el km 1 codazos, algún empujón y algún que otro peligroso tropezón. En cualquier caso, yo me controlé bastante para no entrar en batallitas y aunque podría haber ido más rápido, preferí ir cómodo y seguro. Había carrera de sobra para poder dar gas, sobre todo en Gran Vía. Ahí llegamos justo antes del km 2. Nos la abrieron completamente. Todos los carriles, con lo que se podía correr muy cómodo. Ahí fueron mis kilómetros más estables, alrededor de 4'12" hasta el km 4 dónde girábamos a la derecha para bajar el Passeig de Sant Joan en dirección a la mitad de la carrera que paso bastante rápido, en 21'15".

A partir de ahí comienzan los problemas. El avituallamiento está en el km 5.5. En este caso tiene su razón de ser. Recuerdo hace dos años que lo habían puesto en el km 5 y se hacía corto por un giro que se hace a la derecha entrando en Pujades. Me parece un acierto ponerlo en Lluis Companys justo antes de pasar por debajo del Arc de Trionf. Como la Avenida pica, pues aprovechas para refrescarte y no quemarte demasiado. Pierdes unos segundo, pero es un solpo de aire que agradecerás cuando enfiles la parte final de la carrera.

Pasado el Arc de Trionf, enfilamos Ausias March, para mí una de las calles más falsas de Barcelona, hablando de running. Es un falso llano interminable. Llega hasta más allá de la Plaça de Catalunya, y sólo empieza a descender a partir de la Ronda Sant Pere con Balmes. Siempre se me ha hecho cuesta arriba (nunca mejor dicho) y está presente en multitud de carreras. De todas formas, hoy lo pasé bastante mejor que en otras ocasiones.

Una vez pasada la Ronda Universitat, bajamos por Ronda San Antoni, para girar a la derecha y enfilar Floridablanca. Un largo kilómetro que nos dejaba a las puertas del Km 8. Se me hizo un poco largo, quizás también pensando en lo que iba a venir. Y eso era nada más y nada menos que el último kilómetro y pico que discurría por el Paralel. Si esto lo afrontas a principio de carrera como en Bombers, se hace duro, pero no tanto porque todavía vas fresco. Pero si lo haces después de 8.5 kilómetros, o de 40K como en el caso del Maratón, eso es un infierno. De hecho, a pesar de ser mi peor kilómetro de todos, iba dejando 'cadáveres' por el camino.

Una vez que llego a la Plaza de España y estoy justo en el giro para dirigirme a la línea de meta, pitido del reloj marcando el km 10. Comoooorrrr??? Todavía quedaban, como mínimo, 195 metros ya que ahí es dónde está el cartel del km 42 del Maratón. Así que dejando de lado el tema, afronto esa recta en pendiente en progresión para entrar en 43'23" mi segunda mejor marca del año, que sería la primera si, como ya hicieron en Delta Prat, reconociesen el error de medición (el reloj al paso por teórico el km 10 marcaba 42'15"). En fin, que lo importante es que llegué muy bien, muy fuerte y muy contento por el rendimiento. Pero sobre todo, lo fundamental es no haber sentido ni una sola molestia en toda la carrera.

Menudo muro que me tocó esta vez en la línea de meta...


video


Mª José y Rosa

Con Rafa, Javi y Joan

Paseillo hasta la Font Magica de Montjuic donde estaba la zona de avituallamiento y allí me encuentro con Rafa y con Victor, al que no conocía personalmente, aunque nos seguíamos por Facebook. Estuvimos un ratito comentando la carrera y después a por esa merecida caña con el resto de amigos, Fran, Nan, Matías, Rosa y Mª José. Javi, Alfred, Oscar y Manel, desparecidos en combate, aunque todos terminaron sin problemas.


El trío lalala ataca de nuevo





Y con esta carrera, se acabó la parte de competición antes del Maratón. Esta vez he recortado carreras para poder hacer tiradas largas, aunque al final, realmente lo que son largas sólo he hecho un para de ellas. Eso sí sumé todos los kilómetros que tenía previstos para este mes y lo más importante es que el 90% han sido de calidad. Prácticamente ninguno basura. Quedan tres semanas antes del Maratón. Una de carga, otra de mantenimiento y la de la carrera en la que saldré una o dos veces por aquello de espantar fantasmas. Creo que es el Maratón que he podido preparar mejor y ahora sólo queda que tenga un buen día el 19 de Octubre, y no me refiero al tiempo, que seguro será mucho mejor (por la baja temperatura y ausencia de humedad) de lo que he tenido estos dos duros meses de entrenamientos.

Sigo avanzando en la Lliga Internet a medida que completo las carreras que me faltan. Ahora ya estoy entre los 500 primeros y en el puesto 64 de mi categoría a falta de 3 dobles y una sencilla.




Antes de terminar quisiera darle las gracias JJ Vico por las fotos que ilustran el blog y que podéis ver en su totalidad en GOOGLE+  Estadísticas con parciales en GARMIN CONNECT.

Próxima crónica: TCS AMSTERDAM MARATHON

NO RETREAT NO SURRENDER 


No hay comentarios:

Publicar un comentario