domingo, 17 de noviembre de 2013

33 Maraton de Valencia





El 17 de Noviembre del 2013 se celebraba la 33 Edición de la Maratón de Valencia que iba a suponer mi 9 participación en una Maratón y con la que cerraría el circuito nacional de las que se supone son las cinco Maratones clásicas: Barcelona, Madrid, Donosti, Sevilla y Valencia. Que no se ofendan los organizadores de otras maratones importantes como puede ser la Martín Fiz o la Nocturna de Bilbao, pero pienso que estas 5 son las de más tirón.

Llegaba a esta carrera con muchas dudas a pesar de que era la elegida para intentar el asalto a la mínima (3:25) para la Maratón de Boston 2015. Después de una primera mitad de año espectacular con buenas Medias Maratones, el pinchazo en la Maratón de Sevilla y espectaculares tiempos en las de 10K que me llevaron a conseguir mis dos mejores marcas en la Media Maratón Vig-Bay y en la Cursa Delta del Prat de 10K, llegó una inoportuna lesión en Julio que me mantuvo parado durante todo el mes. Ni un sólo día ni de rodaje. El tendón de Aquiles necesita todos los cuidados del mundo, y aquí es dónde quiero dar las gracias a Manuela, mi fisio, la mejor del mundo, gracias a la cual me pude recuperar completamente para participar en esta Maratón.

Con mucho esfuerzo en Agosto, bajo una calor y humedad tremendas, empecé, con un par de semanas de retraso y una lesión todavía cercana, la puesta a punto para atacar esa mínima. Tras cuatro semanas y un par de carreras de 10K con bastantes buenas sensaciones, entré en el mes de Septiembre en el que tenía una de las citas importantes de la temporada. La cursa de la Mercé. No me salió como esperaba, quizás porque esa misma semana había estado de vacaciones en Londres y los entrenos brillaron por su ausencia. Aún así, la cosa no iba mal, hasta el 23 de Septiembre que me da un inesperado ataque de Vertigo que me deja cao dos semanas más. En ese momento empiezo a pensar que a Valencia más que a correr una Maratón me iría a tomar una paellita con los amigos.

Así que con los ánimos bajos pero sin perder la ilusión, entro en Octubre intentando sumar el mayor número de kilómetros posibles, dejando a un lado los entrenos de calidad y sacrificando la Mitja del Mediterrani para intentar conseguir un vacío láctico y reproducir las sensaciones del muro de la Maratón. Vaya si lo conseguí! Sufrí tanto que hasta se me pasó por la cabeza el no ir a Valencia. Fernando, sabio consejero, me dio los ánimos necesarios para poder terminar y olvidarme de esos pensamientos negativos.

Desde ahí hasta Valencia quedaba un mes en el que continué con los entrenamientos y sumando kilómetros al menos para hacer un papel decente en la Maratón. Entre medias el Cross de Sants que hice sin forzar demasiado por la proximidad con la Maratón.

Y ya hemos llegado al fin de semana de la Maratón. Un fin de semana que venía precedido de una brusca bajada de las temperaturas en toda España y de unas tremendas tormentas en Catalunya que hacían presagiar lo peor.

Pero no fue así. El viernes último masaje de Manuela a la que le debo media carrera por sus mimos y cuidados durante todos estos meses, y el sábado viaje bajo una tormenta con lluvia torrencial hasta pasar Castellón, que justamente se quedó ahí. Llegamos con nubes a Valencia, pero sin amenaza de lluvia. Registro en el hotel y comida en un italiano para cargar carbohidratos antes de dirigirnos a la Feria del Corredor dónde nos íbamos a encontrar con Gil, Elena y el pequeño Oliver. El entorno de la Maratón es maravilloso. La Ciudad de las Ciencias y las Artes acogía todo el entramado. La recogida del dorsal sin colas ni problemas y la recogida de la bolsa igual, aunque aquí descubrimos una de las grandes quejas que circulan por la red. Sólo quedaban camisetas XL. A mi no me influía, pero reconozco que es una putada. Si pagas una inscripción de €50.00, que menos que en la bolsa del corredor personalicen las camisetas previa elección en la inscripción. Y la bolsa, triste a más no poder. Un par de folletos, un par de pastas, un zumito y una palmera de chocolate... En fin, yo no corro Maratones por los regalitos, pero hay mucha gente que es su primera vez y les hace mucha ilusión todo lo que gira en torno a la carrera, y una bolsa como la que han dado es una gran decepción.

Ahí empezaba el descenso a la meta

Después de un largo paseillo (4 kilómetros) para marcar los puntos en los que vería a Kasia y que servirían para que me diese las provisiones (gel), Kasia se fue al hotel y yo volví a la Feria a ver a los chicos. En el camino me encuentro con Alvaro otro amigo madrileño que se estrenaba en la distancia. Comentamos los entrenos previos, sensaciones, etc y nos deseamos suerte. El iba a intentar asaltar los 3:30 y yo, la verdad es que, a poco más de 12 horas, estaba realmente confuso y no sabía muy bien que hacer, aunque se me pasaba por la cabeza salir al ritmo de la mínima para Boston y ver lo que pasaba. Me encontraba bien, lesión superada y las piernas ligeras.

Me encuentro con Gil después de pasar por el escenario en el que no pararon de sonar grupos en directo durante todo el día, y de nuevo comentamos sensaciones y tácticas de carrera. El había elegido Valencia para bajar de las 3 horas, pero una lesión en el abductor dos semanas atrás le trastocó todos los planes, así que iría a 3:15. Nos despedimos porque tenían que llevar al peke a dormir y quedamos al día siguiente antes de la carrera. Una quedada que no pudo ser porque resulta que el bueno de Gil va y llega al hotel sin el dorsal, con lo que tuvo que ir a solicitar uno nuevo y que consiguió sin problemas.

Por mi parte, regreso al hotel y después de descansar un poquito, decido seguir la misma táctica de cena que nos fue tan bien a Matías y a mi en Berlín. Sushi! Ligerita y rica en hidratos. Como teníamos uno justo al lado del hotel, la decisión fue sencilla. Cenita, café y de vuelta al hotel a dormir y descansar. Los deberes más o menos hechos y ya sólo quedaba disfrutar de la carrera.

El Domingo amaneció espectacular. Un poquito fresco, pero sin hacer frío y con un precioso cielo despejado, soleado y sin viento. Condiciones perfectas para intentar cualquier locura. Así que nos vamos hacia la zona de salida, hacemos unas cuantas fotos y bien abrigadito con una manta térmica me dirijo a la zona de salida. Una salida realmente espectacular en el Pont de Montolivet aunque el disparo, más que un disparo parecía otra cosa que no quiero reproducir con palabras :)

La Celeste al poder!!

Manteniendo el cuerpo bien calentito

Primer kilómetro bastante cómodo para lo que son las salidas multitudinarias y a partir de ahí calles muy anchas en las que podías coger tu ritmo sin problemas. Incluso era capaz de correr sobre la línea azul, que es el único recorrido que garantiza que hagas 42,195m. Todo lo que sea salirte de ella, son metros de más. A pesar de haber ido la mayor parte de la carrera sobre ella, al final casi 800mts de más en el Garmin.

Antes de continuar con la carrera, decir que a la vez que se daba la salida de la Maratón, también se daba la de la carrera de 10K que iba paralela en algunos tramos y que luego se separaba para volver a ir paralela en otros, evidentemente sin cruzarse ni molestarse en ningún momento. Muy bien la Organización en este punto.

La salida simplemente ESPECTACULAR!!

Para esta carrera había decidido que el Garmin me avisase de los parciales cada 5K y no cada kilómetro como había hecho hasta ahora tanto en entrenos como en carreras. Era una decisión que había tomado para evitar ir agobiado mirando al reloj cada kilómetro. Y funcionó. Corría relajado a mi ritmo en una especie de grupillo que se formó en los primeros kilómetros y que íbamos a 4:50 más o menos. Yo estaba algo sorprendido porque realmente iba muy cómodo a ese ritmo que hace dos semanas me costaba mantener en los entrenos.

Así que pasamos el km 5, el 10, el 15.... Yo no salía de mi asombro porque llevaba tres parciales prácticamente clavados: 24:34 - 24:36 - 24:38 Un verdadero reloj suizo y sin 'liebres'. Pero más asombrado estaba porque no sentía el paso de los kilómetros. Era como si mis piernas flotasen. El km 17 para mi fue mágico. Uno de los mejores de toda la carrera. Dejábamos el 16 y enfilábamos una larga recta plagada de gente a ambos lados de la carretera formando un estrecho pasillo, sonando Carros de Fuego por los altavoces y serpenteando en la rotonda que estaba a unos metros del km 17 y dónde había quedado con Kasia. Allí estaba, con su alegría y su enorme sonrisa, sacando fotos y con el gel en la mano. Ni me paro. No quería perder ni un segundo. Cogí el gel y a seguir volando. Se acercaba la mitad de la carrera y me encontraba genial.

Geeeel !!!!

Justo antes de la Media Maratón me encuentro con un corredor con el que suelo coincidir en la Mitja de Tarragona y comentamos un par de cosillas (sí que iba yo sobrado para hablar a 4:50...) antes de que él se marchase por delante. Yo seguía a lo mío y paso la Media Maratón en 1:43, el mismo tiempo con el que pasé la Media en NYC. Ahora sólo quedaba la incógnita de cuánto más podría aguantar ese ritmo.

En el km 22 me acoplo a dos asturianos que iban a muy buen ritmo. Hablamos un poquito de aquello de 'gallegos y asturianos primos hermanos..' y nos acercamos al km 25,5 justo enfrente del Palau de la Música dónde había quedado de nuevo con Kasia. Los 8 kilómetros que habían pasado entre la primera vez que la vi y esta, se me habían hecho cortísimos. Me saca más fotos y me da los dos últimos geles. Ya no nos veríamos más hasta la meta. Sigo pensando en cómo narices voy a esa velocidad cuando hace unos meses en Sevilla el km 25 lo pasé andando........

Km 25.5 - Todo en orden

En el km 27 el primer amago de cuesta. Simplemente para subir un puente y volverlo a bajar. Unos metros, nada importante. Nos adentramos en el casco histórico y aquí pierdo a otros dos compañeros de aventura. Con estos iba desde el km 1. Nico y Victor de un club de Alicante que ahora mismo no recuerdo su nombre. Habían subido el ritmo un poco y yo no quería arriesgar. Sabía por el blog de Castillejo que los km 31 y 32 eran un poco durillos porque había una ligera subida. Paso el km 30, miro el reloj y voy a 4:46 y sin EPO. No me lo creo. Pero llega el 31 y..... ahí empezó la Maratón. Esa pequeña pendiente, que no era gran cosa, empezó a hacer mella en las piernas y, aunque el parcial del 30 al 35 no fue malo, el tramo que iba del 35 al 40 fue muy, pero que muy sufrido. Hasta ahí tenía incluso posibilidades de conseguir la mínima y mi cabeza ya se estaba preparando para hacer los 2 últimos kilómetros épicos. Pero fue pasar el km 35 y todo se desvaneció. Las piernas ya no iban tan sueltas como antes y el ritmo había caído 20 segundos. Cambio de planes. La mínima no podría ser, pero con cabeza tenía en mi mano bajar holgadamente de 3:30. Tenía mucho margen. Así que con cabeza, que es como se corren los 12 últimos km de las Maratones, fui devorando kilómetros hasta llegar al 40, justo al lado del hotel. Esa parte me la conocía muy bien, así que aprieto un poco porque me estaba dejando llevar demasiado y llego hasta el último kilómetro bastante bien. Allí estaba Kasia de nuevo sacando fotos y animando, y allí estaba la otra parte realmente espectacular de la carrera. Ese último kilómetro y sobre todo esos últimos 195 metros de entrada en meta corriendo sobre la tarima son realmente espectaculares. Cruzo la meta en 3:28:53 MMP!!!!!!! ESTOY FELIZ!!!! Y estoy muy orgulloso de haber terminado mi primera Maratón sin caminar ni un sólo segundo. Por ello ahora sí que puedo decir que SOY MARATONIANO!!!!!

Último kilómetro

Novena medalla!!

No me lo podía creer. A pesar de todos los inconvenientes, falta de entrenos de calidad, falta de kilómetros, la lesión, la enfermedad.... A pesar de todo, había conseguido bajar de 3:30!! Eso sí, después de recoger agua, Powerade y la medalla, casi no podía ni caminar. Me voy al punto de encuentro con Kasia y allí me quedo tumbado un buen rato. Después, caminata de 2K hasta el hotel, ducha y a por la paella con Gil y sus amigos para dar por concluida mi 9ª Maratón y empezar a pensar en la 10ª que será Hamburgo en Mayo y en la que, con la confianza que me ha dado esta carrera, intentaré conseguir esa mínima para Boston. Sólo espero que las lesiones me respeten para poder llegar a tope.

Aunque podéis ver los parciales del reloj en la página de GARMIN, os dejo aquí una foto de los parciales oficiales (no entiendo por qué se han saltado el km 30). Las fotos del finde, como siempre en GOOGLE+



Y por último, decir que aunque ha habido bastantes críticas a la Organización por el tema camisetas, medallas (se ve que no había para todos) y sobre todo por el tema Castillejo (no voy a entrar a valorar), la verdad es que es una Maratón espectacular y los valencianos se han portado de 10!!!!

GRACIAS KASIU POR TU APOYO TODOS LOS DÍAS Y EN TODAS LAS CARRERAS. ESTA MARCA ES DE LOS DOS. KOCHAM CIEBIE KOCHANIE (TE QUIERO CARIÑO)





No hay comentarios:

Publicar un comentario