martes, 8 de febrero de 2011

25ª Mitja Granollers


Una semana después de correr la Mitja Maratón de Barcelona, se presentaba un nuevo reto de preparación para el Maratón de Barcelona. La Mitja de Granollers cumplía sus 25 años con un cartel de lujo: Viktor Rothlin, Campeón de Europa de Maratón, Rafael Iglesias, Campeón de España de Medio Maratón y Erick Kibet, un clásico de las Medias Maratones nacionales y que finalmente fue el que se llevó el primer premio con un tiempo de 1:03:25.


El suizo Rothlin, actual campeón de Europa de Maratón


La verdad es que me encontraba especialmente motivado porque me habían hablado del buen ambiente de la prueba y de la fantástica organización. Las dos cosas superaron con creces mis expectativas. En cuanto a organización, todo muy bien indicado y con una bolsa del corredor fantástica. Y el público espectacular durante todo el recorrido, tanto en Granollers como en Les Franqueses y en La Garriga.



La ansiada meta


Las sensaciones eran muy buenas, sobre todo después de lo bien que me sentí al terminar la Mitja de Barcelona de la semana pasada y a pesar de las molestias que me siguen acompañando en el gemelo derecho. También el tiempo acompañaba, aunque a medida que avanzaba la mañana y los kilómetros iban cayendo, el calor se hacía notar bastante.

Lo que más me asustaba, a priori, era el perfil ya que era mi primera participación y no sabía muy bien la dureza. En cualquier caso, sobre plano, diseñé mi estrategia de carrera. La idea era salir fuerte los 5 primeros kilómetros, y después en función de la dureza mantener un ritmo aceptable hasta llegar al punto más alto, para terminar los últimos 10km al máximo.



Perfil de la carrera


La salida fue muy limpia, calles anchas y, más o menos, cada uno en sus cajones (se divide a la gente por grupos según el tiempo estimado de llegada). Los primeros kilómetros por las calles de Granollers en suave pendiente los pasé con relativa comodidad, marcando un tiempo de 22:20 al paso por el km 5. A partir de ahí, y hasta el km 8, una serie de toboganes nos dejaban a la entrada de La Garriga, dónde una fuerte pendiente que subía hacia el pueblo, hacía de muro hasta el km 9. La recompensa que encontramos superó con creces el esfuerzo de la subida. Un público bullicioso nos animaba a nuestro paso por las calles peatonales y no llevaban en volandas hasta el km 10, el cuál pasé en 46:52, un poco más rápido de lo que había planeado.



Trío de Ases: Roger Roca, Rafa Iglesias y Rothlin


En cualquier caso, me encontraba bien y el gemelo no molestaba demasiado. Desde ahí hasta el km 13 todo el trazado era en bajada y llaneando por un polígono dónde hacíamos un lazo para volver a la carretera por la que habíamos venido. De nuevo, del km 13 al 16 nos encontramos con los toboganes, esta vez en sentido contrario, pero con el peso de los km encima.



Todo preparado para la salida


El km 15 lo paso bastante bien, en 1:09:30 bastante más rápido de lo que me imaginaba y manteniendo un buen ritmo en las subidas. Quedaban 6 kilómetros en ligero descenso que aproveché para subir el ritmo de nuevo hasta el km 18 en el que noté un pequeño pinchazo en el gemelo. Sabía que iba con un ritmo para hacer una muy buena marca y me asusté, pero no bajé el ritmo, sino que intenté cuidar la pisada, sin cambios de dirección y apoyando bien el talón. Poco después, en el km 19, al igual que me había pasado en Sitges, vuelvo a escuchar una voz que me llama. Sí, de nuevo mi vecino Braulio que, aunque iba justito como yo, aún le quedaban algunas fuerzas para tirar un poco más. Así que nos saludamos y lo ví alejarse camino a la meta.



Últimos metros antes de alcanzar la meta


Los dos últimos kilómetros fueron sin duda, los que más he disfrutado desde que soy corredor. La Avenida Francesc Maciá abarrotada a ambos lados y la gente animando sin parar. Unos metros antes de la meta, mi fiel compañera Kasia estaba cámara en mano (bueno, iPhone, porque la cámara se había muerto en acto de servicio), para captar el momento antes de cruzar la meta en 1:35:48, de largo, mi mejor marca personal.

Con esta carrera, he llegado al mi pico máximo de preparación, así que este mes con entrenos de calidad y los 10K de la Villa de Sant Boi una semana antes del Maratón, deberían ser suficientes para el siguiente reto: Bajar de 3h30m en el Maratón de Barcelona.



El sueño de todo corredor

Podéis ver todas las fotos de La Mitja aquí y las estadísticas en Strands

Salud y asfalto


4 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu marca personal.

    He conocido tu blog por lo que escribiste en el de Riki Abad. Suerte para Barcelona, alli compartiremos kilómetros!!!
    Este es mi blog: http://atletasdehierro.blogspot.com/

    Rubén

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ruben! Lo mismo digo! Espero poder bajar de 3:30. Será mi cuarto maratón y todavía no lo he conseguido... Creo que con los tiempos que estoy haciendo no debería haber problema, pero.. ya sabemos que en una maratón puede pasar de todo.. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A pesar de que no entiendo ni papa de maratones, no sabes tú lo que me gusta leerte, y es que estoy un poco pez en esto del running, pero muestras tanta pasión en lo que haces, que me enganchas. Me encanta la gente así. Mucha suerte para la Maratón de Barcelona y sobre todo, disfrútala.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Vero! Pongo tanta pasión porque me encanta. No te imaginas el subidón que te da en las salidas y en las llegadas con toda la gente apladudiendo y gritando. Es una pasada. Y además hay edades en las que o haces algo de deporte o te conviertes directamente en Homer Simpson..... Un besito muy grande y a seguir haciendo paselitos y tartas!!!! Como ha triunfado la de Bob Esponja en la empresa!!!

    ResponderEliminar