domingo, 20 de enero de 2013

XXIV Mitja Marató Santa Pola



Continúa imparable el nuevo año y después de una buena carrera en Sitges, hoy tocaba darlo todo en la reconocida Mitja de Santa Pola. Hace ya tiempo que un amigo insistía en que viniese a correr esta carrera que había un ambiente muy bueno y una buena organización. Desde luego, la cosa pintaba bien por lo visto en la página web, y en el Facebook de la carrera. Muchísima información día tras día. Bien, he de decir que Joaquín se quedó corto con los elogios. Pero, como diría Jack el Destripador... 'vamos por partes'.

La aventura comenzó el sábado por la mañana. Viaje hasta Santa Pola con la amenaza de la Ciclogénesis Explosiva que apenas se hacía notar en el Mediterraneo, pero que parece que quiso dar un serio aviso llegando a Alicante. Tremenda tromba de agua con un fortísimo viento. La entrada a Santa Pola no fue precisamente la que yo me había imaginado. Lloviendo, mucho viento y las calles inundadas hasta el tobillo. Mal asunto para intentar hacer una buena marca al día siguiente.

Quedé con Joaquín cerca de dónde sería la salida de la carrera y fuimos hasta el hotel a dejar las cosas. Ya se respiraba el ambiente con corredores por las calles. Después me llevó a comer con sus amigos y la verdad es que lo pasamos en grande. Se supone que el día anterior a una carrera importante la alimentación es muy importante, pero la verdad es que nos metimos un festín de agárrate que hay curvas. Eso sí, con el vino me controlé ya que sólo bebí agua. Al terminar la comida, fuimos a recoger el dorsal y la camiseta al Castell de Santa Pola para luego ir hacia la zona de meta dónde se celebraban las carreras de los pequeños. Sólo ví un par porque hacía mucho viento y fresquito, con lo que la mejor opción fue quedarse en el bar con los amigos. A eso de las 2000h me fui a descansar al hotel y a las 2200 ya estaba durmiendo. No tenía que madrugar demasiado porque el hotel estaba a 200m de la salida, pero realmente estaba cansado.

Últimos doscientos metros

El domingo amaneció bastante más calmado que el sábado para nuestra suerte. Me levanté con mucho margen de tiempo para desayunar tranquilamente, dar un paseillo para ver el ambiente previo y hacer un buen calentamiento. Varié un poco el desayuno habitual, cambiando el té por café con leche y añadiendo un plátano que siempre es bueno. Después, un paseito para sacar algunas fotos en la línea de meta y salida y hacer un reconocimiento previo del recorrido en su parte inicial. El día estaba perfecto, unos 12ºC, el viento había remitido y el sol asomaba por Levante. Así que con ese buen panorama volví al hotel para estirar un poco y volver a salir, ya preparado para hacer un buen calentamiento. Decidí calentar siguiendo los primeros kilómetros del recorrido, concretamente hasta el km 2 dónde giré hacia la playa para continuar por lo que serían los kilómetros 19, 20 y 21. Al final, 5 kilómetros de calentamiento a un ritmo tranquilo de 5:30 que me dejaron a escasos 15 minutos para la salida oficial. Las sensaciones eran muy buenas y el ambiente excepcional con 8000 corredores dispuestos a superar sus retos y a disfrutar de un gran día.

Preparando la línea de meta  a lo grande: Gradas, alfombra, pantalla de vídeo....

La salida (me comentaron después que era la primera vez) estaba organizada por cajones y a mi me asignaron el tercero, con los corredores de 1:20-1:29, lo cual fue una gran noticia porque iba a tener una salida muy limpia. Bueno, no lo fue tanto, pero es normal con tanto corredor. A pesar de que íbamos por una calle bastante amplia, es complicado siempre acoger a 8000 corredores que buscan colocarse bien en los primeros metros. Pasados esos 400-500 metros iniciales ya se podía correr muy bien y sin problemas. El primer kilómetro lo paso en 4:11, bastante rápido, pero muy cómodo. Quería seguir al globo del 1:30, pero se me escapó ya antes de ese primer kilómetro y decidí que no era cuestión de quemar energías tan pronto. Así que me puse a un ritmo entre 4:11 y 4:17 que conseguí mantener prácticamente hasta el km 9 dónde llegó la primera sorpresa. De la carretera nos hacen girar hacia la playa y hacemos unos cuantos metros por arena. Era dura, pero era arena. El giro realmente cortaba el ritmo y después de la arena enlazábamos con un largo, largísimo paseo y bastante incómodo para correr por su estrechez. Allí estaba el kilómetro 10 y no me encontraba ya tan cómodo como antes. Me quedé muy sorprendido porque justo en la alfombra del km 10 había un marcador con la velocidad de paso: 4:26 en ese momento. Me llamó la atención porque ya llevo unas cuantas carreras y nunca lo había visto. Luego había otro en el km 15.

Todavía con cara de sueño en la línea de meta

Una vez pasado el km 10 llegó lo que para mi fue la peor parte del circuito. Un giro de 180º con fuerte pendiente justo antes del arco del km 11. Un inciso en este punto. Todos los kilómetros de la carrera estaban marcados con arcos hinchables, lo que estaba realmente bien, porque psicológicamente, al verlos en la distancia, te esforzabas más por llegar a ellos y así mantener el buen ritmo. Bueno, vuelta al km 11. Con ese giro, un par de toboganes entre el km 11 y el km 12 y el viento en contra durante los km 11 y 18 hicieron que mi ritmo se resintiese bastante y ya no fui capaz de bajar de 4:30 en en resto de la carrera, salvo en los dos últimos km.

El Castell dónde estaba la Fira del Corredor

Los kilómetros 14 y 15 pasaban por las calles del centro y el ambiente era increíble. Lleno de gente a ambos lados de la calle animando y dando mucho color a la carrera. A partir del km 15 vino la parte más complicada porque significaba volver por dónde habíamos hecho los primeros kilómetros y el viento soplaba bastante fuerte. Todavía iba con margen para hacer muy buena marca así que aguanté todo lo que pude al ritmo que iba a pesar del viento. Se me pasaron un par de slogans de dos grandísimos corredores. Uno de Josef Ajram 'Where is the Limit', porque pensaba que realmente mi límite estaba ahí, y luego la otra, más positiva, de Chema Martínez 'No pienso, CORRO', así que ahí seguí corriendo sin bajar el ritmo.

Con esos pensamientos pasé los kilómetros 18 y 19 sabiendo que podía hacer una buena marca, pero no la que yo esperaba.  Y justo ahí me pasa el globo del 1:35 lo cual fue lo mejor que me podía suceder porque me piqué conmigo mismo y me propuse llegal al menos al mismo tiempo que ellos. Así que me puse a rebufo y a falta de 300 metros ya con el calor de la gente y con la meta a la vista, lancé un ataque, estilo Bekele en sus mejores tiempos, y dejé atrás al globo y a unos cuantos corredores para entrar con el crono 1:35:04 y con un tiempo oficial de 1:34:42, a tan sólo 7 segundos de mi record personal. Una lástima pero muy contento por haber bajado por segunda vez de 1:35 en 20 Medias Maratones que ya he corrido en mi vida.

Mi amigo Joaquín y Joaquín Jr.

La zona de meta sensacional, con pantalla gigante, alfombra roja y azul los últimos metros y un avituallamiento que parecía un todo incluido de un buen hotel con manzanas, naranjas, plátanos, zumo, cerveza, coca-cola, gatorade..... Todo realmente bien organizado y un ambiente realmente excepcional. Mi amigo Joaquín no exageraba absolutamente nada cuando decía que era una de las mejores Medias de España. Me olvidé comentar que a todo lo dicho hay que sumarle el cartel de corredores de éltie con 5 etíopes y otros tantos keniatas a los que había que sumara a Fabián Roncero, Abel Antón y Martín Fiz por mencionar algunos de los más conocidos. Posiblemente no sea mi última participación en esta carrera. Me quedó el mal sabor de boca de haberme quedado a esos 7 segundos de mi marca, así que quién sabe, quizás el año que viene lo intente de nuevo.





video


Y antes de terminar la crónica dos cosas. Una, como siempre las estadísticas en GARMIN y las fotos en GOOGLE+, y la segunda y más importante, dar las gracias a Joaquín, Jose, Carlos, Ramón y Paco por un fin de semana fantástico en el que me han tratado como uno más de su pandilla y que han hecho que la experiencia y el viaje hayan sido muchísimo mejores de lo que me imaginaba. Y eso que iba con unas altas expectativas. Muchísimas gracias chicos!!!!

Y sin descanso, a por la tercera Media consecutiva, la Mitja Marató de Terrassa. La próxima semana os la cuento. Hasta entonces... Salud y Kilómetros!!!

2 comentarios:

  1. Lástima de esos 7 segundos que te sobraron... Si estoy en unas condiciones aceptables y puedo correrla sin demasiadas molestias, podíamos correr juntos en Granollers y buscar superar esa marca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rubén. No tengo duda que tú sí que estás en condiciones aceptables, sobre todo para hacer 1:34. El problema es que dos semanas después de Granollers tengo la Maratón de Sevilla y no me quiero arriesgar a forzar demasiado. También es verdad que no tengo 100% claro el planteamiento de Granollers, pero sí que es posible que salga con el globo de 1:35 y dependiendo de cómo vaya, pues sigo, o bajo el ritmo un poco. A ver qué tal me siento en Terrassa este Domingo. Lo que sí que está claro es que nos tenemos que ver. Ya hablamos. Un abrazo

      Eliminar