domingo, 20 de noviembre de 2016

36 Maratón de Valencia




El Domingo 20 de Noviembre se celebraba la 36 Maratón de Valencia que estrenaba un circuito con ligeras variaciones sobre el antiguo para hacerlo más rápido y que también estrenaba su nueva Gold Label de la IAAF, un reconocimiento que, a día de hoy, sólo disfrutan 31 Maratones en todo el mundo.

Llegaba bien de forma después del gran esfuerzo realizado en Chicago y de un par de carreras previas, un 10K en Barcelona y la Mitja Marató del Prat. No hubo preparación específica ya que sólo tuve 41 días entre las dos Maratones. Los objetivos eran claros. El primero y fundamental, ayudar a Jordi a bajar de las 4 horas, marcando un ritmo constante de principio a fin de 5'30", y el segundo era ver cómo reaccionaba mi cuerpo al someterlo en tan corto plazo de recuperación a un segundo Maratón. Las respuestas.... Al final de la entrada :)


Las Torres Serrano

El sábado por la mañana salíamos hacia Valencia para llegar tranquilamente a comer y dar un pequeño paseo antes de ir a la Feria del Corredor. No conviene caminar demasiado el día anterior, pero tampoco es cuestión de encerrarse todo el día en el hotel.

La Feria, al igual que todo el operativo del Maratón estaba e la Ciudad de las Ciencias y las Artes, magnífico escenario para recibir a los 19000 participantes del Maratón y a los de la carrera de 10K paralela.

La recogida del dorsal se encontraba en la planta superior del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. Aunque había bastante gente, no hubo ningún problema para recoger el dorsal. Allí se encontraban los stands de los patrocinadores así como el dispositivo de control de chip para poder comprobar que funciona correctamente. Siempre que lo haya es conveniente comprobarlo por si hay algún error.

Feria del corredor

Después nos dirigían la parte inferior dónde recogíamos una generosa bolsa del corredor y dónde estaba ubicada la Feria con un gran número de stands. A modo personal pienso que, disponiendo de un palacio como es el Principie Felipe, el espacio asignado era muy pequeño, con pasillos estrechos entre los stands que se convertían en ratoneras por momentos. Allí fue dónde nos encontramos con Jordi y la 'Tribu de los Brady' (con todo el cariño). Su hermano Xavi de postureo ;) y Rubén que iba a hacer 10K con nosotros, desde el Km 29 al Km 39 que estaban situados más o menos en el mismo punto. Todos acompañados de mujeres y niños, así que en un momento nos encontramos 6 niños (tres en cochecitos) y 8 adultos pululando por la Feria. Quizás por eso me pareció escaso el sitio jajajajaja.

El Domingo tocó madrugar como es habitual cuando hay carrera y después de un buen desayuno para coger todas las fuerzas posibles, nos dirigimos a la zona de salida dónde había quedado con Jordi.  Decidimos ir en coche, pero para los que os desplacéis en transporte público había autobuses y Metro gratuitos. Eso sí, las paradas de metro estaban a un par de kilómetros. Creo que la más cercana era Alameda ya en los Jardines del Turia

Nosotros aparcamos con bastante facilidad en la Avenida Pintor Antonio  Ferrandis y después de dejar a mis niñas en el primer punto de encuentro (teníamos 4, Km 1, Km 16, Km 25 y meta) fui a buscar a Jordi que me dijo que, a su vez, había quedado con Félix y su familia justo dónde estaban Yoly y Fa, así que vuelta otra vez. Después de juntarnos todos y a la vez despedirnos de nuestras familias, fuimos rodando hasta la salida. Félix que iba a intentar bajar de 2h50m por un lado y nosotros a un cajón trasero.


Listos para la batalla

Aquí viene la primera crítica constructiva a la Organización. Pocos, muy pocos baños portátiles. Ni siquiera esos de cuatro esquinas para que los chicos no ocupemos los cerrados que realmente necesitan las chicas. Yo, personalmente no vi ni uno, ni de un tipo ni del otro. Me pareció muy alucinante. Así que claro, tuvimos que regar los setos de la mediana, cosa que particularmente no me gusta hacer, pero no había otro remedio.

La entrada a cajones también fue un poco caótica, sobre todo al gris que acumulaba una gran cantidad de gente. Pienso de ese cajón lo deberían dividir en dos en las próximas ediciones. El tapón que había a la entrada era colosal.

Superados todos los problemas y a ritmo, primero de Nino Bravo y luego de ACDC (variedad de estilos) a eso de las 0840 pasamos por la línea de salida. Una salida espectacular sobre el Pont Montolivet en el que por el margen derecho íbamos los que corríamos el Maratón y por el margen izquierdo los de la carrera de 10K.

Muy complicado encontrar nuestro ritmo en esos primeros momentos por la cantidad de gente que llevábamos delante, pero no había prisa. El Maratón es muy largo y salvo que vayas al límite, hay mucho margen de recuperación.


Km 1 - Todavía felices

En el km 1 vimos a Yoly y a Fa y justo después giramos la rotonda que nos dirigía camino al Puerto. Esos primeros kiómetros fueron bastante complicados porque nuestro ritmo era un poco superior a la mayoría y nos costaba adelantar. Aún así, el primer parcial de 5K sólo se nos fue unos 40 segundos. No eran buenas noticias, pero podía haber sido peor.

A partir de ahí y gracias a la bondad del circuito valenciano, con sus anchas avenidas de ida y vuelta, pudimos encontar nuestro ritmo que fuimos clavando sistemáticamente a la vez que recuperábamos esos segundos perdidos. En el km 16 dónde estaban Yoly y Fa ya habíamos recortado 20 segundos y así seguimos hasta el Medio Maratón que pasamos en 1:59:59, exactamente 1 segundo menos del tiempo previsto.


Km 16

Yo me encontraba cómodo, pero Jordi no tanto y en el km 23 ya empezaba a ver las cosas un poco negras. Me comentaba que demasiado pronto para empezar a sentir sensaciones contradictorias. Yo le animaba y le decía que bajásemos un poco el ritmo porque si no sufriríamos mucho más adelante. Así lo hicimos y el parcial del 20 al 25 ya lo hicimos 33 segundos por encima de lo previsto. No pasaba nada porque llevábamos mucha ventaja para poder bajar de las 4 horas, unos 7 minutos aproximadamente.

Km 25 - Jordi empezaba a sufrir
Km 25 - Yo iba bastante bien
























Un poco después del km 25 volvíamos a ver a mi mujer y a mi pequeñita. Ya sería la última vez que las iba a ver hasta meta y ahora le tocaría el turno a la familia de Jordi que estaban esperándonos en los km 29 y 39.

Estos 4 kilómetros hasta encontrarnos con la familia de Jordi, ya nos dimos cuenta que podíamos olvidarnos totalmente de bajar de las 4 horas. A Jordi se le estaban cargando las piernas más de la cuenta y teníamos que plantearnos un nuevo objetivo, esta vez el de no perder demasiado tiempo, trotar y proteger los músculos con zancadas más cortas.

En el km 29, al paso por el Ayuntamiento se nos une Ruben y las sensaciones y expectativas no eran buenas. Aún así y ya con mas corazón que cabeza y fuerzas, tiramos cómo podíamos animando a Jordi que sufría cada vez más.

El parcial del km 30 ya se nos había ido a 31 minutos y del 30 al 35 el drama fue todavía mayor, con momentos críticos en el que incluso rondaba por la cabeza de Jordi el abandonar. Pero no habíamos llegado hasta allí para volver en metro, así que con rampas en los gemelos y sobre todo una fuerte sobrecarga en la inserción del cuádriceps, seguimos poco a poco camino a meta. Ya no quedaba mucho y al pasar de nuevo por el centro, los ánimos de su familia en el km 39 hicieron que prácticamente desde ahí hasta la meta fuimos trotando todo el rato.

Ahora el objetivo ya era simplemente llegar. No bajaríamos de las 4 horas pero la mejor marca de Jordi estaba asegurada. Ahora sólo hacía falta saber por cuantos minutos la iba a batir.

El arco del km 40 estaba patrocinado por, como no, los 40 Principales con un escenario, DJ y música a todo trapo que junto con el espectacular ambiente de Valencia hacían que prácticamente desaparecieran todos los dolores. Ya se olía la meta y a 500 metros justo antes del final de la rampa que nos metía de lleno en la Ciudad de las Ciencias, estaban de nuevo mis niñas. Ya era un momento para relajarse, disfrutar del último tramo de la carrera y encarar esos espectaculares 195 metros de fantástica alfombra azul sobre la tarima flotante que nos dirigía al arco de meta. 4h19m32s es la nueva marca de Jordi y es el tiempo en el que he cruzado la meta de mi Maratón número 15.


Ya olíamos la meta
Disfrutando de los últimos metros





En cuanto a mi, me encontré muy bien en la primera parte de la carrera, muy cómodo y luego sufrí por Jordi, porque sabía perfectamente por lo que estaba pasando y de verdad os digo que es un suplicio. Yo lo padecí hace unos cuantos años en Paris y no es plato de buen gusto, aunque cuando cruzas la meta se te olvida todo el sufrimiento.

Cosas para comentar sobre el Maratón:

1. Circuito espectacular, más rápido que el anterior y más protegido del viento.

2. Escasez de baños. Sí que había 4 o 5 en los puntos de avituallamiento, pero muy escasos tanto en salida como en meta que pude contar 4 o 5 nada más.

3. Avituallamientos largos muy largos, por lo que no había problema ni para coger agua, en botella, ni Powerade en vaso de cartón. Destaco este último punto porque en vaso de plástico es casi imposible beber en carrera.

4. Aunque me consta que había plátanos, cuando nosotros pasamos ya no quedaba ninguno. Todos hemos pagado lo mismo y, sinceramente, lo que venimos más atrás posiblemente los necesitemos mucho más que los primeros, más que nada por el tiempo que pasamos corriendo y el desgaste muscular.

5. Los carteles de los kilómetros eran grandes, pero estaban a ras de suelo, algunos entre coches y otros entre gente. Seguramente los que marcan manualmente los puntos kilométrico en el reloj se hayan saltado más de uno. Unas banderolas a ambos lados de la calle serían muchísimo más eficientes y visibles.

6. Este es el punto más crítico de todo el Maratón. Los avituallamientos. Aunque ya comenté anteriormente que eran largos, lo cual es un acierto, pienso que a partir del km 5 debería haber al menos agua cada 2,5 km. Si no es posible, como mínimo desde el Medio Maratón. El Domingo la temperatura era muy buena para correr. Fresquito aunque con algo de viento. Yo a pesar de ir bien, en algún momento me sentí sediento entre un avituallamiento y otro. No me quiero ni imaginar que en vez de los 13-14 grados que había, hubiese 20-22. Posiblemente no habría suficientes ambulancias (a pesar de que el despliegue era espectacular) para atender a todos los corredores deshidratados.

7. Muy bien esos dos puntos de geles, pero muy mal no poner al final de dichos puntos un avituallamiento de agua. Como se supone que nos tomamos los geles? A 'palo seco'? Me sorprendió muchísimo este detalle.

8. Y para finalizar con los comentarios, decir que la animación, los voluntarios y la gente de Valencia se merece un 10 sin paliativos. Animando sin parar sobre todo en la parte más dura del circuito. Creo que desde que pasamos el Bioparc allá por el km 33, ya no hubo ni un sólo metro del circuito hasta meta en el que no hubiese gente. La ciudad se volcó y realmente se merecen el gran Maratón que tienen.

Así que ya sabéis. Si os estrenáis, es un circuito perfecto, prácticamente plano en su mayor parte, con un ambiente increíble y un vistoso circuito que recorre Valencia en su totalidad. Y si lo que queréis hacer es mejorar vuestra marca, no dudéis que los valencianos os llevarán en volandas.


Mi mordida número 15

Antes de terminar, no me quiero olvidar de Félix que, aunque no consiguió bajar de las 2h50m, se quedó a sólo 45 segundos, realizando su mejor marca personal con 2h50m45s

Amplio reportaje fotográfico en GOOGLE FOTOS y estadísticas completas en GARMIN CONNECT








Ahora toca descansar un poquito y divertirse en las carreras que quedan este año y a la vuelta de Navidad empezaré el planning de 12 semanas para preparar a conciencia el Maratón de St. Louis de Abril. Hasta entonces...

NO RETREAT NO SURRENDER


No hay comentarios:

Publicar un comentario