domingo, 14 de febrero de 2016

31 Sketchers LA Marathon













Cartel de los Juegos Olímpicos celebrados en Los Ángeles en 1932 y logo de los JJOO de 1984


El Domingo 14 de Febrero se celebraba la 31 edición  del Skechers Los Angeles  Marathon, el cuál después de unos años con ASICS, este año le dio el relevo a Skechers Performance que aunque en España todavía no esta muy introducida la marca, en Estados Unidos es muy potente.

Después del buen rendimiento que había tenido en Atenas decidí ir a por una nueva ciudad olímpica y esta vez le tocó el turno a Los Ángeles. No llegaba mal de forma después de haber hecho un final de año muy bueno en cuanto a entrenos y competición con 4 carreras de 10K y dos medias maratones y un principio del 2016 también fuerte con dos medias más y una de 10K. Quizás tanta competición sin apenas haber descansado un par de semanas después del Maratón de Atenas hizo que las dos últimas semanas tuviese que bajar un poco el ritmo para no arriesgarme a una lesión de ultima hora. Notaba las piernas y la mente cargadas y el trabajo ya estaba hecho, así que tocaba mantener.

A diferencia de Atenas, a donde fui simplemente a terminar y acabé haciendo una marca muy decente, este Maratón de Los Ángeles me lo había plateado para conseguir la marca mínima para Boston que llevo persiguiendo ya un par de años. Me encontraba bien y a priori el circuito era favorable con 400m de desnivel negativo y larguísimas y anchas avenidas para poder coger un ritmo de crucero y mantenerlo sin problema.

El viaje lo había programado con estancia de 5 noches, saliendo el viernes y regresando el miércoles para aprovechar y visitar esta inmensa ciudad. Desgraciadamente mis niñas no me podían acompañar así que me tocó viajar solo.

El vuelo de ida lo hice bastante cómodo con Air France. Primero volé a Paris y desde ahí, en el impresionante Airbus 380, con mas de 500 pasajeros a bordo, volamos directamente a Los Ángeles. Para los que os gusta elegir asiento con antelación para viajar mas cómodos os recomiendo la web www.seatguru.com Es una verdadera pasada. Tiene todas las configuraciones de asientos de todos los modelos de aviones dependiendo de la compañía con la que se vuela y están clasificados por la comodidad. Yo pagué un plus por un asiento en la parte superior del avión y gracias a eso el viaje fue un poco mas cómodo lo cual en un  vuelo de 11 horas y media, a dos días del Maratón, se agradece.

Airbus 380

Entretenimiento listo para 11 horas y media de viaje

Al llegar a un aeropuerto tan grande y que no conoces normalmente te encuentras un poco desorientado a pesar de las millas que uno lleva voladas, pero un par de preguntas para saber donde se cogen los buses a Santa Mónica y todo en orden. En el aeropuerto de Los Ángeles tienes primero que coger una lanzadera que te lleva al Parking C y allí es dónde coges el Big Blue Bus Rapid 3 que te deja en el centro de Santa Mónica. Si vas hacia el centro de Los Ángeles.... Taxi o suerte.... Porque aparte de ese bus, tendrás que coger otro más (4 o 704) y tirarte una hora hasta el metro mas cercano (Santa Mónica/Vemont linea roja). Y luego nos quejábamos que el metro no llegaba al Prat... De todas formas está prevista la inauguración del ultimo tramo de la Expo Line que conectará el centro de Los Ángeles con Santa Mónica, ahorrando casi media hora de viaje y las interminables paradas del bus. Lo más recomendable es comprar la tarjeta TAP que se puede cargar con 1, 7 o 30 días dependiendo de los días que la vayamos a estar de visita y que sirve para metro y autobuses (excluyendo los express). Web en castellano como muchas otras y como muchas de las indicaciones en Los Ángeles incluidas las que dan en el metro.

Una vez ubicado y duchado, tocaba estirar un poco las piernas, así que me fui de paseo a la playa a ver el famoso muelle (pier) de Santa Mónica y su noria y montaña rusa con una espectacular puesta de sol a la que no le tiene que envidiar nada ni la de Castefa, ni mucho menos las que se pueden contemplar en Vigo. Después de cenar, tempranito para cama que el sábado iba a ser un día largo.

Puesta de sol en Santa Mónica (o es Castelldefels??)

Muelle de Santa Mónica

Noria en Santa Mónica
Pilares del muelle de Santa Mónica tan filmados en tantas películas

Y vaya si lo fue! Quizás mas de lo que debiera... A las 6 de la mañana ya estaba despierto con doble intención: La primera, habituar al cuerpo para el madrugón del Domingo (me tendría que levantar a las 3am) y la segunda para ir a la Expo a recoger el dorsal y acto seguido ver los Trials americanos de Maratón que darían las 6 plazas olímpicas, tres chicos y tres chicas. En América es diferente que en España donde lo que se pide es conseguir la mínima exigida por la Federación, independientemente de donde se haga, siempre y cuando el Maratón este homologado por la IAAF. Allí se lo juegan todo a una carta y si tienes un día malo, te quedas fuera.

Tanto la Expo como la zona de salida y meta de los Trials estaba en la zona del Staples Center, donde juegan tanto los Lakers como los Clippers, así que ya aproveche para tachar una de las visitas obligadas de este viaje.

LA Convention Center

Staples Center
Que son muchas millas....

La Expo, que se celebraba en el LA Convention Center, me pareció correcta pero muy flojita, sobre todo para una ciudad como Los Ángeles. Eso si, la recogida de dorsal sin problemas y muy bien organizada. Al ir tan pronto tampoco encontré aglomeraciones.

Y una vez bien equipado me fui a ver la salida del Maratón. No conocía a la mayoría pero si que estaban Keflezighi y Krupp, mediofondista que entrena con Mo Farah y que se acaba de pasar al Maratón. Y vaya como ha pasado porque al final fue el vencedor por delante de Keflezighi y seguramente dará que hablar en Río, con permiso de los africanos, claro. En chicas también consiguió plaza la veterana Sharlene Flannagan que quedó la segunda en los Trials. Y gracias a este maratón pude visitar otro de los lugares que tenia marcados en la agenda: el Memorial Coliseum donde se celebraron los JJOO del 84. A su lado, el Museo de la Ciencia y a poca distancia la USC (University of South California).

Salida Trials USA

Salida Trials USA

LA Memorial Coliseum

Y de ahí, como corredor experimentado que soy :), me fui a explorar la que sobre plano, era la zona mas dura del circuito de nuestro Maratón, la subida por la 1st Avenue hasta girar en el Disney Concert Hall. Mi sorpresa fue mayúscula porque me esperaba un falso llano, o un poco más, pero no el muro que me encontré. Tenía muy mala pinta y estaba colocada también muy mal porque era el km 7 y seguro que iba a minar de lo lindo las piernas para el resto de la carrera. Al menos con el paseo evité llevarme la sorpresa en plena carrera y además aproveché una vez mas para sacarle fotos tanto al Disney Concert Hall de Gehry como al Dorothy Chandler Pavilion que era dónde se entregaban los Oscar antes de la construcción del Dolby Theater en Hollywood Boulevard.

Walt Disney Concert Hall

Dorothy Chander Pavilion

Una vez reconocido el terreno, como la línea de metro que tenía que coger para ir al hotel era la roja en la que está el Paseo de la Fama, pues me acerqué a ver el Teatro Chino y el Dolby Theatre antes de irme al hotel a descansar. Claro, yo no me daba cuenta, pero entre unas cosas y otras al final hice justo lo que no se debe hacer jamás el día antes de un Maratón, que es ponerse a visitar la ciudad. Una cosa es ir a ver alguna parte del recorrido y otra la 'matada' que me había metido entre pecho y espalda y de la que me di cuenta al llegar al hotel y notar lo cansado que estaba.

Dolby Theatre
Teatro Chino
Hollywood Boulevard

Me acosté muy pronto, sobre las 2100h y me quede dormido al momento aunque con los nervios me desperté varias veces antes de levantarme definitivamente a las 0300h para ir a coger la lanzadera que tenía programada para las 0430h. Esto es algo que has de hacer a la hora de inscribirte, marcar la hora de la lanzadera, aunque luego, la realidad fue que según llegabas te iban colocando.

No comenté nada antes, pero el sábado había hecho un calor tremendo. 29 grados que sufrieron de lo lindo los profesionales, porque ellos, a diferencia de nosotros, corrieron todo el rato en un circuito de algo mas de 10K al que tenían que dar 4 vueltas por el centro de la ciudad y a las 10 de la mañana. Se esperaba que el Domingo también hiciese mucho calor pero debería afectarnos memos al salir mucho mas temprano y, sobre todo, al terminar en la playa de Santa Mónica donde la temperatura es algo mas suave.

Afortunadamente durante la noche la temperatura bajaba a 12-14 grados y empezaba a subir a eso de las 6 de la mañana por lo que se suponía que íbamos a tener un inicio de carrera fresquito. Y así fue. A las 0330h salí del hotel en el que estaba alojado en Santa Mónica Boulevard para caminar media hora hasta el bus. Había una niebla bastante espesa y aunque no hacia frío si que estaba fresquita la madrugada.

Dodgers Stadium


Llegué sin problema a la zona de los autobuses y después de pasar un control de la bolsa ya me metieron en un bus a pesar de que había llegado media hora antes de lo que me tocaba. En el autobús camino del Dodgers Stadium que era desde donde íbamos a salir, coincido con Denise, una chica de Birminham, Alabama que iba a correr su segundo Maratón, después de haber debutado el año pasado en Chicago. Estuvimos charlando todo el camino y luego en el estadio coincidimos con otro chico, Nate de Indiana. Esto es lo mas grande de este deporte y de este tipo de viajes. Coincides con gente de lugares dispares con los que compartes unos instantes que al final siempre se quedan en tu memoria y pasan a formar parte de ese libro que vas escribiendo según avanza tu vida.

La zona de salida era sencillamente espectacular! Al contrario de lo que pudiese parecer, no nos dejaron acampados en el exterior del estadio en el parking o en algún campo cercano. No. Abrieron el espectacular estadio de los LA Dodgers y nos dejaron pasearnos por sus pasillos y sentarnos en sus gradas mientras esperábamos que llegase la hora de la salida. Todo estaba muy bien organizado, baños, animación, cajones de salida con zona de calentamiento, fotógrafos, zona VIP para los que la hubiesen pagado y los camiones de UPS que nos llevarían la ropa hasta la meta en Santa Mónica. Aquí, un pequeño pero. En vez de estar organizados por número de dorsal que, a priori, parece los mas lógico, lo estaban por apellidos, lo que era un poco confuso al principio y muy confuso al final. Y los baños portátiles que me parecieron escasos para la cantidad de corredores que éramos. Las colas eran impresionantes. Con poner esos aseos portátiles de chicos en los que pueden mear 4 a la vez se reduciría muchísimo el problema.

Zona de salida

Después de despedirme de Denise y Nate, me marché a estirar bien porque notaba unas pequeñas molestias en el isquio y gemelo derecho. Cosa de los nervios. 15 minutos antes de la salida me voy al cajón y veo que saldré de los primeros en el cajón B, justo detrás de un grupo de corredores que llevaban un cartel identificándolos como Legacy Runners que significaba que habían participado en las 30 ediciones anteriores del Maratón.

A las 0655 en punto y tras escuchar el Himno Nacional en un silencio absoluto, empieza a sonar levemente en Born to Run y acto seguido escuchamos el pistoletazo de salida. Empezaba mi Maratón numero trece.

Había hecho mas o menos los deberes y sabía que no me tenía que volver loco en una salida vertiginosa ya que el desnivel negativo entre el estadio y el centro de Los Ángeles era considerable. Voy controlando aunque es complicado y no recomendable frenarse en las bajadas. Una vez terminada la bajada recorremos el centro de Los Ángeles pasando por el barrio chino y por el ayuntamiento donde estaba situado el km 5 que paso en 23'20" casi clavando el ritmo mas optimista que me había propuesto. La idea inicial era bajar de 3h20m y si las cosas no iban bien, al memos bajar de 3h25m y conseguir la mínima para Boston.

Pero en los siguientes kilómetros mis dos objetivos se fueron desvaneciendo. Primero la subida por la 1st Street hacia el Disney Concert Hall y luego los toboganes hasta llegar a Echo Park unidos con la subida por la parte Este de Sunset Boulevard, hicieron que me tuviese que replantear la carrera completamente porque sabía que después de mantener el ritmo independientemente de las subidas y bajadas, mis piernas no iban a aguantar toda la carrera.

El segundo parcial (había programado el reloj para que me marcase parciales cada 5 km) al paso por el km 10 lo hago en 24'28", todavía con buen ritmo y manteniendo a la vista al globo de las 3h25m que me había pasado cuando bordeábamos Echo Park.

Una vez superado ese tramo y ya enfilando la larguísima Hollywood Boulevard se suponía que todo seria coser y cantar,  pero no. Aún quedaban sorpresas. El km 15 situado en pleno Paseo de la Fama, lo paso con un parcial casi clavado al anterior en 24'39" disfrutando del recorrido y de la espectacular animación de la gente de Los Ángeles que no paraban de animar en todo momento. En esa zona están teatros como el Pantages, El Capitán Theatre, el Teatro Chino, el Dolby Theatre donde se entregan los Oscar y el Fox, donde en el 78 Bruce  dio uno de sus mas memorables conciertos. También esta el famoso edificio de Capitol Records y, como no, se divisa en lo alto de Hollywood Hills el famoso cartel de Hollywood.

Capitol Records
Pantages Theatre

Hollywood sign

Giro a la izquierda en La Brea y pequeño descenso hasta enfilar Sunset Boulevard donde se supone estaba situado el medio Maratón, pero que yo no recuerdo haber visto ni arco, ni alfombra, ni nada. Un poco antes, en el km 20 marco un parcial de 24'36" dos segundos menos que el anterior. La verdad es que iba como un reloj suizo, pero interiormente era consciente que el haber llegado hasta ahí manteniendo los ritmos programados me iba a pasar factura.

Y así fue. Cuando ya pensaba que se habían acabado las subidas, todavía quedaba un arreón final en forma de falso llano en Sunset, justo antes de llegar al cruce con San Vicente donde se encuentran dos de los locales de copas mas famosos de Los Ángeles, el Viper Room del malogrado River Phoenix y el Whisky a Go Go, así como otro de los locales míticos de conciertos de Los Ángeles, el Roxy.

The Viper Room
Whisky a Go Go
Roxy Theatre

Afortunadamente ahí la carrera giraba a la izquierda para bajar por la empinadísima San Vicente para ya enfilar Santa Mónica Boulevard, porque después de tanta cuesta para arriba y para abajo yo ya me temía que nos iban a mandar a la derecha por Munholand Drive arriba y que a medio camino nos esperaría Ray Liotta con el maletero abierto y pronunciando aquella frase mítica de 'Uno de los Nuestros'... 'As far back as I can remember, I always wanted to be a gangster..' Que casi hubiese sido mejor y me ahorraba el suplicio que me esperaba.

Tras un kilómetro y medio ya en Beverly Hills camino de Wilshire se encontraba el km25 donde ya las fuerzas empezaban a flaquear y el parcial se me va a 25'13". No era malo, pero se empezaba a alejar del plan inicial. Y fue después de pasar por todo el lujo de Rodeo Drive, una vez metidos en Wilshire desde donde volveríamos a enlazar con Santa Mónica Boulevard, cuando mis piernas me dijeron que hasta aquí hemos llegado. Estaba extenuado y me quedaba un mundo. Mi carrera había terminado y ahora empezaba otra muy distinta en la que la que ya no se corre con las piernas si no con la cabeza. Poco a poco, muy poco a poco intentaba llegar de una milla a otra y sumar un nuevo parcial,  esta vez ya fuera de toda lógica, 29'51" en el km 30 situado en Santa Mónica Boulevard.

Y por si no fuese suficiente el castigo, una milla de subida por Sepúlveda paralela a la autopista 406, terminó de rematarnos a casi todos. El que no caminaba, corría como los zombies de The Walking Dead. Aun quedaban 5 millas que se iban a hacer muy largas. A mi se me hicieron eternas la 22 y la 23. El paso por el km 35 lo hago con un parcial de 33'55" y el del 40 en 38'. Entre uno y otro escucho una voz que me dice desde atrás.. 'Eres gallego?' Hombre por fin! Pensaba que iba a terminar la primera Maratón fuera de España sin que ningún corredor o espectador hiciese mención a la histórica camiseta del Mostovoi.

Pero resulta que no era un corredor cualquiera. Las casualidades de la vida hicieron que ese corredor que me adelantaba con su camiseta estelada, fuese ni más ni menos, que Arcadi Alibés la persona que me había inspirado para realizar el reto de las ciudades olímpicas y que justo ese día, el estaba corriendo la última que le quedaba. Enhorabuena crack y muchas gracias por la inspiración! En ese momento no sabía quién era oculto tras sus gafas y su gorra, pero un par de días después viendo el Facebook me di cuenta de que era él y la verdad es que me alegré mucho saber que habíamos compartido la carrera que completaba su gran reto.

Aún me quedaban tres largas millas para llegar a la Ocean Avenue en Santa Mónica dónde estaba la meta y con el plan que llevaba no iba a bajar de 4 horas, así que tirando de orgullo, me puse a correr a un ritmo más o menos decente aprovechando que a partir del punto en el que estaba, lo que quedaba de carrera era en sentido descendente. Con más ganas que fuerzas, tomé la última curva a la izquierda y, entre una ligera bruma que envolvía toda la zona de Santa Mónica, enfilé la larguísima recta de meta. Casi un kilómetro que se hizo eterno hasta llegar ya a los últimos 400 metros repletos de gente y con las vallas a ambos lados signo inequívoco de que la Maratón tocaba a su fin. 3h57m36s, mi tercera peor marca, pero puedo decir orgulloso que he conseguido llegar del estadio hasta el mar (From The Stadium To The Sea) como rezaba el slogan de la carrera.

Mordiendo la 13ª !!
Dorsal y medalla



Había sido más dura de lo que me imaginaba en un principio y ese ritmo alto que quise mantener conscientemente y a pesar de las subidas, fue la única causa del pinchazo. Pero lo tenía claro, y lo sigo teniendo para la próxima cita en Chicago. O consigo la mínima para Boston, o muero en el intento. No Retreat, No Surrender!!!

Y a la llegada… el caos!! Fotos de rigor de la organización con la medalla que, por cierto, pesa una tonelada, y al ir a recoger la bolsa con mi ropa en el camión que me tocaba, me viene un déjà vu de la Vig-Bay de hace un par de años. Los del camión gritando números como si estuviésemos en el Bingo y un montón de bolsas por el suelo con los corredores, extenuados, intentando encontrar cada uno la suya mientras seguíamos atentos a número ganador. Impropio de un Maratón y mucho menos de un Maratón en Estados Unidos dónde prima la imagen por encima de todo. Días más tarde la organización se disculpó porque habían fallado 9 camiones en la salida, pero no creo que la culpa haya sido de eso, sino más bien de la pobre, o más bien nula, organización de las bolsas dentro de los camiones cuando las entregamos en el estadio. En fin, sólo quedó el tema en anécdota y al final todos pudimos irnos con nuestras bolsas a casa o al hotel.

La niebla ayudó lo suyo en los últimos kilómetros

Así estaba nuestra ropa por el suelo

No estaba yo para mucha fiesta, pero nada más salir de la zona de meta, había programado un festival con cerveza y música para los que todavía tenían fuerzas. Yo decidí irme al hotel a pegarme una merecida ducha para luego, por la tarde, salir a dar un paseo por un Hollywood Boulevard en el que ya no quedaban rastros de la carrera y en cambio sí se veía movimiento de camiones para empezar a colocar las gradas y carpas de la próxima ceremonia de los Oscar.

Andamiaje preparado para albergar la famosa alfombra roja de los Oscar

Los tres días que me quedaban antes del regreso los dediqué a recorrer Los Ángeles y, aunque tenía las piernas muy cargadas, la verdad es que tanto paseo me vino genial, porque ya de regreso a casa no tenía ni la más mínima molestia.

El Lunes lo pasé en los UniversalStudios. Espectacular!! Había estado hacía 17 años y, evidentemente, estaba todo muy cambiado. O más bien, totalmente cambiado. Nuevas y espectaculares atracciones, casi todas ya con gafas en 3D y con la última tecnología, destacando sobre todas ellas Transformers 3D, que me dejó con la boca abierta y eso que ya tengo recorrido bastante mundo y visto muchas cosas. Salí de ahí con la misma sensación que hace 17 años había salido de ver Terminator 2 3D que, para aquella época en la que todavía no existía el cine en 3D, era algo del futuro. Por la que no pasa el tiempo es por la de Jurassic Parc que sigue todavía allí aunque el día que fui estaba cerrada por mantenimiento. Por si a alguno se le ocurre ir ahí va una recomendación. Ni lo dudéis a la hora de comprar la entrada. Coged ‘Front of the Line’ que os permite saltaros la cola una vez en cada atracción y tener los mejores asientos en todos los espectáculos entre los que destaca Waterworld que también sigue viva después de 17 años… Para los que ‘nadéis en la ambulancia’, como decía Manquiña en Airbag, el pase VIP de unos €200.00 es lo vuestro ya que, aparte de saltaros las colas, tenéis una visita guiada por dentro de los Estudios donde se ruedan tantas y tantas películas y series.

Transformers 3D
Jurassic Park

Shrek 4D
Mummy The Ride
























Y tras un Lunes de lo más divertido, el Martes tocaban las friki-visitas. Como fan de la serie ‘El Séquito (Entourage)’ no me podía ir de Los Angeles sin irme a desayunar al Urth Café de Melrose Avenue, ni sin irme a comer una pizza a Village Pizzeria en Lachmont, y de paso aprovechar para ir hasta los Paramount Studios y dar un largo, larguísimo paseo colina arriba hasta llegar al Griffith Observatory desde dónde pude contemplar unas fantásticas vistas de la impresionante ciudad de Los Angeles, mientras disfrutaba de una espectacular puesta de sol.


Dowtown LA
La inmensa ciudad
Griffith Observatory

El Miércoles, día de la partida, todavía me quedaba una tarea por hacer. Visitar Venice Beach y sacarme una foto en el loft (ficticio) de Hank Moody (para los no iniciados, el personaje que interpretó David Duchovny en la serie Californication). Y paseando por allí, pude ver algo que debe ser bastante habitual en la ciudad… un rodaje, y esta vez con un actor bastante conocido, Liev Schreiver, recientemente visto en la película Spotlight que es, según encuestas, la máxima competidora de The Revenant en los Oscar. Era una escena de la serie Ray Donovan en la que el protagonista simplemente se encontraba hablando por teléfono en el coche y al ver pasar a una chica con un vestido rojo y una maleta, salía hacia ella. Ni un minuto y no veáis la que tenían liada…. Después largo paseo por la playa hasta Marina del Rey, la impresionante marina con 5300 amarres al Sur de Venice Beach, siendo una de las más grandes de Estados Unidos.

Liv Schreider
El loft de Hank Moody en Californication
Marina del Rey
Marina del Rey

Y con ese paseo y un cielo que se empezó a cubrir hasta que se puso a llover (Los Angeles lloraban mi marcha :)), terminó un fantástico viaje que quedará en el recuerdo y en el que, aunque no lo parezca después de leer lo bien que me lo pasé, eché mucho de menos a mis dos niñas. Espero que en el futuro tengamos la oportunidad de poder ir los tres juntos a disfrutar de estos viajes.

Ahora toca un mes de descanso y después empezar a entrenar de nuevo para llegar en las mejores condiciones a mi próxima cita, de nuevo en Estados Unidos, y esta vez en Chicago para correr mi 3er Major, el Bank of America Chicago Marathon, donde de nuevo intentaré la machada.

Como siempre, las fotos en GOOGLE FOTOS, aunque esta vez aparte de las fotos de la carrera os dejo el resto de las fotos del viaje en este ENLACE. Estadísticas completas en GARMIN CONNECT y abajo las oficiales que me envió mi amigo Alfonso que estuvo siguiendo la carrera en directo en la aplicación oficial al igual que Fernando, posiblemente el único que me haya visto entrar en meta en la televisión en directo (gracias por el video!!!), Yoly, Gus, Eli, Pece.... y tantos y tantos amigos que hacen que siempre acabe sacando esas fuerzas para terminar y no decepcionar a nadie porque sé que estáis ahí conmigo.

Y sobre todo, antes de finalizar la crónica, dar las gracias a mi pequeñita Fa y a mi mujer, mis dos amores y las personas que hacen que pueda disfrutar de mi pasión con la mayor de las alegrías. Gracias niñas porque sin vosotras esto no sería lo mismo.






NO RETREAT, NO SURRENDER!!!