domingo, 13 de septiembre de 2015

37 Cursa de la Mercé




El Domingo 13 de Septiembre se celebraba la 37 edición de la Cursa de la Mercé, toda una clásica del circuito barcelonés y cada año con más participantes. Este año pasábamos los 14000 inscritos.

La organización estuvo a cargo de La Sansi, empresa dirigida por José Luis Blanco y si bien bajo mi perspectiva estuvo correcta, hubo algunos problemas con la asignación de dorsales que relegaron a algunos corredores al último cajón, con todo lo que eso conlleva. Otro aspecto a mejorar sería el incremento del número de baños, y su ubicación. Quizás no queda decoroso y por eso no lo hacen, pero debería haber una batería de ellos en la Plaza de España, al salir de las bocas de metro, ya que es allí dónde queda muchísima gente y dónde se encuentran calentando. Los de Rius y Taulet están bien, pero quizás, dada la cantidad de gente, deberían ampliarse. Todo lo demás muy positivo, circuito bien diseñado, bien marcado con globos amarillos en cada km y la salida muy bien organizada teniendo en cuenta la cantidad de gente. Un detalle que me llamó la atención y que es de agradecer es que en los carriles bici había un cartel al inicio de los mismos indicando su potencial peligro. Ya he visto caer a más de uno pisando los separadores. Un buen detalle.

Me gusta mucho esta carrera. De hecho creo que es la que más veces he corrido desde que estoy en Barcelona. El circuito es muy rápido con el único 'pero' de que el último kilómetro y medio es en subida por el Paralel y la verdad es que quema bastante. El resto, salvo la subida por el Arc de Triomf la insufrible Ronda de Sant Pere, prácticamente en bajada. Otro de los puntos a favor es el precio de la inscripción, habida cuenta de los sablazos que nos meten últimamente en las carreras. Cuesta €5.00 que además van para fines benéficos, así que perfecto!

El sábado por la mañana me fui con mis dos amores a recoger el dorsal. Al igual que el año pasado la expo de la cursa estaba montada en el Disseny Hub en Glories y he de reconocer que estaba todo muy bien organizado aunque los listados los hubiese que leer en árabe... O sea, de derecha a izquierda. Hubo alguno al que le llevó algo de tiempo... :)



Compañia de lujo...

El día de la carrera amaneció con nubes y claros y con una temperatura bastante buena para ser mediados de Septiembre. Digo bastante buena para los corredores, ya que rondaría los 20ºC. Llegué con tiempo para aparcar sin problemas y hacer un par de fotos antes de dirigirme a las Torres Venecianas dónde había quedado con Nancy y su hija. Mientras las esperaba apareció Javi, que no se pierde una y un poco más tarde Alfred que hacía tiempo que no veía. Al ser la primera carrera después del verano, muchas cosas que comentar antes de hacer un pequeño calentamiento para dirigirnos a los cajones. Aunque llevo un par de años flojo de marcas, todavía mantengo una posición privilegiada que como no espabile, perderé para el año que viene. En el cajón se une otro clásico del circuito, Matías, que en los últimos meses se había trasladado a Madrid por motivos de trabajo.


Últimos preparativos

Preciosa foto cedida por Alfred

Y con todos ya listos para correr, la nueva alcaldesa Ada Colau da el pistoletazo de salida. No fue tan rimbombante como otros años con un montón de confeti, pero bueno, entendemos que tampoco es necesario y si se pueden ahorrar unos euros, pues mejor.


Todo listo para la salida


Yo no llegaba del todo bien a esta carrera después de este año tan complicado que he pasado con la doble operación de varices y el descubrimiento de una hernia que me machaca el isquio, pero sí que venía con ilusión porque llevaba un par de semanas entrenando bastante bien y sobre todo con continuidad. Mi idea era salir rápido con los de mi cajón y luego adaptar el ritmo a las sensaciones. Y así lo hice. Primer kilómetro vertiginoso bajando el Paralel que cubro en 4'15", muchísimo más rápido de lo que esperaba, para luego enfilar Calabria y girar a Gran Vía dónde ya puse una velocidad de crucero cercana a los 4'40". Todo bien, hasta el km 4 en el que algún meteorito tocó el satélite por el que se guía mi Garmin y descuadró completamente los tiempos, con lo que el resto de la carrera la tuve que correr 'a ciegas', calculando más o menos los ritmos al paso real por los puntos kilométricos ya que el reloj iba totalmente descompensado. Al bajar cerca del Arc de Triomf me encuentro a Rafa parado y me comenta que estaba resfriado. Evidentemente, a sus ritmos, el más mínimo contratiempo te trunca la carrera. Pero en vez de agobiarse, lo que hizo fue, primero ponerse a repartir agua en el avituallamiento y luego esperar por su padre para acompañarlo hasta la meta dónde los pude ver llegar juntos. Es muy grande y lo demuestra día a día.


Último tramo del Paralel antes de enfilar María Cristina

Como ya dije anteriormente, la subida por el Arc de Triomf y la Ronda de Sant Pere, un verdadero sufrimiento y luego el descenso por Ronda Sant Antoni, Sepúlveda y Viladomat un verdadero alivio antes de enfilar ese último kilómetro y medio por el Paralel. Al final, cruzo la meta en 46'34" que pienso es un tiempo bastante digno para ser la primera carrera desde Mayo.


Entrando muy feliz en meta




Las sensaciones muy buenas y sobre todo una buena inyección de moral para seguir entrenando e intentar llegar al único Maratón que espero poder correr este año, el de Atenas el 8 de Noviembre. Antes, alguna carrera más de 10K para afinar y la Mitja Marató del Mediterrani tres semanas antes del Maratón para ver el estado de forma.

Para no perder las buenas costumbres del blog, podéis ver las estadísticas completas de la carrera en GARMIN CONNECT y las fotos en GOOGLE PHOTOS.

NO RETREAT NO SURRENDER


No hay comentarios:

Publicar un comentario