domingo, 8 de junio de 2014

XII Cursa Pineda de Mar



El Domingo 8 de Junio se celebrara la edición 12 de la Cursa Pineda de Mar organizada por el Club Fondistes de Pineda. Era mi segunda participación y el regreso a la competición después de la Maratón de Hamburgo. Llegaba en un estado de forma creciente, pero lejos de mis mejores momentos en competiciones de 10K. El objetivo era modesto, simplemente bajar de 45' y acercarme lo más posible a los 44'. Las metas tienen que ser realistas. Ese es uno de los principios básicos del corredor.

Tal y cómo recordaba de la edición del 2011, la organización perfecta, con todo el montaje de la carrera en las instalaciones del Camp Xaubet, el Campo de Fútbol Municipal. El principal cambio con respecto a la edición anterior es que la salida, en vez de realizarla en una de las calles del pueblo, esta vez se realizaba en el paseo marítimo, con lo que el primer km es recto y llano aunque después se metía en el pueblo y salíamos al paseo de nuevo en el km 3, para seguir así hasta el 6 con sólo un giro a la derecha después de pasar la alfombra del km 5. Muy buen circuito para ir a ritmo constante.

La recogida del dorsal se podía realizar tanto el día anterior como el mismo día de la carrera hasta media hora antes del inicio, lo cual para los que venimos de un poco lejos, nos viene muy bien.

El verano ya estaba instalado en Catalunya y al salir de casa a las 7 de la mañana, ya teníamos 25 grados. El sufrimiento iba a estar asegurado. Una horita escasa de viaje y aparco sin problemas por la zona, aunque no en el párking recomendado por la organización. Nunca lo hago, porque me gusta salir después de las carreras tranquilamente y no comerme atascos en los párking. Hay sitio de sobra por los alrededores, sobre todo en la parte de los concesionarios que están en la NII.

Recojo el dorsal tranquilamente, estiro un poquito y rodaje suavecito de 1K más o menos hasta la línea de salida, donde nada más llegar me encuentro con Javi y al poco se nos une Matías. Sólo me faltaba Fernando al que echo de menos, pero que se está recuperando de unas dolencias. Te mando un abrazo y ánimo desde el blog y espero que verte pronto a mi lado corriendo, si es que soportas mi actual ritmo de tortuga.

Charlando tranquilamente con Matías y Javi
Después de charlar tranquilamente de la planificación de las próximas carreras en las que coincidiré con Javi en la del Prat del día 15 y con Matías en la de la Villa Olímpica el 29, nos dirigimos a la salida para coger buen sitio. En estas carreras en las que no se sobrepasan los 1000 corredores, no hay cajones y es importante colocarse bien para coger ritmo desde el principio.

Fogonazo y a correr. En los primeros metros, Javi ya se nos escapa y Matías y yo vamos juntos hasta el km 4 en el que se me adelanta unos metros. En principio llevábamos la misma idea de tiempo, pero él está en mejor forma, a pesar de venir también de lesión.

Los tres mosqueteros a la izquierda. Matías con la Senyera, Javi gorra azul y yo mi clásico pañuelo amarillo

Como ya comenté anteriormente, el primer km era todo recto, con un par de rotondas y marco un tiempo de 4'09", ritmo que sabía no podía aguantar mucho tiempo. Giro a la derecha en dirección a la NII y volvemos a 'bajar' hacia el paseo dónde ya estaba el km 3. Esos dos km los hago en 4'17" y 4'19" que, aunque era el ritmo optimista, se alejaba un poquito del realista, que sí fijé a partir de ahí, rondando los 4'30" el resto de los kilómetros a excepción del último que apreté un poco al final y lo hice en 4'21".

Sufriendo desde el inicio

No había tregua, misma cara de sufrimiento que 5km atrás....

Hidratando para afrontar los últimos 2K

Matías se me había escapado unos metros cuando volvimos al paseo, pero lo tenía a la vista un poco más adelante. Paso el km 5 en 21'54" con lo que difícilmente sería capaz de bajar de 44', ya que no era el día para hacer split negativo. Pero sí era el día para apretar los dientes y mantener un ritmo constante. Y así lo hago. Giramos de nuevo a la derecha en dirección a la NII para acercarnos al km 6 y es un poco antes de llegar a ese km cuando alcanzo a Matías que iba bastante roto. El calor y la humedad empezaba a hacer estragos y esos km intermedios son los peores. Le doy ánimo y llego al km 6 que fue el más lento de todos 4'36". A partir de ahí, subo un poco el ritmo, giro a la izquierda para regresar al paseo marítimo y enfilar los dos últimos km que se me hicieron eternos, aunque todavía me quedaron fuerzas para lanzar un pequeño sprint en los últimos 200 metros, como a mi me gusta. Bueno, me gusta hacerlo faltando 400m pero no llevaba el cuerpo con tanta alegría. A ver si lo puedo hacer el próximo domingo en el Prat, que además la carrera termina dando casi la vuelta entera a la pista de atletismo, unos 350m.

Javi con su gorra azul...

Yo con mi pañuelo de la Maratón de NYC...

Y Matías con su Senyera de Maimakansu

Al final cruzo la meta en 44'20" con un tiempo oficial de 44'16" y muy contento con el resultado. Me hubiese hecho ilusión bajar de 44', pero dadas las circunstancias, los pocos entrenos y el calor, lo doy por muy bueno.

Espero a Matías que entró medio minuto después y nos vamos juntos hacia el campo de fútbol dónde ya nos esperaba Javi que había hecho 41'07". Y aquí viene lo bueno de las carreras minoritarias. Aparte del agua (que menos) tenían preparada bebida isotónica, coca-cola, helado y butifarra. Como regalo, en vez de la típica camiseta, nos dieron 3 pares de calcetines para correr. El ropero detrás de una de las porterías muy bien organizado y sin problemas para recoger la mochila de Matías que volvía a Mataró en tren.

Por cierto, me olvidé comentar antes un tema importantísimo. Los dos avituallamientos, DOS!!, estaban en el km 4 y en el 7.5K Perfecto! Es justo cuando se necesitan. Si sólo pones uno, como en alguna de las 'grandes' de Barcelona, y en el km 5.5 o 6... llegas muerto. A ver si aprenden algunos que llevan años organizando carreras y parece que hayan empezado ayer. 

Me gusta mucho esta carrera. Es buena, con largas rectas y buena organización, aunque el problema es la fecha. Siempre hace mucho calor, pero bueno, también es verdad que los corredores tenemos que entrenar y correr en todas las condiciones. A mi me viene muy bien, porque nunca sabes qué tiempo vas a tener en una Maratón y si no estás acostumbrado y te viene un día de calor, estás muerto.

Después de Pineda ya sólo me quedan dos carreras más (Delta del Prat y Villa Olímpica) para terminar esta temporada que vino marcada por los dos meses de parón por la lesión de rodilla. De todas formas entre Agosto '13 y Julio '14, si no tengo problemas con las dos carreras que faltan, habré completado un total de 19 carreras (2 Maratones, 4 Medias y 13 de 10K), consiguiendo además mi MMP en la Maratón de Valencia. Yo diría que no está nada mal.

Podéis ver algunas fotos de la carrera en GOOGLE+ y las estadísticas completas en GARMIN CONNECT.

NO RETREAT NO SURRENDER!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario