sábado, 27 de abril de 2013

IV Cursa Nocturna L'Hospitalet




Tercera participación de cuatro ediciones de la Cursa Nocturna. Me perdí la primera porque todavía no estaba metido de lleno en el mundo de las carreras en Cataluña, pero esta es una de las fijas del calendario básicamente por su rapidez. En dos de mis tres participaciones he conseguido mi mejor marca y con cambio de circuito incluido.

Esta fue la principal novedad de este año, junto con el regreso de la salida conjunta de la cursa de 5K y de 10K. Para mi las dos cosas le han restado espectacularidad a la carrera. Hay muchas muchísimas cosas que criticar este año. Y lo voy a hacer desde un punto de vista constructivo porque me gusta esta carrera y quiero que mejore cada año.

La primera decepción fue al llegar el viernes a recoger el dorsal. Como el Centro Comercial dónde se repartían está al lado del trabajo, pues me acerco un momento a eso de las 1800h y .... ups... Tremenda cola fuera del local y una vez me acerco se percibe cierto caos. Intento entrar en el minúsculo local para ver qué dorsal me corresponde y la guardia jurado me dice que no puedo entrar que me tengo que poner a la cola. Le digo que cuando sepa cuál es mi dorsal me pongo, pero no, que tengo que esperar hasta para ver el número. Así que sin decir nada más, me doy la vuelta y me voy a mi casa tranquilamente. No estoy ni para discutir, ni mucho menos para perder el tiempo. Ya en casa leo que el caos fue generalizado desde que habían abierto a las 1500h. Se ve que había que coger el dorsal en una cola y la camiseta en otra y no contaban con que hubiese tanta gente, lo cual no entiendo porque se había batido el record de participación, más de 6000 corredores. Primer error. No se puede mantener la estructura organizativa cuando en 3 años se pasa de 1500 a 6000 corredores. Al día siguiente, no tuve ni que hacer cola. Y ya entregaban dorsal y camiseta en la misma fila. Sugerencia para el año que viene, pues que entreguen dorsales en un pabellón o en un local más grande.

La segunda pega es la de la salida conjunta. Se que se hace en muchas carreras y se acepta, pero el año pasado se hicieron las salidas separadas y eso mejora sustancialmente la calidad de la carrera, ya que no se mezclan ritmos. Los corredores populares podemos salir más fuerte de lo que debiéramos al estar mezclados con la gente de 5K. Pero bueno, este es el mal menor. Lo peor fue el cambio de circuito. En el anterior se daban dos vueltas a un circuito que al menos en dos puntos concretos concentraba a bastante gente, en la salida y al pasar por las calles de L'Hospitalet. Ahora han cambiado la segunda vuelta por un recorrido lúgubre y sin apenas iluminación por el Polígono Industrial Pedrosa. Realmente horroroso. Y si esto ya de por si era malo, no podía dar crédito a lo que vieron mis ojos entre el km 7 y el 8. En ese punto en la Calle Botánica vemos a un nutrido grupo de corredores en dirección contraria a la carrera cuando se suponía que tenían que haber girado a la derecha en la rotonda anterior. Les alertamos que se habían equivocado y en masa dieron la vuelta. Penoso. Cuando mi grupo llegó a la rotonda entendimos el por qué. No había nadie indicando la dirección de la carrera y si no tienes referencia, lo lógico es continuar recto. Me parece lamentable y espero que lo corrijan el año que viene, e incluso que vuelvan al circuito anterior o se busquen una alternativa más atractiva.

En cuanto a la carrera en si, llegaba con muy buen estado de forma y con ganas de hacer una buena marca, pero el día no estaba propicio ya que, al igual que el año pasado, nos tocaba carrera pasada por agua. Al final sólo llovió en el calentamiento, aunque el piso estaba totalmente mojado con lo que los giros podían ser peligrosos. De hecho antes del primer kilómetro ya vi a uno esnafrarse cerca de dónde yo estaba.

Salida

Había quedado con Fernando antes de la carrera pero no nos vimos hasta que nos metimos dentro del cajón. Por cierto, esto ya lo habían mejorado el año pasado y se nota mucho. Apenas nos dio tiempo a charlar un poco cuando ya escuchamos el pistoletazo de salida. Primeros metros prácticamente al sprint. algo que ya viene siendo habitual últimamente. Empiezo las carreras igual que las termino, con 300 metros de sprint que me sirven para colocarme en buena posición para coger mi ritmo de carrera. Con esto, el primer kilómetro lo paso igual que en Bombers en 3:53, para luego ponerme a un ritmo más acorde a mis posibilidades, 4:04. Pero me encontraba muy bien y de nuevo los kilómetros 4 y 5 los paso por debajo de los 4 minutos. Siempre hablo según el Garmin, porque luego la realidad es otra bien distinta. Según mi reloj el km 5 lo paso por debajo de 19' y el tiempo oficial fue 20:35. Muy bueno, en cualquier caso y con posibilidades de marca personal si no me hundía en el km 7 - 8 como me pasa muchas veces.

Así que con ese pensamiento en mi cabeza nos adentramos en las entrañas del polígono. Sí, se que ha sonado como si nos fuese a devorar un monstruo, pero la verdad es que así era. Justo en esa parte de la carrera es cuando más necesitas ver a gente animando para que te dé un subidón de adrenalina que te ayude a llegar al final sin bajar el ritmo. Pero no, ahí no estaba ni el apuntador y de nuevo, el bajón de siempre en el fatídico km 7, aunque esta vez bastante más suave que en otras ocasiones, con lo que no perdí muchos segundos. Sabía que tenía todavía algo de margen, así que en el km 9 apreté los dientes un poco y en el km 10 ya me vacié del todo para terminar con un tremendo sprint de 300 metros a 3:45 y de esta manera conseguir mi MMP (Mejor Marca Personal) en 10K: 41:25.

Como ya viene siendo habitual a los pocos metros de la línea de meta me esperaba Fernando que había llegado un minuto antes. Comentamos la carrera y nos fuimos a estirar dentro del centro comercial para no coger una pulmonía. Fernando no se encontraba muy bien, pero después de unos minutos ya estaba recuperado.

En resumen, gran carrera con marca personal, pero muchas cosas que mejorar por parte de la organización que, por otra parte, no se le puede negar el esfuerzo que ponen, tanto ellos como los voluntarios. Y, por supuesto, aunque nunca la como, agradecer la fideua que reparten al final de la carrera. Desde mi blog, todos lo ánimos del mundo para que esta carrera siga creciendo pero de forma ordenada.

Fideua

La verdad es que en esta edición apenas tengo fotos, así que las que pongo son tomadas prestadas :) Las estadísticas como siempre en GARMIN y mi clasificación de la Lliga Internet es la siguiente después de 18 jornadas. Puesto 173 de la general y 31 de mi categoría:




domingo, 21 de abril de 2013

Cursa Bombers 2013



Antes de comenzar la crónica, vaya por delante que esta carrera se la dedico a mi buena amiga Nancy que no la pudo correr por un problema con los isquiotibiales, después de haberse sacrificado y entrenado como una verdadera campeona. Ánimo, a recuperarte y a por la siguiente!!!

Esta edición era mi tercera participación consecutiva en la que es la carrera con más participantes (los que van de paseo en la de El Corte Inglés no cuentan), la más espectacular y una de las más rápidas del circuito barcelonés. Los días previos estuve entrenando muy bien y esperaba hacer una gran marca, si la salida no se complicaba mucho. A pesar de estar organizada por cajones (demasiados en mi opinión), cada cajón acoge a muchísima gente ya que ocupan los 6 carriles de la Avenida Marques de L'Argentera.

Como este año iban a participar muchos de mis amigos, decidí hacer una quedada por Facebook. Todo un éxito!! El día se presentaba fantástico para correr con unos 12 grados y cielo despejado. Así que a las 0900 de la mañana, en la puerta de la Estació de França empezó a llegar la gente convocada. Los primeros Rubén y Arancha que venía de tarragona. Después llegaron Jose Pelegrín, Nancy, Ana, Fran, Rosa y finalmente Chus y amigas. En fín, que me hizo mucha ilusión poder juntar a tanta gente que normalmente veo por separado y en ambientes completamente distintos. Faltaba Fernando que sí se unió a la post-carrera.


Rubén, Jose, yo, Rosa, Fran y Ana.. Gracias Nan por la foto


Pues con tan buen humor nos dispersamos después de hacernos la foto de grupo (faltan Nan, que fue la que la hizo, Chus que llegó más tarde y Fer que no llegó..) y por mi parte me fui a calentar un poco en compañía de Jose. Todo el pescado estaba vendido, así que sólo a esperar que todo saliese sin complicaciones. En este tipo de carreras es muy fácil tropezar y que se vaya toda tu táctica al traste.

Ya metido en el cajón me encuentro con Fernando. Siempre estamos en el mismo cajón porque aunque él es más rápido, no ha conseguido bajar de 40' que es dónde normalmente se hace el corte, aunque depende de las carreras. Tenía curiosidad por cómo iba a ser la salida. El listón estaba muy alto con un grupo imitador de ACDC en el 2011 y la espectacular salida a ritmo de El Último Mohicano con violines, gaitas y tambores. Nada de eso. Un emotivo y respetado minuto de silencio en homenaje a las víctimas del atentado de Boston, y música disco a todo volumen. Sinceramente, me quedé un poco decepcionado, pero luego pensé que la crisis toca a todos los sectores e incluso Nike ha de recortar dónde pueda. En cualquier caso, la salida de esta carrera es siempre espectacular con tanto corredor y la espectacular estructura con pantalla de dónde cuelgan los marcadores de tiempo.


Espectacular salida! Chicos de azul y chicas de naranja


La salida, al igual que el año pasado, fulgurante. Yo, particularmente, no tuve problema de tropezones y empujones. Los que salimos delante la verdad es que vamos todos más o menos al mismo ritmo y se corre bien aunque hay que tener cuidado. Mi idea era salir fuerte los dos primeros km, controlar el tercero que es el de la segunda parte de la subida al Paralel y luego volver a coger ritmo hasta el km 7 en el que aceleraría de nuevo.


En primer plano con gafas de sol y pañuelo rojo en la cabeza, Jose chupando cámara


La primera parte del plan salió bien. Primer km a 3:54 y segundo a 4:03. La subida controlada a 4:11 y luego de nuevo me pongo alrededor de 4:05. Todo marchaba según lo planeado. Ahora sólo quedaba mantener el ritmo una vez pasado el km 5 y aumentar al final. No pudo ser. El km 6 se me fue a 4:12 y aunque recuperé en el km 7 aprovechando la bajada del Passeig Sant Joan, el 8 y el 9 también se me marcharon un poco. A pesar de todo, sabiendo que había hecho bastante rápido la primera parte, con apretar un poco en el último kilómetro haría buena marca. Así que bajé Via Laietana a todo lo que daba para pegar un tremendo sprint por Marqués de L'Argentera para cruzar la meta en 41:51. No era lo que tenía en mente, pero no deja de ser mi tercera mejor marca en la distancia, a sólo 4 segundos de la segunda, con lo que terminé muy satisfecho.


Entrando en meta con mi particular homenaje a las víctimas de Boston

Al poco de cruzar la meta ya me encuentro con Fernando 40:24 y un poco más adelante con Rubén que va como un tiro 39:03. Vamos que en poco más de dos minutos entramos los tres. Así que tranquilamente charlando nos acercamos a la zona de avituallamiento a por la bolsa con la bebida, que falta nos hacía a los tres. Rubén se quejaba de los metros de más que le daba su reloj. El mío también. Es algo que ya viene siendo habitual y contra lo que no se puede hacer nada, pero en una carrera de 10K no creo que por no seguir la cuerda todo el rato, vaya haber un desvío de 200 metros, que al final son 40 preciosos segundos. En fin, tampoco es para darle muchas vueltas porque no lleva a ningún sitio, aunque lo curioso es que a todos nos dan km de más. Realmente curioso.


Rubén y yo con el 'aparecido' Fernando. Los tres muy satisfechos con el resultado


En este punto Rubén se marchó a buscar a Arancha y a por la ropa y nosotros nos dirigimos al Anduriña dónde había convocado a la gente para después de la carrera. Allí estaba ya Jose esperando que había llegado mientras me cambiaba en el coche y luego llegaron Chus y sus amigas, con la sorpresa de que también apareció su prima Reme. De los que no supe nada fue de Fran, Nan, Rosa y Ana, aunque sé que Fran no pudo conseguir bajar de 50' y Rosa y Ana hicieron muy buena carrera y se acercaron mucho a los 60'. En la siguiente seguro que lo consiguen.


El gran Chema. Un ejemplo a seguir


Y con esta festividad, termina una nueva aventura que realmente disfruté en compañía de mis amigos. Muchísimas gracias a todos por haber hecho de esta carrera un momento maravilloso. Y luego me pregunta que por que corro!! Pues por momentos como estos que no tienen precio.

Como siempre, estadísticas en GARMIN CONNECT y fotos en GOOGLE+ (esta vez algunas robadas de La Bolsa del Corredor a los que les agradezco que se tomen las molestias para disfrute posterior de los corredores).

Sigo mejorando posiciones en la Lliga después de 14 jornadas y ya estoy en el puesto 220 de la General y en el 42 de mi categoría:






domingo, 7 de abril de 2013

35 Cursa El Corte Inglés





Después de la divertida Cursa El Corte Inglés del año pasado con Alain, Jose y Donato, este año tocaba ponerse más serio para intentar bajar de los 50 minutos, algo que, por el estado de forma y los tiempos de las carreras que este año, no debería ser complicado, salvo catástrofe en la siempre complicada salida.

Los días previos hacía algo de frío con lo que no sabíamos que nos íbamos a encontrar el día de la carrera. Y lo que encontramos fue un día fantástico para correr, con sol, pero unos 10 grados a las 0830 de la mañana.

Había quedado con Fernando para rodar un poquito antes de la carrera, así que sobre las 0800 llegué al Arc de Triomf, dónde iba a dejar el coche, un poco alejado del bullicio, pero a la distancia perfecta para hacer un suave rodaje hasta la zona de salida.

Al salir de tomar el cafecito que siempre me sienta tan bien, ya estaba Fernando estirando un poquito. Charlamos, nos fuimos al coche a dejar la ropa que nos sobraba y ya con la indumentaria runner nos pusimos a rodar un poco por el paseo Lluis Companys para luego dirigirnos tranquilamente a la zona de salida. Una salida organizada por cajones para los 8700 corredores con chip. El resto hasta 72000 saldrían desde la Plaça Catalunya. Esta popular y particular carrera es, para mi gusto, la peor de todo el circuito, pero como puntúa (y además triple) tanto para la Lliga Championchip, como para la Challenge BCN10K, pues es de obligatorio cumplimiento. No me gusta por dos motivos. Uno es la gran aglomeración de gente que hay en esta carrera. En teoría hay sitio para todos, para los que queremos correr, para los que quieren iniciarse, para los que quieren pasear, para los que van de cachondeo. Sinceramente es un gran día de fiesta. Lo que no puede ser es que la gente que va a pasear o de cachondeo se meta en el medio de la carrera una vez desaparecen las vallas de los cajones. Es un peligro para todos. Para nosotros que vamos a una velocidad suficiente como para pegarnos un buen piño y para ellos que lo más probable es que se lleven empujones y codazos cuando pasamos. Pues año tras año la salida es un verdadero caos. Eso sí una vez pasado el primer kilómetro ya estamos cada uno en su sitio. Pero antes de llegar a este punto y comenzar con la crónica de la carrera en si, mencionar que, una vez en el cajón nos encontramos con Javi, cosa que ya viene siendo habitual en las últimas carreras. La verdad es que nada más salir nos perdimos entre toda la gente y no tengo ni idea de cómo terminó. Espero que haya hecho una buena carrera.

El caos se apodera de la salida

El otro motivo por el que no es una de mis carreras favoritas es la exigencia de este circuito. La subida a Montjuic es demoledora, porque se hace en tres tramos que parecen el Dragon Khan. El primero que pasa por el Poble Espanyol es el más llevadero. Es largo, de un kilómetro más o menos pero con una pendiente aceptable. Después viene una fortísima bajada por detrás del complejo olímpico para iniciar una terrible subida de unos 500 metros que nos deja a las puertas del Estadio. Aquí viene la mejor parte de la carrera. Esa vuelta olímpica al tartán azul del Estadi que pone los pelos de punta a cualquier atleta, sólo con el recuerdo de Rebollo encendiendo el pebetero o el increíble oro de Fermín Cacho en los 1500. En fín que se hace corta para tantos momentos inolvidables de aquellas fantásticas Olimpiadas que todo el Mundo recuerda con especial cariño.

Lástima de gradas vacías. Todo un lujo poder dar una vuelta en el tartán de este Estadi

Y después de esa emotiva vuelta, la realidad se vuelve a apoderar de nosotros al salir del Estadi. Otro tremendo repecho antes de coronar el punto más alto de la carrera. Avituallamiento casi obligatorio y llega el descenso. Un descenso a tumba abierta que en el momento de la carrera no se nota, pero que al día siguiente se recuerda en forma de sobrecarga de cuádriceps. En ese momento ya sabía que iba a rebajar mi marca y que bajaría cómodamente de los 50 minutos. La salida la había hecho en 4:20, muy buen tiempo para lo complicada que es. Después dos kilómetros estabilizados a 4:10 la subida a 4:25, para luego hacer el peor kilómetro justo antes de entrar en el Estadi, 5:06. La bajada, como decía, a tumba abierta marcando los kilómetros 7 y 8 a 3:55 y 3:51. Una vez terminada la bajada por la calle Lleida, enfilamos Floridablanca en dirección a la Ronda San Antoni dónde estaba el K10. A partir de ahí 770 metros hasta la línea de meta que cubrí a un ritmo de 4:02 para cruzar la meta en 47:09 y encontrarme con Fernando que había entrado un poco antes.

Muy contento con la carrera y con la sensación de que incluso podría hacer mejor tiempo, así que el año que viene despejaré la duda.

Feliz después de la carrera

Y con esta prueba abandono el fondo hasta Octubre para dedicarme al medio fondo con las diversas carreras de 10K que me darán el punto de velocidad que necesitaré en Noviembre en la Maratón de Valencia.

Las estadísticas las podéis ver en GARMIN y la clasificación de la Lliga después de esta carrera queda como sigue: