domingo, 10 de marzo de 2013

XVIII Mitja Gavá



Con muy pocos entrenos desde la Maratón de Sevilla me presentaba a mi segunda participación en la Mitja de Gavá, dónde el año pasado había conseguido mi mejor marca personal en la distancia gracias a los chicos de corredors.cat que llevaban el globo de 1:35. El objetivo esta vez era completamente distinto. Bastante menos ambicioso. Simplemente hacer una carrera aceptable bajando de 1:40, un objetivo he podido mantener desde que bajé la primera vez en Sitges en Enero del año pasado. La idea es conseguir llegar relativamente cómodo a la meta en esta distancia y a este ritmo, cosa que de momento no hago. Llego bien, pero sufriendo y si quiero afrontar una Maratón a ese ritmo tengo que mejorar muchísimo más. Pero todo llegará.

Centrándome ya en el día de la carrera, la verdad es que nos llevamos una doble sorpresa desagradable. Mucha más calor de la que contábamos y viento, el ya conocido Garbí soplando bastante fuerte entre los km 8 y 10 y más adelante entre el 16 y 19 un cambio a Noroeste que también nos perjudicó bastante.

Después de un buen calentamiento dónde estuve conversando un buen rato con otro corredor al cual envidio porque ya ha conseguido dejar de mirar al reloj, y de un pequeño rodaje de 1Km desde dónde había dejado el coche hasta la línea de salida donde casualmente me volví a encontrar a Matías, el chico con el que estuve charlando al terminar la Maratón de Sevilla. Tenía la idea de ir a 1:31, pero al final terminó en 1:33. Buen tiempo en cualquier caso y buena preparación la que lleva para la Maratón de Madrid que correrá en Abril. Desde aquí, toda la suerte del mundo para él.

Pensaba que iba a hacer más frío del que realmente hizo... Error!!

La salida fue muy limpia para no tener cajones. Parece que la gente se va concienciando de que no tiene sentido ponerse delante de todo si no eres capaz de correr a 3:30 o menos, así que parecía que realmente nos habíamos colocado exactamente por tiempos, porque no hubo ni empujones ni tropezones ni nada. También es verdad que eramos pocos (unos 1000) y la salida era amplia.

Salida cómoda

Después de un par de toboganes para librar el puente del tren y el de la autopista, enfilamos la larga recta que nos llevaba hasta Gavá Mar. La verdad es que iba corriendo muy cómodo alrededor de los 4:30, cosa que me sorprendía porque no me veía recuperado al 100% de la Maratón de Sevilla. Delante, a unos 50 metros llevaba como referencia la gorra color pistacho de Javi, otro asiduo de las carreras con el que suelo coincidir en meta en las de 10K y que iba acoplado a un grupo en el que estaban dos chicas.

Así que los kilómetros iban cayendo hasta llegar al Km 8 dónde nos metimos en el Passeig Maritim y nos encontramos de frente con el terrible Garbí. Dos kilómetros de sufrimiento que nos dejaban en el Km 10 que estaba justo al lado de mi casa y en dónde por fin girábamos 180º para llevar el vieto de cola. Allí estaba Kasia para animar y también para ayudar a la organización porque parece ser que se quedó con los chicos del avituallamiento de agua porque no daban abasto.

Javi y Jose entrando en meta. Casualidad, porque yo los conozco a los dos y ellos no se conocen de nada

Justo ahí crucé un par de palabras con Jose, un corredor que llevaba al lado durante algunos kilómetros y que también se quedó bien aliviado en cuanto giramos. A partir de ahí la carrera ya se puso cuesta arriba y no precisamente por la pendiente ya que es totalmente llana, sino porque se empezaba a notar el fuerte ritmo y la falta de entrenamientos constantes. Así que primero me puse a ritmo Juan Luis Guerra, o sea, a 4:40, y luego los últimos 5K lo bajé un poquito más hasta los 4:55. Es cierto que podía haber forzado un poco y ganar un minutillo, pero cómo ya sabía que iba a bajar de 1h40m no quise forzar y preferí reservar algo de fuerzas para la Vig-Bay, la Media Maratón que correré en Vigo la semana que viene.

Otra Mitja más para el cuerpo

En meta me volví a encontrar con Jose que había entrado un par de minutos antes que yo, y con Matías que creo que, al igual que yo, todavía tenía cansancio acumulado de Sevilla.

Con esta Mitja, ya van 5 terminadas este año, todas por debajo de 1h40m y la de Santa Pola a sólo 9 segundos de mi mejor marca personal. Unido a la Maratón de Sevilla, se puede decir que he empezado el año a toda mecha. Ahora a disfrutar en la Vig-Bay y a preparar la temporada de los 10000, esas carreras locas y rapidísimas que inundan el calendario primaveral. El objetivo, superar esa marca lograda en la Cursa de los Nassos de 41:29. Va a ser difícil por la calor y humedad, pero seguro que me lo pasaré genial intentándolo.

Relajado en casa antes de la merecida ducha

Las poquitas fotos que hay las podéis ver en GOOGLE+ y las estadísticas de la carrera en GARMIN.

De momento en la Lliga Internet 2013 voy en el puesto 174 de la general y en el 33 de mi categoría. Y con este resumen de carreras os dejo hasta la próxima semana que escriba la crónica de la Vig-Bay. Salud y Kilómetros


No hay comentarios:

Publicar un comentario