domingo, 27 de enero de 2013

14 Mitja Marató Terrassa



Con la Mitja Marató de Terrassa llegaba mi tercera Mitja consecutiva, algo que nunca había hecho antes en mi vida. Forma parte del plan de entrenamiento para preparar lo mejor posible la Maratón de Sevilla y todavía me quedará una cuarta, la Mitja de Granollers.

El caso es que voy corriendo Medias Maratones como quién se come un plato de espaguetis y quizás ni yo mismo le estoy dando el valor que realmente tiene, sobre todo teniendo en cuenta que las estoy haciendo todas por debajo de 1:40 y que no hay tiempo para recuperar entre una y otra.

Nunca había corrido en Terrassa, pero ya en lo que fue la recogida del dorsal me pude dar cuenta de que no iba a ser nada sencillo. No veía ni un tramo medianamente plano. El pequeño recorrido en coche por Terrassa aventuraba una Mitja durilla con muchas cuestas y bastante frío. Por cierto, para poder calentar bien, detallazo de la organización que nos regaló una sudadera bien gorda que hizo su función perfectamente al día siguiente.

Recorrido y perfil de la carrera

Ya metidos en el lío, el día de la carrera se presentaba bastante frío. En Castelldefels unos 8 grados y llegando a Terrassa, ni frío ni calor, 0 graditos. Llegue con bastante tiempo y al aparcar justo delante de mi coche había un coche con corredores del club Corredors.cat. Y entre ellos Jordi, el chico que llevaba el globo de 1:35 en la Mitja de Gavá del año pasado. El no se acordaba (lógico), pero yo sí, así que le saludé y me estuvo comentando que saliese prudente porque era un circuito tobogán con fuertes subidas y bajadas. Ya lo comentaré más adelante, pero no se equivocó lo más mínimo.



Así que después de un paseillo hasta la zona de salida y meta, y de un café con leche para entrar en calor, empecé la parte de estiramientos y calentamiento, para luego ponerme a rodar 4K, algo que estoy cogiendo como una buena costumbre y que me deja con los músculos tonificados justo antes de la carrera. Y para mantenerlos calentitos, esta vez me llevé una de las mantas doradas térmicas de las balsas salvavidas que me vienen de perlas. No tienen el glamour de la 'mylar blanket' de la Maratón de NYC, pero hacen exactamente la misma función, que no es otra que la de no perder el calor del cuerpo.

Como curiosidad, mientras que rodaba ya en dirección al cajón de salida, escucho justo detrás de mi alguien que me llama por el nombre de mi camiseta, o sea, Mostovoi. Me giro y dos corredores se ponen a hablar conmigo y me preguntan si yo escribo un blog (te suena de algo Fernando?) Les digo que sí y me comentan que estaban buscando datos de la Mitja de Granollers (si no recuerdo mal) y se quedaron con el tema de la camiseta del Celta. Me dicen que fueron dos de los damnificados de la Maratón de NY del año pasado y que, ya que tenían el entrenamiento hecho, se habían apuntado a la Maratona di Roma. Así que desde este blog me gustaría desearles toda la suerte del mundo a Juanma e Ismael, que haga un día fantástico el 17 de Marzo y que disfruten de una de las maratones más bonitas del mundo (a pesar de los adoquines).

Ya metidos en faena, la salida, como casi todas, bastante complicada aunque pude marcar un ritmo de 4:30 en el primer y segundo km. Mi intención era ir con el globo de 1:35, pero con el lío de la salida se me escapó al principio, aunque lo tuve a la vista casi toda la carrera.

A taberna do meu compadre fun polo vento e vin polo aire.....

Los primeros kilómetros ya apuntaban a una carrera dura. Del Km 4 al 7 una fuerte subida donde ya se veía a muchos corredores empezar a sufrir. Yo, la verdad es que me encontraba bien y aunque la notaba, iba bastante bien, adelantando a mucha gente. Después vino un tramo más o menos llano de ida y vuelta para llegar al km 10 que paso en 45:35 haciendo los  dos parciales de 5K casi idénticos (22:49 y 22:47).

El km 11 se volvía a complicar con una subida en la primera parte y luego una pequeña bajada que, tras un giro de 180º nos ponía de nuevo cuesta arriba para hacer casi un kilómetro hasta alcanzar el kilómetro 12. A partir de ahí, y prácticamente hasta el km 17 el circuito era prácticamente descendente, con lo que aproveché para ganar algunos segundos que me vinieron muy bien visto lo visto. Y lo visto era la Rambla. Prácticamente tres kilómetros durísimos por la parte de la carrera en la que estábamos y que terminaban con un giro de 90º y la pendiente más fuerte de toda la carrera. Hasta ese momento iba a un ritmo que me podía dejar cerca del 1:35, pero a mitad de subida, decidí que no era el momento de hacerse el valiente y que lo más sensato era acabar lo mejor posible.

Últimos metros

Así  que con estos pensamientos me fui acercando poco a poco a la zona de meta donde me esperaban Nan y Fran, éste último autor de las fantásticas fotos de esta crónica. Me recreo saludándoles y ya, el último kilómetro y medio lo hice rodando, sólo aprentando un poquito en la recta de meta animando a la gente justo antes de cruzarla en 1:37:02 un gran tiempo dados dos factores: el circuito tobogán y los 500 metros de más que marcó mi reloj y el de muchos otros que lo estaban comentando mientras nos dirigíamos a recoger la bebida. Lo más llamativo son los parciales de 5000, los cuatro prácticamente idénticos:


Después de recuperarme un poco, un suave rodaje hasta el coche para cambiarme y volver a la zona de meta para encontrarme con Fran y Nancy y agradecerles el apoyo y las fotos. Nuestro próximo encuentro running será en la Mitja de Barcelona del 17 de Febrero en la que acompañaré a Nancy en lo que será su primera Mitja Marató. Espero que la primera de muchas.

Objetivo a la vista

Y con esta carrera, llego a la penúltima etapa de mi plan de entrenamiento. El Domingo 3 de Febrero correré la Mitja de Granollers, para luego bajar el ritmo progresivamente para llegar en perfectas condiciones a Sevilla.

Las estadísticas de esta carrera en GARMIN y las fotos (que son secuenciales) en GOOGLE+  De momento, la clasificación de Lliga Championchip va así:


Salud y Kilómetros

domingo, 20 de enero de 2013

XXIV Mitja Marató Santa Pola



Continúa imparable el nuevo año y después de una buena carrera en Sitges, hoy tocaba darlo todo en la reconocida Mitja de Santa Pola. Hace ya tiempo que un amigo insistía en que viniese a correr esta carrera que había un ambiente muy bueno y una buena organización. Desde luego, la cosa pintaba bien por lo visto en la página web, y en el Facebook de la carrera. Muchísima información día tras día. Bien, he de decir que Joaquín se quedó corto con los elogios. Pero, como diría Jack el Destripador... 'vamos por partes'.

La aventura comenzó el sábado por la mañana. Viaje hasta Santa Pola con la amenaza de la Ciclogénesis Explosiva que apenas se hacía notar en el Mediterraneo, pero que parece que quiso dar un serio aviso llegando a Alicante. Tremenda tromba de agua con un fortísimo viento. La entrada a Santa Pola no fue precisamente la que yo me había imaginado. Lloviendo, mucho viento y las calles inundadas hasta el tobillo. Mal asunto para intentar hacer una buena marca al día siguiente.

Quedé con Joaquín cerca de dónde sería la salida de la carrera y fuimos hasta el hotel a dejar las cosas. Ya se respiraba el ambiente con corredores por las calles. Después me llevó a comer con sus amigos y la verdad es que lo pasamos en grande. Se supone que el día anterior a una carrera importante la alimentación es muy importante, pero la verdad es que nos metimos un festín de agárrate que hay curvas. Eso sí, con el vino me controlé ya que sólo bebí agua. Al terminar la comida, fuimos a recoger el dorsal y la camiseta al Castell de Santa Pola para luego ir hacia la zona de meta dónde se celebraban las carreras de los pequeños. Sólo ví un par porque hacía mucho viento y fresquito, con lo que la mejor opción fue quedarse en el bar con los amigos. A eso de las 2000h me fui a descansar al hotel y a las 2200 ya estaba durmiendo. No tenía que madrugar demasiado porque el hotel estaba a 200m de la salida, pero realmente estaba cansado.

Últimos doscientos metros

El domingo amaneció bastante más calmado que el sábado para nuestra suerte. Me levanté con mucho margen de tiempo para desayunar tranquilamente, dar un paseillo para ver el ambiente previo y hacer un buen calentamiento. Varié un poco el desayuno habitual, cambiando el té por café con leche y añadiendo un plátano que siempre es bueno. Después, un paseito para sacar algunas fotos en la línea de meta y salida y hacer un reconocimiento previo del recorrido en su parte inicial. El día estaba perfecto, unos 12ºC, el viento había remitido y el sol asomaba por Levante. Así que con ese buen panorama volví al hotel para estirar un poco y volver a salir, ya preparado para hacer un buen calentamiento. Decidí calentar siguiendo los primeros kilómetros del recorrido, concretamente hasta el km 2 dónde giré hacia la playa para continuar por lo que serían los kilómetros 19, 20 y 21. Al final, 5 kilómetros de calentamiento a un ritmo tranquilo de 5:30 que me dejaron a escasos 15 minutos para la salida oficial. Las sensaciones eran muy buenas y el ambiente excepcional con 8000 corredores dispuestos a superar sus retos y a disfrutar de un gran día.

Preparando la línea de meta  a lo grande: Gradas, alfombra, pantalla de vídeo....

La salida (me comentaron después que era la primera vez) estaba organizada por cajones y a mi me asignaron el tercero, con los corredores de 1:20-1:29, lo cual fue una gran noticia porque iba a tener una salida muy limpia. Bueno, no lo fue tanto, pero es normal con tanto corredor. A pesar de que íbamos por una calle bastante amplia, es complicado siempre acoger a 8000 corredores que buscan colocarse bien en los primeros metros. Pasados esos 400-500 metros iniciales ya se podía correr muy bien y sin problemas. El primer kilómetro lo paso en 4:11, bastante rápido, pero muy cómodo. Quería seguir al globo del 1:30, pero se me escapó ya antes de ese primer kilómetro y decidí que no era cuestión de quemar energías tan pronto. Así que me puse a un ritmo entre 4:11 y 4:17 que conseguí mantener prácticamente hasta el km 9 dónde llegó la primera sorpresa. De la carretera nos hacen girar hacia la playa y hacemos unos cuantos metros por arena. Era dura, pero era arena. El giro realmente cortaba el ritmo y después de la arena enlazábamos con un largo, largísimo paseo y bastante incómodo para correr por su estrechez. Allí estaba el kilómetro 10 y no me encontraba ya tan cómodo como antes. Me quedé muy sorprendido porque justo en la alfombra del km 10 había un marcador con la velocidad de paso: 4:26 en ese momento. Me llamó la atención porque ya llevo unas cuantas carreras y nunca lo había visto. Luego había otro en el km 15.

Todavía con cara de sueño en la línea de meta

Una vez pasado el km 10 llegó lo que para mi fue la peor parte del circuito. Un giro de 180º con fuerte pendiente justo antes del arco del km 11. Un inciso en este punto. Todos los kilómetros de la carrera estaban marcados con arcos hinchables, lo que estaba realmente bien, porque psicológicamente, al verlos en la distancia, te esforzabas más por llegar a ellos y así mantener el buen ritmo. Bueno, vuelta al km 11. Con ese giro, un par de toboganes entre el km 11 y el km 12 y el viento en contra durante los km 11 y 18 hicieron que mi ritmo se resintiese bastante y ya no fui capaz de bajar de 4:30 en en resto de la carrera, salvo en los dos últimos km.

El Castell dónde estaba la Fira del Corredor

Los kilómetros 14 y 15 pasaban por las calles del centro y el ambiente era increíble. Lleno de gente a ambos lados de la calle animando y dando mucho color a la carrera. A partir del km 15 vino la parte más complicada porque significaba volver por dónde habíamos hecho los primeros kilómetros y el viento soplaba bastante fuerte. Todavía iba con margen para hacer muy buena marca así que aguanté todo lo que pude al ritmo que iba a pesar del viento. Se me pasaron un par de slogans de dos grandísimos corredores. Uno de Josef Ajram 'Where is the Limit', porque pensaba que realmente mi límite estaba ahí, y luego la otra, más positiva, de Chema Martínez 'No pienso, CORRO', así que ahí seguí corriendo sin bajar el ritmo.

Con esos pensamientos pasé los kilómetros 18 y 19 sabiendo que podía hacer una buena marca, pero no la que yo esperaba.  Y justo ahí me pasa el globo del 1:35 lo cual fue lo mejor que me podía suceder porque me piqué conmigo mismo y me propuse llegal al menos al mismo tiempo que ellos. Así que me puse a rebufo y a falta de 300 metros ya con el calor de la gente y con la meta a la vista, lancé un ataque, estilo Bekele en sus mejores tiempos, y dejé atrás al globo y a unos cuantos corredores para entrar con el crono 1:35:04 y con un tiempo oficial de 1:34:42, a tan sólo 7 segundos de mi record personal. Una lástima pero muy contento por haber bajado por segunda vez de 1:35 en 20 Medias Maratones que ya he corrido en mi vida.

Mi amigo Joaquín y Joaquín Jr.

La zona de meta sensacional, con pantalla gigante, alfombra roja y azul los últimos metros y un avituallamiento que parecía un todo incluido de un buen hotel con manzanas, naranjas, plátanos, zumo, cerveza, coca-cola, gatorade..... Todo realmente bien organizado y un ambiente realmente excepcional. Mi amigo Joaquín no exageraba absolutamente nada cuando decía que era una de las mejores Medias de España. Me olvidé comentar que a todo lo dicho hay que sumarle el cartel de corredores de éltie con 5 etíopes y otros tantos keniatas a los que había que sumara a Fabián Roncero, Abel Antón y Martín Fiz por mencionar algunos de los más conocidos. Posiblemente no sea mi última participación en esta carrera. Me quedó el mal sabor de boca de haberme quedado a esos 7 segundos de mi marca, así que quién sabe, quizás el año que viene lo intente de nuevo.







Y antes de terminar la crónica dos cosas. Una, como siempre las estadísticas en GARMIN y las fotos en GOOGLE+, y la segunda y más importante, dar las gracias a Joaquín, Jose, Carlos, Ramón y Paco por un fin de semana fantástico en el que me han tratado como uno más de su pandilla y que han hecho que la experiencia y el viaje hayan sido muchísimo mejores de lo que me imaginaba. Y eso que iba con unas altas expectativas. Muchísimas gracias chicos!!!!

Y sin descanso, a por la tercera Media consecutiva, la Mitja Marató de Terrassa. La próxima semana os la cuento. Hasta entonces... Salud y Kilómetros!!!

domingo, 13 de enero de 2013

XXX Mitja Sitges


Y con la Mitja de Sitges, como ya es tradicional, empieza un nuevo año runner. Tercera participación consecutiva y tercer cambio de recorrido en un intento de la organización de hacer un circuito más rápido y cómodo para los corredores. A mi particularmente me gusta más que los anteriores. Se ha recortado la larguísima y empinada recta de la carretera que une Sitges con Vilanova (por segundo año consecutivo) y ahora se recupera ese kilómetro (más o menos) con un rodeo al campo de Golf que es algo más ameno, aunque no me gusta nada el doble giro de 180º, en la carretera y al final del campo de golf. Eso supone parar y arrancar cuatro veces en la carrera, con el consiguiente tiempo que se pierde y, por supuesto, el esfuerzo adicional para recuperar ritmo. El resto, igual que el año pasado, con un circuito que transcurre por las estrechas y bonitas calles del centro de Sitges en el que lo más destacable es la animación. Dos vueltas al circuito y bonito final en el paseo.



De nuevo, al igual que en la Cursa dels Nassos hice unos buenos estiramientos y un rodaje suave de cuatro kilómetros antes de la salida oficial. La verdad es que no estaba el tema para quedarse quieto con el frío que hacía. Salía en el segundo cajón y me coloqué bastante bien, al principio de todo con lo que al levantar la cinta, estaba justo detrás de los más rápidos de la clase. Y pasó lo que ya me imaginaba. Que el primer kilómetro lo hice a ritmo de 10K en 4:07 contagiado por el ritmo que llevaban los que hasta aquel entonces eran mis compañeros de carrera, que poco a poco se fueron distanciando como era lógico mientras que yo me ponía a un ritmo más a mi medida, aunque sin ser el que yo había planeado.

Con la camiseta verde de Bikila, Roger Roca, todo un clásico de las Cursas catalanas. Por supuesto, ganador de la Mitja

Concentrado desde el minuto 1 (no cómo el de negro... :) )


La idea pre-carrera era salir tranquilo, alrededor de 4:45 hasta el km 15 en dónde pretendía subir un poco el ritmo para terminar en 1:38:30, un tiempo decente que me permitiría terminar relativamente fresco y entrenar bien durante la semana para darlo todo (verdad Fernando?) en la Mitja de Santa Pola del 20 de Enero. Y como siempre los planes pre-carrera nunca salen ni parecidos.... Con esa salida tan rápida el ajuste se fue alrededor de los 4:25 que mantuve hasta mitad de carrera dónde ya empecé a notar que si seguía a ese ritmo no iba a poder entrenar en toda la semana. Así que decidí invertir el plan y ponerme a ritmo Juan Luis Guerra, o sea, a 4:40 y rodar cómodo el resto de la carrera. Y así fue, disfruté mucho de la segunda mitad de la carrera en dónde me encontré con Braulio en el km 16. Bueno, más bien se encontró él conmigo, porque había salido más retrasado y venía con un ritmo bastante más alto que el mío. Así que después de saludarnos me dejó atrás y tiró millas. Y yo a lo mío, manteniendo mi ritmo y disfrutando de la carrera y con la gente que nos animaba, hasta cruzar la línea de meta en 1:38:25, 5 segundos menos de lo que había planeado con el Excel, aunque con la táctica completamente cambiada. Realmente sorprendente.

Fresco como una lechuga



Lo más importante de esta carrera es que terminé relativamente fresco, entrenando bastante bien ayer martes y con muchas ganas de que llegue la Media del Domingo, en dónde el plan ya es algo más ambicioso. Intentaré bajar de 1:32 si las condiciones de carrera son buenas, o sea, ni mucho viento, ni demasiada calor. Al contrario que en Sitges, en Santa Pola sí que me voy a sacrificar hasta el final. Por lo que estoy viendo en su página de Facebook parece que va a ser una gran carrera con una grandísima organización. Ya os lo contaré la próxima semana. Y por cierto, hablando de organización, la de Sitges de 10!! Bueno, de 9,5 porque el chalequillo que regalaban..... Pero bueno, hay que valorar el esfuerzo y la originalidad. Todo lo demás genial. Los cajones de salida, avituallamientos, voluntarios, todo el circuito marcado con líneas azules en el asfalto y, por supuesto un magnífico avituallamiento en meta con naranjas, plátanos, agua y Powerade. Un gran inicio de año.

Si queréis echar un vistazo a las estadísticas podéis pinchar en este enlace a GARMIN y esta vez el reportaje fotográfico se reduce a lo que he publicado en el blog. Arranca la Lliga Internet y este es mi primera clasificación. El objetivo, superar mi puesto 174 del año pasado. De momento arranco un poco retrasado, pero quedan muchas semanas para ir ganando terreno.