lunes, 31 de diciembre de 2012

14 Cursa dels Nassos



Y después de 364 días de los cuales, 102 fueron de entrenamientos, 19 de carreras y  con 1384 Km en mis piernas, llegaba la última carrera del año, la Cursa dels Nassos, una carrera multitudinaria con la que se cierra el año natural running, que no mi temporada, que empieza en Septiembre por lo que en estos momentos esta en su segundo tercio y yo estoy todavía buscando mi estado de forma óptimo.

La verdad es que aunque no creo que esté todavía en mi pico de forma esta temporada, llegaba a la carrera con la clara intención de darlo todo (verdad Fernando?) y hacer una buena marca para cerrar un gran año runner.


Explorando la zona de salida y meta

Aunque nunca he subido al terminar, me siento como un ganador

La semana de la carrera no había entrenado tan bien como quisiera por unos ligeros problemas de respiración. Con el frío me suele pasar que se me acentúa un poquito el asma, que lo único que hace es que me cueste más entrenar.

La carrera de hoy contaba con 11000 corredores repartidos en cajones. A mi me tocaba el naranja que era el tercero. Realmente la diferencia entre salir con los que corren a tu ritmo o más atrás es abismal.

Después de hacer un muy buen calentamiento, porque hacía un poco de frío, me dirigí corriendo al cajón poco antes de la salida. Allí, como ya viene siendo habitual en las últimas carreras me encuentro con Fenando para comentar un poco los últimos entrenos y nuestras tácticas de carreras. Digamos que yo soy Etíope y el Keniata. Lo mío es con premeditación, alevosía y, en este caso, nocturnidad, y lo de él más bien es al libre albedrío. Según se ve en la carrera aprieta o reduce. De momento, yo sólo le he visto apretar.

Comentando la jugada con Fernando

La salida la verdad es que fue de las peores y más caóticas que recuerdo. A pesar de los cajones la gente iba a ritmos mucho más bajos de lo que se suponía y a esto había que añadir los impresentables piratas sin dorsal. A ver, yo entiendo que no todo el mundo pueda pagar las inscripciones (que la verdad es que cada vez 'pican' más) y que mola mucho correr por las calles cortadas. Hasta aquí vale. PERO HAZLO DETRÁS DESGRACIADO Y NO MOLESTES!!!!! Yo personalmente adelanté a tres o cuatro que no terminarían esa carrera en menos de 1 hora y se habían metido entre la gente que iba a 40 minutos. Un poquito de respeto por favor que luego hay caídas y tropezones.

Como siempre, la carretera pone a cada uno es su lugar, y a partir del km 2 ya se podía correr relativamente bien. Digo relativamente, porque eramos muchos corredores. El primer kilómetro, a pesar de la mala salida lo hice en 4:06, un poco más lento de lo habitual en mi primer km pero muy bien. El segundo y tercero mantuve el ritmo y casi llegando al cuarto, escucho una voz a mi izquierda: 'Al final siempre terminamos juntos' Era la voz de Javi con su típica gorra. Nos reconocemos fácilmente. El con su gorra y yo con mi pañuelo amarillo. Así que, a partir de ahí compartimos los siguientes dos km codo con codo.

Después del giro de 180º de Ciutadella, que realmente es una putada porque te corta el ritmo totalmente y cuesta un poco volver a recuperarlo, llegábamos al km 5 que pasé en 20:41, un poquito peor de lo que esperaba porque normalmente en la segunda parte me suelo hundir un poco. Una vez bordeado el parque, giro a la izquierda para enfilar la larga, largísima Meridiana. Ahí es dónde perdí de vista a Javi que, por primera vez en cuatro carreras, lo había dejado atrás, aunque no sabía cuanto porque bastante tenía ya con concentrarme en la respiración para no ahogarme. Y con estos pensamientos llegábamos al repecho de Pallars que, realmente me pareció más corto de lo habitual, síntoma de que llevaba un buen ritmo. Una vez superado el repecho, la larga bajada nos dejaba a tres giros de llegar a la Diagonal por dónde transcurrían los dos últimos kilómetros. Al llegar a ese punto sabía que si mantenía el ritmo no sólo podría hacer una buena marca, sino que incluso podría batir mi propio récord de 10K. Así que con algo de sufrimiento, no cesé en mi empeño y mantuve el ritmo en el km 9 e incluso lo aumenté en el 10 con un sprint final realmente bueno que hizo que cruzase la línea de meta en 41:29, bajando 18 segundos mi anterior marca. Podéis ver las estadísticas completas en GARMIN.

Y justo al cruzar la meta casi choco con Kasia, que no me preguntéis cómo, se había colado con la prensa. De ahí las buenas fotos de los primeros clasificados entrando en meta y siendo entrevistados en la tele. Las podéis ver en GOOGLE+. Unos segundos después entra Javi que se ve me tenía a tiro aunque esta vez, por culpa de un resfriado, no me ha ganado. Nos despedimos hasta la próxima carrera y Kasia y yo nos fuimos al sitio dónde habíamos quedado con Fernando. Comentamos el tema de la fatal salida y de los piratas y también cuáles serían las próximas citas. Yo estaré en Sitges, Terrassa y Granollers, y parece que será esta última en la que volvamos a coincidir. Hasta entonces nos deseamos Feliz Año y nos despedimos.

Muy contento (y sudado) con mi nuevo récord

Carles Castillejo cruzando la línea de meta

Las tres chicas ganadoras.

Así que no podría haber imaginado un mejor final runner para el 2012, con una gran marca y con nuevo amigos con los que compartir carreras y experiencias. Y con una gran ilusión por empezar el 2013 y superar nuevos retos. El primero esos deseados 3:30 en la Maratón de Sevilla y el segundo, muy ambicioso, intentar bajar de 3:19 en  Noviembre en Valencia que es la mínima para poder entrar en la Maratón de Boston del 2015.

Con esta carrera también se cierra la Lliga Champiochip en la que he terminado en el puesto 174 de la general (5735 participantes), mejorando 48 puestos mi puesto del año pasado, y en el puesto 94 de mi categoría (2884 participantes). Realmente me encuentro muy satisfecho con estos resultados que, por supuesto, espero mejorar el año que viene.



domingo, 16 de diciembre de 2012

XXIV Mitja Marató Vilanova

Con bastante menos frío que el año pasado se presentaba la 24 edición de la Mitja Marató de Vilanova i la Geltrú. Después de la experiencia del año pasado en la que me pareció una Mitja muy exigente, este año quería intentar mejorar un poco la marca y dejarla por debajo de 1:40 que es el objetivo que me he marcado para cualquier Media Maratón de aquí en adelante. El siguiente paso será dominar el 1:35, pero eso ya vendrá más adelante.

Como comentaba antes, el día estupendo. Sol y unos 12 grados, perfectos para correr, a diferencia del año pasado que hacía un frío tremendo. Así que con tranquilidad fui a recoger el dorsal. Saco la cámara, un par de fotos y me voy hacia los stands dónde nos daban los dorsales. Según me acerco, meto la mano en el bolsillo para coger el DNI y.... ups... Andandará??? Pues sí, se me había caído al sacar la cámara. Justo cuando le iba a contar la historia a la chica que repartía los dorsales, escucho que dicen mi nombre por megafonía, así que le digo que el mío lo tiene el Sr. del micro :)



Con el dorsal después de recuperar mi DNI

Después del pequeño incidente, me voy al coche a colocar el dorsal en la camiseta y calentar un poco. Iba preparado por si hacía frío, pero al final, me quedé sólo con la camiseta de tirantes, porque la térmica me iba a sobrar seguro.

Justo antes de la salida, me encuentro con Fernando. Sabía que iba a venir, pero no lo había visto. Comentamos un poco la jugada, que si a 4:40, que si era su primera Media en mucho tiempo, y cuando menos lo esperábamos....PUM! Cañonazo y a correr!!

Listos para la salida (por cierto, podéis buscar a Wally)

La verdad es que salimos mucho más rápido de lo que yo había pensado inicialmente, pero con la buena compañía los altos ritmos se llevan mejor. Eso sí, a la larga pasan factura. Los primeros 5K los  pasamos bastante bien y enfilamos el inmenso tobogán que nos llevaba a la zona del puerto, la única parte llana de la carrera. Con lo que no contábamos era con que se levantase Garbí, ese maldito viento Suroeste que es un verdadero suplicio y al que estoy bien acostumbrado en los entrenos. Pero claro, en carrera, cuando vas forzado, puede acabar contigo. Y así fue. Bueno, no acabó conmigo, pero si acabó con el buen rollo que llevábamos Ferandno y yo porque en el km 9 ya no fui capaz de seguirlo. Bueno, capaz si era, pero me arriesgaba a no terminar, así que decidí continuar a mi ritmo y ya nos veríamos en la llegada.

Km 5

Como ya conocía bien el circuito sabía que después de la ida y venida por el Paseo Marítimo llegaba la parte dura, del km 13 hasta el final. Un sube-baja continuo. La verdad es que iba justo de fuerzas, pero tenía bastante margen de los primeros kilómetros y conseguí mantener un buen ritmo que incluso aumenté un poco en los dos últimos kilómetros para terminar en 1:37:30, casi cuatro minutos menos que el año pasado.

Al llegar me encontré con Fernando que había terminado en 1:35:01, un gran tiempo para ser su regreso al la Media Maratón. Estuvimos charlando un buen rato mientras recuperábamos fuerzas con la naranja que nos habían dado.

Fernando entrando en meta (el de debajo del cartel)

En cuanto a la organización de la carrera, bastante buena, aunque seguimos con el problema del avituallamiento del km 10. Es muy muy corto, y si no vas atento, te lo puedes pasar muy fácilmente. De verdad que deberían estirarlo un poco más. Por lo demás genial. La bolsa del corredor muy buena con camiseta, braga y hasta un diccionario Inglés-Español!!!

Ya en casa con los 'regalos'

Con esta carrera y a falta de correr los 10K de Los Nassos (la San Silvestre de Barcelona), mi clasificación de la Lliga Internet de este 2012 queda de la siguiente manera, con 1787,31 puntos en el puesto 163 de más de 5000 participantes:




domingo, 2 de diciembre de 2012

35 Cursa La Sagrera



Primera participación en esta carrera que es un clásico en el circuito de 10K de Barcelona y debo decir que me he llevado una grata sorpresa. Es una carrera hecha para el corredor popular, sin masificaciones y con un buen ambiente sobre todo en la zona de salida/meta. Típica carrera de barrio, pero altamente recomendable si te quieres empapar del ambiente de las carreras populares.



La semana había transcurrido marcada por la inactividad total, a excepción de un suave rodaje el sábado de 6K para tonificar. El domingo anterior había corrido la Mitja de Tarragona y me costó un poco recuperar, a lo que hubo que unir unos compromisos de trabajo que no me dejaron entrenar como quisiera. Así que no esperaba nada especial de esta carrera. Simplemente conocer el ambiente y el circuito y hacer un tiempo aceptable. Calculaba que entre 43' y 44'.

La semana había sido una de las más frías en Barcelona desde hace mucho tiempo y el domingo de la carrera no fue menos. Hacía un frío que pelaba. Hubo incluso gente que aprovechó para criogenizarse hasta que pase la crisis en España.

El sábado fui a por el dorsal y en plan reconocimiento de la zona, muy recomendable siempre que se estrena carrera, sobre todo si tienes la intención de llevar coche. No pintaba bien la cosa, porque estaba todo muy colapsado y el día de la carrera sería peor. Efectivamente, llegué con tiempo para no pasar apuros, pero no había forma. Vueltas y más vueltas, y el tiempo se me echaba encima para poder hacer el calentamiento que quería. Al final, afortunadamente conseguí aparcar con el tiempo suficiente para calentar. Bueno, para intentar calentar, porque de verdad que hacía mucho frío. Me costó bastante empezar a sudar mínimamente y eso que llevaba, por primera vez en una carrera de 10K camiseta térmica de manga larga por debajo de la de tirantes.



Después del calentamiento me voy al cajón que me corresponde (sí, a pesar de que eramos pocos, estaba todo muy bien organizado y por cajones) y allí me encuentro con Fernando. Bueno, más bien me encontró él porque yo estaba un poco deslumbrado por el sol que ya lucía poderoso y que mitigaba un poco el frío. Charlamos un ratillo sobre lo que pensábamos hacer en la carrera y los próximos retos, y a las 0930 se dio salida a la 35 edición de la Cursa La Sagrera.

La salida era en pendiente descendiente para luego realizar tres giros y enfilar una larga recta, al final de la cual se encontraba el km 1. Como siempre, muy rápido en 4:07 pero con sensaciones extrañas. No me encontraba muy bien y eso se notó en el Km 2 en el que sufrí un bajón importante. Demasiado pronto. Por mi cabeza pasaban mil cosas, entre ellas la de ponerme a ritmo dominguero y terminar haciendo un rodaje suave. Así que después de superado ese Km 2 intenté subir un poco el ritmo y tomarme la primera vuelta como de reconocimiento. Bastantes giros y un poco tobogán, aunque entre el Km 3 y el 4 había una bajada bastante larga, que no pronunciaba que permitía recuperar lo perdido al principio.

Así que con todo esto rondando por mi cabeza paso de nuevo por el Km 5 que estaba situado en la línea de salida/meta, en 21:46, uno de mis peores tiempos de las últimas carreras pero, para ser sincero, con bastante energía. Bebo un poco de agua y vuelvo a enfilar la larga recta que me dejaría en el Km 6. Y justo ahí, en esa recta, me saltó un resorte en la cabeza y decidí alargar un poco la zancada y subir el ritmo, justo en el momento en el que iba detrás de dos chicas que me habían pasado en el Km 3 y de ver cómo un fotógrafo le indicaba a otra que corría delante de ellas que iba en la 4ª posición. Quizás fue eso lo que hizo que dejase de relajarme y me centrase en la carrera, porque a partir de ahí, lo único que hice fue adelantar a gente. Primero a esas dos chicas, luego a la que iba cuarta, a la tercera, y en el Km 8 a la que iba segunda para finalmente cruzar la línea de meta en 42:38, una de mis mejores marcas de este año y, por supuesto, con split negativo, o sea, que la segunda vuelta fue más rápida que la primera. Es la segunda vez que lo hago en todas mis carreras.



Al cruzar la meta me estaba esperando Fernando que había llegado minuto y medio antes y justo cuando estábamos comentando la carrera se acerca Javi, otro clásico de las carreras populares y del que ya he hablado en otras crónicas ya que es la cuarta vez que coincidimos en dos meses. Había llegado más o menos a la vez que Fernando. Después de las presentaciones y breve charla, Fernando me acompaño hasta el coche antes de que nos quedásemos completamente congelados.

Y creo que no hay mucho más que decir salvo agradecer a los voluntarios su trabajo ya que sin ellos, estas carreras no existirían. Ellos sí que son unos verdaderos campeones, porque sin ningún tipo de compensación económica, han aguantado estoicamente el frío que hacía.

Hoy sólo tengo un autorretrato que es el que he puesto arriba, así que no hay link de fotos, pero sí de estadísticas en GARMIN

Y con los puntos conseguidos esta es la clasificación de la Lliga Internet 2012. De momento en el puesto 201 a falta de 2 carreras. Mejorando ligeramente la posición del año pasado.