domingo, 26 de febrero de 2012

22ª Mitja Marató Barcelona



La 22ª edición de la Mitja Marató de Barcelona se presentaba en sociedad con un éxito de participantes sin precedentes: 12500 corredores.

También un éxito en cuanto a atletas de élite con tres keniatas con marcas por debajo de la hora y con el doble Campeón del Mundo de Maratón Abel Kirui.

Para rematarlo todo, hasta el tiempo se quiso poner de nuestra parte, y el frío regresó a Siberia y pudimos disfrutar de una fantástica temperatura durante toda la carrera.

En cuanto a mi, a pesar de no haber entrenado todos los kilómetros que quisiera, me encontraba con muy buenas sensaciones. Además me había apuntado en el cajón de los profesionales y me aceptaron, así que me imaginaba que podría salir a un buen ritmo de inicio.

Esa era la idea, salir muy fuerte los dos primeros kilómetros y luego intentar mantener un ritmo cercano a los 4:30 para atacar el récord recientemente conseguido en Gavá.

Llegué con el tiempo suficiente para calentar y rodar un poquito y como buen presagio, la primera canción que escuché mientras rodaba fue Waiting On a Sunny Day de Bruce. Todo de cara. Un poquito más tarde llegó Kasia que esta vez me acompañó para animar y hacerme el reportaje fotográfico.

Momentos previos en una fantástica mañana

Así que una vez colocado en el cajón de salida sólo quedaba esperar a que sonase el pistoletazo de salida. Y vaya si sonó. Salimos realmente rápidos. Bueno, es lo que toca en ese cajón. Este año la organización había decidido cambiar el circuito y en vez de subir por Via Laietana y luego bajar por Las Ramblas, los 5 primeros kilómetros eran los mismos que en la Cursa dels Bombers, o sea, Passeig Colón, Paralell, Entença y Gran Vía.

Salida multitudinaria con Kirui de amarillo a la izquierda y Leiva de naranja y con gorra blanca

Sin problemas para correr a mi ritmo, el primer kilómetro lo paso en 4:03 y el segundo, ya en el Paralel en 4:24. Para los que no conozcáis Barcelona, el Paralel son unos 2 km en ligero ascenso que, siendo principio de carrera, no castiga demasiado (otra cosa es cuando lo hay que subir en la Marató de Barcelona que es al final - Parece una pared!!) En esos momentos iba acoplado a una pareja de amigos que llevaban un ritmo parecido al que yo quería. Justo antes de llegar al km 3 me adelanta el globo de 1h30m. Ah! El globo... En muchas de las carreras hay voluntarios, normalmente de clubs de atletismo, que llevan globos o banderolas para marcar los ritmos. En la Mitja de Gavá fui todo el rato con el de 1h35m y es una gozada el ambiente del grupillo que se forma alrededor de las liebres.

Bueno, sigo. Me adelanta lógicamente el globo de 1h30m y continúo  a mi ritmo sin perder de vista el globo, que poco a poco se alejaba.

El km 5 lo paso en 22 minutos, más o menos lo que me esperaba, y un poco más tarde me empiezan a entrar dudas de si podría aguantar a ese ritmo toda la carrera. Me movía entre 4:20 y 4:25. El km 10, un poquito después de pasar por delante del Arc de Triomf, lo paso en 43:56, lo que significaba que había hecho el segundo parcial de 5K en 21:56, 4 segundos menos que el primero. Iba clavado como un reloj suizo.

Llegando al Km 10

Y aquí vino quizás el único punto negro de la organización. El avituallamiento. Muy pocos voluntarios por lo que nos teníamos que lanzar a las mesas a coger el agua. Nunca me había pasado nada parecido. Es muy peligroso, porque vamos rápido y la gente se cruza para no perder el agua. Es muy importante hidratarse un poco en cada  avituallamiento porque si no la carrera se hace muy larga.

Después de subir Marina, el repechito de Pallars y un par de giros (fantásticos para los recortadores) por el Poblenou, enfilamos la larga, largísima diagonal. Dos kilómetros interminables. Ahí sentí una pequeña molestia en la parte superior del gemelo derecho que me asustó un poquito. No le hice mucho caso esperando a que se pasase, porque de ir a más, no arriesgaría una lesión a tres semanas de la Maratona di Roma. Pero no, sólo fue una circunstancia de la carrera y fruto del esfuerzo y del alto ritmo que llevaba. Justo en ese momento, noto que me cuesta mantener el ritmo y ya me pongo en lo peor. Que me vendré abajo y no conseguiré batir mi marca. Hasta el km 13 iba a un ritmo para terminar en 1h33m

Disfrutando de los últimos metros

video


Afortunadamente y a pesar de que sí que bajé el ritmo, no fue tan drástico como en otras ocasiones que me iba a 4:44. La bajada fue sólo de unos segundos y me pude mantener hasta el final alrededor de los 4:30. El último kilómetro, sacando fuerzas todavía de no se dónde lo termino a un ritmo de 4:15 aproximadamente, (hay un desfase entre la distancia del reloj y la real) para cruzar la meta en 1h34m35s lo que supone mi nueva MMP (Mejor Marca Personal) y por fin bajar de 1h35m.

El Campeón del Mundo entrando en meta

Así que terminé la carrera muy feliz con mi nueva marca y muy contento porque haber hecho tan bien este último test de esfuerzo máximo antes de la Maratona di Roma. Ahora queda la Maratest de Badalona del Domingo 4, pero que me tomaré con otra filososfía. Como si fuese un rodaje largo rápido, pero sin querer hacer ningún tipo de marca ni nada.

Feliz con mi medalla y mi nueva marca

Hoy sí que hay buenas fotos en GOOGLE+ gracias a Kasia que me acompañó en este gran día. Las estadísticas en GARMIN



domingo, 12 de febrero de 2012

XVII Mitja Marató Gavá

Ocean Mist

Después del fiasco de la semana pasada en Granollers en dónde no pude participar por problemas intestinales, hoy le tocaba el turno a la Mitja de Gavá, que no la tenía previsto correr, pero ya que no pude hacerlo la semana pasada, me apunté a última hora.

El recorrido prácticamente llano, salvo las subidas y bajadas de los puentes para atravesar autopista y vías del tren. Casi todo discurre por zona playas, o sea, que realmente se puede decir que corría en casa. De hecho, el giro del km 10 era delante de casa.

Mucho, muchísimo frío el que nos esperaba en la Av. Juan Carlos I de Gavá dónde estaba instalada la salida. El coche marcaba 3 grados al llegar, o sea, que había 1. Aparqué a casi un kilómetro y medio de la salida para aprovechar e ir calentando. Bueno, creo que con el calentamiento me pasé un poquito, porque estuve casi media hora, lo que equivale a casi 5K que habría que sumarle a los 21,097 de la propia Mitja. Pero no me vino mal, para nada, ya que cuando dieron la salida estaba con una temperatura corporal idónea.

La salida estaba muy bien organizada, por cajones y automáticamente según marcas realizadas en anteriores Medias de la Lliga Championchip. Nada de poner la marca que vas a hacer, porque ahí todo el mundo puede, y de hecho lo hace, tirarse de la moto para estar más adelante. Aquí te colocaban con la gente que corre a tu ritmo, y así debería ser en todas las carreras.

Y como tenía 1:35, pues estaba al lado de la liebre del 1:35. Así que, aunque estaba muy falto de entrenamientos me decidí a seguir el ritmo marcado por la liebre, al menos hasta que aguantase. Y vaya si aguanté. Los kilómetros iban cayendo a ritmo de 4:25-4:30 y más o menos en el km 4 escucho por detrás que alguien me llama Mostovoi... Giro la cabeza y era mi vecino Braulio, con el que ya coincidí en algunas Mitjas. Me contó que había corrido la de Granollers y que estaba un poco dolorido del gemelo por un partido de fútbol. Si ya se lo digo yo a mis amigos, que no son compatibles....

El caso es que ahí estábamos metidos en el grupillo que se había formado alrededor de Jordi, de Corredors.cat y que era el que llebaba la banderola del 1:35 y el encargado de marcar el ritmo. Y los kilómetros seguían cayendo y yo me encontraba muy bien.

Allá por el km 12 pierdo a Braulio definitivamente. En condiciones normales llegaría antes que yo, pero se ve que tenía el cansancio de Granollers y el golpe en el gemelo que le debían estar haciendo sufrir un porquito. Nosotros seguimos con el ritmo marcado por Jordi y cada vez se notaba más el esfuerzo, hasta que a falta de 2 km, se me escapa el grupo unos metros. Llevábamos ya 4 con un gélido viento en contra que no dejaba respirar muy bien y que acentuaba el cansancio. Pero como sabía que estaba muy muy cerca de batir mi mejor marca, pues apreté todo lo que pude y al final llegué medio minuto detrás del grupo marcando mi mejor marca personal hasta la fecha en Media Maratón; 1:35:29, exactamente 6 segundos menos que la realizada en Sitges el mes pasado.

Nueva MMP 1:35:29
Así que después de esperar a Braulio que entró en 1:37, fantástica marca, volví todo contento en el bus-lanzadera (ya había corrido lo suficiente por hoy) hasta el centro comercial Barnasud que era dónde tenía el coche aparcado.



Aunque personalmente ya se lo agradecí al cruzar la línea de meta, quiero desde este blog mandarle un fuerte abrazo a Jordi y darle las gracias por haberme ayudado, marcando el ritmo, a conseguir esta nueva marca. Me comentó que estará en la Mitja de Barcelona, pero para 1:30, así que me engancharé a algún otro compañero suyo, porque eso ya son palabras mayores.

Hoy, salvo la foto que publico aquí, no hay más reportaje fotográfico, pero las estadísticas las podéis ver en GARMIN como siempre