lunes, 31 de diciembre de 2012

14 Cursa dels Nassos



Y después de 364 días de los cuales, 102 fueron de entrenamientos, 19 de carreras y  con 1384 Km en mis piernas, llegaba la última carrera del año, la Cursa dels Nassos, una carrera multitudinaria con la que se cierra el año natural running, que no mi temporada, que empieza en Septiembre por lo que en estos momentos esta en su segundo tercio y yo estoy todavía buscando mi estado de forma óptimo.

La verdad es que aunque no creo que esté todavía en mi pico de forma esta temporada, llegaba a la carrera con la clara intención de darlo todo (verdad Fernando?) y hacer una buena marca para cerrar un gran año runner.


Explorando la zona de salida y meta

Aunque nunca he subido al terminar, me siento como un ganador

La semana de la carrera no había entrenado tan bien como quisiera por unos ligeros problemas de respiración. Con el frío me suele pasar que se me acentúa un poquito el asma, que lo único que hace es que me cueste más entrenar.

La carrera de hoy contaba con 11000 corredores repartidos en cajones. A mi me tocaba el naranja que era el tercero. Realmente la diferencia entre salir con los que corren a tu ritmo o más atrás es abismal.

Después de hacer un muy buen calentamiento, porque hacía un poco de frío, me dirigí corriendo al cajón poco antes de la salida. Allí, como ya viene siendo habitual en las últimas carreras me encuentro con Fenando para comentar un poco los últimos entrenos y nuestras tácticas de carreras. Digamos que yo soy Etíope y el Keniata. Lo mío es con premeditación, alevosía y, en este caso, nocturnidad, y lo de él más bien es al libre albedrío. Según se ve en la carrera aprieta o reduce. De momento, yo sólo le he visto apretar.

Comentando la jugada con Fernando

La salida la verdad es que fue de las peores y más caóticas que recuerdo. A pesar de los cajones la gente iba a ritmos mucho más bajos de lo que se suponía y a esto había que añadir los impresentables piratas sin dorsal. A ver, yo entiendo que no todo el mundo pueda pagar las inscripciones (que la verdad es que cada vez 'pican' más) y que mola mucho correr por las calles cortadas. Hasta aquí vale. PERO HAZLO DETRÁS DESGRACIADO Y NO MOLESTES!!!!! Yo personalmente adelanté a tres o cuatro que no terminarían esa carrera en menos de 1 hora y se habían metido entre la gente que iba a 40 minutos. Un poquito de respeto por favor que luego hay caídas y tropezones.

Como siempre, la carretera pone a cada uno es su lugar, y a partir del km 2 ya se podía correr relativamente bien. Digo relativamente, porque eramos muchos corredores. El primer kilómetro, a pesar de la mala salida lo hice en 4:06, un poco más lento de lo habitual en mi primer km pero muy bien. El segundo y tercero mantuve el ritmo y casi llegando al cuarto, escucho una voz a mi izquierda: 'Al final siempre terminamos juntos' Era la voz de Javi con su típica gorra. Nos reconocemos fácilmente. El con su gorra y yo con mi pañuelo amarillo. Así que, a partir de ahí compartimos los siguientes dos km codo con codo.

Después del giro de 180º de Ciutadella, que realmente es una putada porque te corta el ritmo totalmente y cuesta un poco volver a recuperarlo, llegábamos al km 5 que pasé en 20:41, un poquito peor de lo que esperaba porque normalmente en la segunda parte me suelo hundir un poco. Una vez bordeado el parque, giro a la izquierda para enfilar la larga, largísima Meridiana. Ahí es dónde perdí de vista a Javi que, por primera vez en cuatro carreras, lo había dejado atrás, aunque no sabía cuanto porque bastante tenía ya con concentrarme en la respiración para no ahogarme. Y con estos pensamientos llegábamos al repecho de Pallars que, realmente me pareció más corto de lo habitual, síntoma de que llevaba un buen ritmo. Una vez superado el repecho, la larga bajada nos dejaba a tres giros de llegar a la Diagonal por dónde transcurrían los dos últimos kilómetros. Al llegar a ese punto sabía que si mantenía el ritmo no sólo podría hacer una buena marca, sino que incluso podría batir mi propio récord de 10K. Así que con algo de sufrimiento, no cesé en mi empeño y mantuve el ritmo en el km 9 e incluso lo aumenté en el 10 con un sprint final realmente bueno que hizo que cruzase la línea de meta en 41:29, bajando 18 segundos mi anterior marca. Podéis ver las estadísticas completas en GARMIN.

Y justo al cruzar la meta casi choco con Kasia, que no me preguntéis cómo, se había colado con la prensa. De ahí las buenas fotos de los primeros clasificados entrando en meta y siendo entrevistados en la tele. Las podéis ver en GOOGLE+. Unos segundos después entra Javi que se ve me tenía a tiro aunque esta vez, por culpa de un resfriado, no me ha ganado. Nos despedimos hasta la próxima carrera y Kasia y yo nos fuimos al sitio dónde habíamos quedado con Fernando. Comentamos el tema de la fatal salida y de los piratas y también cuáles serían las próximas citas. Yo estaré en Sitges, Terrassa y Granollers, y parece que será esta última en la que volvamos a coincidir. Hasta entonces nos deseamos Feliz Año y nos despedimos.

Muy contento (y sudado) con mi nuevo récord

Carles Castillejo cruzando la línea de meta

Las tres chicas ganadoras.

Así que no podría haber imaginado un mejor final runner para el 2012, con una gran marca y con nuevo amigos con los que compartir carreras y experiencias. Y con una gran ilusión por empezar el 2013 y superar nuevos retos. El primero esos deseados 3:30 en la Maratón de Sevilla y el segundo, muy ambicioso, intentar bajar de 3:19 en  Noviembre en Valencia que es la mínima para poder entrar en la Maratón de Boston del 2015.

Con esta carrera también se cierra la Lliga Champiochip en la que he terminado en el puesto 174 de la general (5735 participantes), mejorando 48 puestos mi puesto del año pasado, y en el puesto 94 de mi categoría (2884 participantes). Realmente me encuentro muy satisfecho con estos resultados que, por supuesto, espero mejorar el año que viene.



domingo, 16 de diciembre de 2012

XXIV Mitja Marató Vilanova

Con bastante menos frío que el año pasado se presentaba la 24 edición de la Mitja Marató de Vilanova i la Geltrú. Después de la experiencia del año pasado en la que me pareció una Mitja muy exigente, este año quería intentar mejorar un poco la marca y dejarla por debajo de 1:40 que es el objetivo que me he marcado para cualquier Media Maratón de aquí en adelante. El siguiente paso será dominar el 1:35, pero eso ya vendrá más adelante.

Como comentaba antes, el día estupendo. Sol y unos 12 grados, perfectos para correr, a diferencia del año pasado que hacía un frío tremendo. Así que con tranquilidad fui a recoger el dorsal. Saco la cámara, un par de fotos y me voy hacia los stands dónde nos daban los dorsales. Según me acerco, meto la mano en el bolsillo para coger el DNI y.... ups... Andandará??? Pues sí, se me había caído al sacar la cámara. Justo cuando le iba a contar la historia a la chica que repartía los dorsales, escucho que dicen mi nombre por megafonía, así que le digo que el mío lo tiene el Sr. del micro :)



Con el dorsal después de recuperar mi DNI

Después del pequeño incidente, me voy al coche a colocar el dorsal en la camiseta y calentar un poco. Iba preparado por si hacía frío, pero al final, me quedé sólo con la camiseta de tirantes, porque la térmica me iba a sobrar seguro.

Justo antes de la salida, me encuentro con Fernando. Sabía que iba a venir, pero no lo había visto. Comentamos un poco la jugada, que si a 4:40, que si era su primera Media en mucho tiempo, y cuando menos lo esperábamos....PUM! Cañonazo y a correr!!

Listos para la salida (por cierto, podéis buscar a Wally)

La verdad es que salimos mucho más rápido de lo que yo había pensado inicialmente, pero con la buena compañía los altos ritmos se llevan mejor. Eso sí, a la larga pasan factura. Los primeros 5K los  pasamos bastante bien y enfilamos el inmenso tobogán que nos llevaba a la zona del puerto, la única parte llana de la carrera. Con lo que no contábamos era con que se levantase Garbí, ese maldito viento Suroeste que es un verdadero suplicio y al que estoy bien acostumbrado en los entrenos. Pero claro, en carrera, cuando vas forzado, puede acabar contigo. Y así fue. Bueno, no acabó conmigo, pero si acabó con el buen rollo que llevábamos Ferandno y yo porque en el km 9 ya no fui capaz de seguirlo. Bueno, capaz si era, pero me arriesgaba a no terminar, así que decidí continuar a mi ritmo y ya nos veríamos en la llegada.

Km 5

Como ya conocía bien el circuito sabía que después de la ida y venida por el Paseo Marítimo llegaba la parte dura, del km 13 hasta el final. Un sube-baja continuo. La verdad es que iba justo de fuerzas, pero tenía bastante margen de los primeros kilómetros y conseguí mantener un buen ritmo que incluso aumenté un poco en los dos últimos kilómetros para terminar en 1:37:30, casi cuatro minutos menos que el año pasado.

Al llegar me encontré con Fernando que había terminado en 1:35:01, un gran tiempo para ser su regreso al la Media Maratón. Estuvimos charlando un buen rato mientras recuperábamos fuerzas con la naranja que nos habían dado.

Fernando entrando en meta (el de debajo del cartel)

En cuanto a la organización de la carrera, bastante buena, aunque seguimos con el problema del avituallamiento del km 10. Es muy muy corto, y si no vas atento, te lo puedes pasar muy fácilmente. De verdad que deberían estirarlo un poco más. Por lo demás genial. La bolsa del corredor muy buena con camiseta, braga y hasta un diccionario Inglés-Español!!!

Ya en casa con los 'regalos'

Con esta carrera y a falta de correr los 10K de Los Nassos (la San Silvestre de Barcelona), mi clasificación de la Lliga Internet de este 2012 queda de la siguiente manera, con 1787,31 puntos en el puesto 163 de más de 5000 participantes:




domingo, 2 de diciembre de 2012

35 Cursa La Sagrera



Primera participación en esta carrera que es un clásico en el circuito de 10K de Barcelona y debo decir que me he llevado una grata sorpresa. Es una carrera hecha para el corredor popular, sin masificaciones y con un buen ambiente sobre todo en la zona de salida/meta. Típica carrera de barrio, pero altamente recomendable si te quieres empapar del ambiente de las carreras populares.



La semana había transcurrido marcada por la inactividad total, a excepción de un suave rodaje el sábado de 6K para tonificar. El domingo anterior había corrido la Mitja de Tarragona y me costó un poco recuperar, a lo que hubo que unir unos compromisos de trabajo que no me dejaron entrenar como quisiera. Así que no esperaba nada especial de esta carrera. Simplemente conocer el ambiente y el circuito y hacer un tiempo aceptable. Calculaba que entre 43' y 44'.

La semana había sido una de las más frías en Barcelona desde hace mucho tiempo y el domingo de la carrera no fue menos. Hacía un frío que pelaba. Hubo incluso gente que aprovechó para criogenizarse hasta que pase la crisis en España.

El sábado fui a por el dorsal y en plan reconocimiento de la zona, muy recomendable siempre que se estrena carrera, sobre todo si tienes la intención de llevar coche. No pintaba bien la cosa, porque estaba todo muy colapsado y el día de la carrera sería peor. Efectivamente, llegué con tiempo para no pasar apuros, pero no había forma. Vueltas y más vueltas, y el tiempo se me echaba encima para poder hacer el calentamiento que quería. Al final, afortunadamente conseguí aparcar con el tiempo suficiente para calentar. Bueno, para intentar calentar, porque de verdad que hacía mucho frío. Me costó bastante empezar a sudar mínimamente y eso que llevaba, por primera vez en una carrera de 10K camiseta térmica de manga larga por debajo de la de tirantes.



Después del calentamiento me voy al cajón que me corresponde (sí, a pesar de que eramos pocos, estaba todo muy bien organizado y por cajones) y allí me encuentro con Fernando. Bueno, más bien me encontró él porque yo estaba un poco deslumbrado por el sol que ya lucía poderoso y que mitigaba un poco el frío. Charlamos un ratillo sobre lo que pensábamos hacer en la carrera y los próximos retos, y a las 0930 se dio salida a la 35 edición de la Cursa La Sagrera.

La salida era en pendiente descendiente para luego realizar tres giros y enfilar una larga recta, al final de la cual se encontraba el km 1. Como siempre, muy rápido en 4:07 pero con sensaciones extrañas. No me encontraba muy bien y eso se notó en el Km 2 en el que sufrí un bajón importante. Demasiado pronto. Por mi cabeza pasaban mil cosas, entre ellas la de ponerme a ritmo dominguero y terminar haciendo un rodaje suave. Así que después de superado ese Km 2 intenté subir un poco el ritmo y tomarme la primera vuelta como de reconocimiento. Bastantes giros y un poco tobogán, aunque entre el Km 3 y el 4 había una bajada bastante larga, que no pronunciaba que permitía recuperar lo perdido al principio.

Así que con todo esto rondando por mi cabeza paso de nuevo por el Km 5 que estaba situado en la línea de salida/meta, en 21:46, uno de mis peores tiempos de las últimas carreras pero, para ser sincero, con bastante energía. Bebo un poco de agua y vuelvo a enfilar la larga recta que me dejaría en el Km 6. Y justo ahí, en esa recta, me saltó un resorte en la cabeza y decidí alargar un poco la zancada y subir el ritmo, justo en el momento en el que iba detrás de dos chicas que me habían pasado en el Km 3 y de ver cómo un fotógrafo le indicaba a otra que corría delante de ellas que iba en la 4ª posición. Quizás fue eso lo que hizo que dejase de relajarme y me centrase en la carrera, porque a partir de ahí, lo único que hice fue adelantar a gente. Primero a esas dos chicas, luego a la que iba cuarta, a la tercera, y en el Km 8 a la que iba segunda para finalmente cruzar la línea de meta en 42:38, una de mis mejores marcas de este año y, por supuesto, con split negativo, o sea, que la segunda vuelta fue más rápida que la primera. Es la segunda vez que lo hago en todas mis carreras.



Al cruzar la meta me estaba esperando Fernando que había llegado minuto y medio antes y justo cuando estábamos comentando la carrera se acerca Javi, otro clásico de las carreras populares y del que ya he hablado en otras crónicas ya que es la cuarta vez que coincidimos en dos meses. Había llegado más o menos a la vez que Fernando. Después de las presentaciones y breve charla, Fernando me acompaño hasta el coche antes de que nos quedásemos completamente congelados.

Y creo que no hay mucho más que decir salvo agradecer a los voluntarios su trabajo ya que sin ellos, estas carreras no existirían. Ellos sí que son unos verdaderos campeones, porque sin ningún tipo de compensación económica, han aguantado estoicamente el frío que hacía.

Hoy sólo tengo un autorretrato que es el que he puesto arriba, así que no hay link de fotos, pero sí de estadísticas en GARMIN

Y con los puntos conseguidos esta es la clasificación de la Lliga Internet 2012. De momento en el puesto 201 a falta de 2 carreras. Mejorando ligeramente la posición del año pasado.


domingo, 25 de noviembre de 2012

21 Mitja Marató Tarragona



Segunda participación en esta Mitja y tengo que decir que me ha gustado y la he disfrutado incluso más que la primera. Para los que no la conozcáis es una Mitja en la que se cuida todo al detalle. Esta hecha para que el corredor popular disfrute de un fantástico día runner. Es una carrera en un circuito que podríamos considerar plano (hay un par de repechitos de los que hablaré luego) y el ambiente es fantástico en los tramos que discurren por el centro de Tarragona. Hubo un detalle que me llamó mucho la atención. Las alcantarillas que tenían el asfalto algo levantado y otros puntos del recorrido en los que había peligro de torcerse un tobillo estaban marcados con spray rosa muy visible e incluso en algunos había voluntarios avisando del peligro. CHAPEU!!!

Inmediaciones de la salida

El fin de semana era imprevisible, desde lluvia a frío. No sabíamos con lo que nos podíamos encontrar. Y con lo que me encontré en Tarragona al llegar a recoger el dorsal fue con un día fantástico para correr. Sin sol y con unos 12 grados. Condiciones perfectas.

La recogida del dorsal sin ningún problema, muy bien organizada. El regalo de este año fue una camiseta técnica de manga larga que vendrá muy bien para añadir capas en los entrenos de este invierno. Más tarde volví para hacer un pis y se ve que ya había algo más de lío porque la cola para recoger el dorsal llegaba hasta fuera del pabellón. Es lo que tiene ser rezagado...

Recogida del dorsal y podio

Los días previos a la Mitja la verdad es que apenas entrené. Había quedado un poco tocado en los soleos después del esfuerzo de la Jean Bouin y sólo salí a rodar un poco el miércoles, por lo que no tenía la menor intención de hacer una carrera rápida. De hecho, me puse la camiseta bicolor del Celta que llevaba también el año pasado y que no es la más indicada para correr rápido ya que al sudar se hace bastante pesada.

Así que media horita antes del inicio de la carrera empiezo un suave calentamiento para activar los músculos y evitar alguna lesión inoportuna por salir frío. Esto es algo que hay que hacer. Me cuenta mucha gente que no calienta para no cansarse. ERROR!!! Siempre hay que calentar. Los que me conocen, saben que llego siempre a la línea de salida ya sudado y listo para salir a tope.

Preparando el arco de salida

En la salida 2000 voluntariosos corredores dispuestos a pasar una divertida mañana corriendo por las calles de Tarragona. Y entre esos corredores me encuentro a Rubén, con el que intercambio montones de mensajes por Facebook y al que sigo con admiración en su blog (www.atletasdehierro.blogspot.com). Es un verdadero crack. Antes de continuar con mi crónica, comentar que su intención en esta carrera era la de bajar de 1:27, lo cual es una verdadera proeza, y al final lo que hizo fue marcar un increíble crono de 1:23:50. IMPRESIONANATE!!!! Me crucé con él varias veces y tengo que decir que volaba. Enhorabuena Rubén!!!

Así que después de comentar cuatro cosillas, él se marchó un poquito más adelante con su hermano y otro colega y nos preparamos para empezar. Deu, nou, vuit.... Petardo y a correr!! La salida bastante rápida, más de lo que pensaba, tanto es así que el primer kilómetro lo paso en 4:08. Segundo 4:07. Y tercero 4:14. Aquí es dónde empieza la cabeza a trabajar y a controlar al resto del cuerpo que tenía una marcha que no veas. Exactamente tenía el ritmo de las carreras de 10K, un ritmo que mi cabeza sabía perfectamente que no podía mantener durante toda la carrera. Así que aprovechando que entre el kilómetro 3 y el 5 había un par de repechos incluida la Rambla, bajé el ritmo a 4:30, una franja en la que me encuentro bastante cómodo en las Medias. Que no haya lugar a confusiones, el hecho de que me encuentre cómodo no quiere decir que vaya sobrado. Son cosas distintas. Voy sufriendo un poco, pero sé que más o menos lo puedo controlar.



Una vez pasado el kilómetro 5 tocaba la larga bajada de la Rambla y enfilábamos una de las dos partes menos divertidas de la Mitja. Nos alejábamos un poco de la ciudad hacia un polígono para luego hacer un giro de 180º antes de cruzar por el kilómetro 10 que lo paso en poco más de 44' y un poco cansado después de la salida tan rápida. Tocaría sufrir un poco porque la intención inicial de bajar de 1:40 era un objetivo poco ambicioso a esa altura de carrera y con los tiempos que estaba marcando.



Así que apretando los dientes en el repecho del km 11 que nos dejaba en una larga bajada hasta pasar por el km 12 que estaba situado justo en el punto dónde se había dado la salida y dónde se encontraba el speaker que al verme pasar dijo 'Ahí va Mostovoi un clásico de la Mitja' Genial!! Un 10 para él!! Giro a la derecha, paso por debajo de las vías del tren y enfilamos el Serrallo, la parte con más animación de toda la carrera y dónde estaba situada la meta, aunque para llegar a ella todavía nos faltaban 9 kilómetros que transcurrían por la zona de la playa y por el largo, largísimo espigón.

Al igual que el año pasado, el punto de mayor sufrimiento fue entre los km 14 y 15 con un repecho no muy pronunciado pero sí bastante largo y que con los km que ya llevamos en las piernas se hace algo duro. Un poco antes me había cruzado con Rubén que iba como un avión en el grupo de Sub 24. Ahí ya me di cuenta que primer objetivo lo iba a alcanzar fácilmente. Y yo, por mi parte iba bastante bien. Tenía claro que en ese tramo perdería algo de tiempo, pero que lo podía recuperar si reservaba fuerzas para los dos últimos kilómetros que son en suave descenso. Así que los km del 16 al 19 los hice a un ritmo rondando los 4:40 para después bajar a 4:30 y terminar el último kilómetro en unos increíbles 4:07 cruzando la meta en 1:35:32, mi tercera mejor marca en Media Maratón, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta que ya he corrido unas 20.

Cruzando la Meta

Al cruzar la línea de meta me encuentro con Bart, un chico con el que ya había coincidido en la Mitja del año pasado y con el que estuve charlando un ratito. Muy majo. Y después de recoger la bolsa recuperadora me encuentro de nuevo con Rubén que ya estaba con su novia Arantxa que nos hizo unas fotos fantásticas. Estuvimos charlando un rato y nos separamos hasta la próxima, porque este mundillo, al final también tiene un cierto coto y la gente que está en unos ritmos relativamente altos poco a poco nos vamos conociendo, o al menos, nos van sonando caras. Es algo que realmente me gusta y me motiva.

Con el gran Rubén

Espero realmente que el año que viene no coincida con la Jean Bouin, porque esta Media me encanta y es realmente recomendable para todo el mundo. Buena organización, número de participantes correcto, buen circuito (aunque los GPS marcaron todos unos cuantos metros de más) y gran ambiente. Totalmente recomendable para todo el mundo. Os dejo con el vídeo de entrada en meta, con las estadísticas en GARMIN y con las fotos en GOOGLE+


domingo, 18 de noviembre de 2012

89 Jean Bouin



El Domingo 18 de Noviembre se celebraba la 89 edición de la Clásica Jean Bouin, la carrera más antigua de todas las que se celebran en Barcelona. No es sólo una carrera para multitudes (este año eramos 14000 en la Open), sino que es una carrera en la que tanto los pequeños y los que se inician tienen también su protagonismo. Es por ello que hay varios circuitos diferentes dependiendo de la categoría. Está el circuito Open que es el popular, los circuitos de iniciación y el circuito profesional que este año contaba con la participación de Carles Castillejo, actual Campeón de España de Maratón y con Marta Domínguez como estrellas absolutas.

Aunque no os lo creáis un buen seguidor del blog me ha encontrado hablando con él en esta foto. Donde estamos?

Evidentemente yo participaba en la Cursa Open, circuito de 10K bastante exigente sobre todo por el durísimo final, subiendo los dos kilómetros del Paralel y sobre todo esos 400 metros de la calle Lleida ya en el kilómetro 10 que son un verdadero muro. También es verdad que los primeros 7K son muy llanos y se puede llevar un buen ritmo.

La previsión para el día de la carrera era de lluvia y la verdad es que tuvimos bastante fortuna porque llovió algo antes de la carrera pero nada ni durante ni después, lo cual se agradece, sobre todo de cara a contar con el mayor número de público. Para nosotros la lluvia no es ningún problema, todo lo contrario, salvo por el hecho de que el asfalto es bastante resbaladizo, sobre todo si pisas las líneas blancas.

Como todas las carreras multitudinarias, la salida estaba organizada por tiempos que se asignaban automáticamente según las marcas de las carreras del BCN Challenge 10K. La verdad es que esto es fundamental si se quiere hacer buena marca. No es lo mismo salir con la gente que corre a tu ritmo que con gente mucho más lenta que tienes que estar esquivando y, por lo tanto, no hay forma de coger ritmo de carrera.

Y allí metido en el cajón, se me acerca un chico y me pregunta que si yo escribo un blog. Me quedo alucinado!! Una por el hecho de haberme reconocido (aunque la verdad es que lo pongo fácil con mi clásico pañuelo amarillo de la Maratón de NYC) y sobre todo por haber leído mi blog. Me comentó que sus padres son gallegos y que encontró el blog buscando información de la Mitja de Vilanova. Pues desde aquí un abrazo para Fernando que, por cierto, me hizo de liebre los primeros 3K hasta que se me escapó :)

Zona de salida

Así que, dadas mis buenas marcas en 10K, me tocó salir desde el cajón 2, justo detrás de los profesionales y con 13000 corredores más a mi espalda.... Evidentemente la salida desde esas posiciones es eléctrica. El primer Km lo pasé en 3:51, más o menos lo que esperaba ya que más de la mitad era en bajada. Después de un giro a la derecha enfilábamos dos kilómetros más por la Gran Vía hasta llegar a la Plaza Tetuán donde girábamos de nuevo a la derecha para encontrarnos con el Passeig Sant Joan. Después de otro par de giros derecha-izquierda-derecha, llegábamos al Kilómetro 5 que paso en 20:16, un muy buen tiempo, aunque me notaba ya un poco cansado.

Y eso lo noté en los siguientes kilómetros. Los km 5 y 6 discurrían por el Passeig Picasso y por Passeig Colom para dejarnos en la parte baja del Paralel a dónde llegué algo más cansado de lo que quería, ya que tocaba afrontar la parte dura. Por cierto, en el Km 6 me encuentro con Oscar, Delegado de Ventas de Catalunya Wagen y que nos conocemos prácticamente desde que llegué a Barcelona. A pesar de haber hablado largo y tendido de nuestras aventuras runner, nunca habíamos coincidido y, casualidades de la vida, nos vamos a ver en una carrera con 14000 corredores.... Nos dimos ánimos y poco más porque había que reservar fuerzas para lo que venía.

Y lo que venía era el famoso falso llano del Paralel. En coche no dirías que es una subida, pero esa percepción cambia cuando en vez de ir sobre 4 ruedas, te calzas las zapatillas. Es una ligera subida que va de menos a más para 'picar' bastante al final, casi llegando a Plaza de España. Y en esta carrera, concretamente, cuando llegas a esa parte final, en vez de seguir el último tramo de doscientos metros, algo más suaves, se gira a la izquierda para 'trepar' por la calle Lleida dónde se encuentra el punto kilométrico 9. Muy duro. Una fuerte pendiente de unos 500 metros que nos deja justo encima de la Font de Montjuic y a partir de la cual empieza el descenso a la meta que está situada en la Av. Reina Cristina.

Sufriendo de lo lindo para coger ritmo de nuevo después del esfuerzo de la calle Lleida

Unos metros antes de realizar ese giro que había comentado antes, de nuevo una cara conocida, Javi, el chico con el que ya he coincidido en la Cursa de Sant Andreu de la Barca y en el Cros de Sants. Me pasó y aunque le intenté seguir, la subida no me dejaba avanzar cómo yo quisiera. Eso sí, en la bajada que hice a 3:30 le recorté distancia y crucé la meta a dos segundos. Después estuvimos charlando mientras nos dirigíamos a la zona de avituallamiento.

Al final, y a pesar de no haber entrenado en toda la semana por culpa de un inoportuno pinchazo que hizo que me perdiese la Cursa del Clot de la semana pasada, conseguí terminar en 42:18, mi segunda mejor marca del año, sólo 22 segundos más que hace dos semanas en Sants, y mejorando 3:28 mi anterior marca en esta carrera de hace dos años.

Y como hoy la cosa iba de encuentros, pues al terminar quedé para tomar una cervecita con Nan y Fran que también habían participado consiguiendo los dos sus mejores marcas en 10K, lo cual es fantástico porque si tu mejor marca la tienes en esta carrera, no hay duda que la mejorarán en cualquier otra que no sea tan dura. Al que no conseguí ver fue a Jordi con el que había quedado, pero que por culpa de una lesión no pudo terminar su primera participación en 10K. Habrá más!!!

Nan en pleno esfuerzo con su ya clásica botellita de agua

Para terminar con la crónica simplemente decir que la organización ha estado fantástica excepto en un punto que a mi no me afectaba pero que sí creo deberían buscar una solución. Al terminar la carrera y después del avituallamiento (con bocata de jamón incluido), para ir al guardaropa tenías que cruzar el circuito por el que discurría la carrera, produciéndose un cierto peligro de que la gente tropezase y una descordinación total en la parte de atrás de la carrera al mezclarse la gente que estaba paseando con la que todavía intentaba terminar los 10K. Realmente curioso los corredores preguntando por dónde había que seguir. Evidentemente después de 89 ediciones no soy nadie para decir cómo organizar esta carrera, pero creo que unas vallas en esa zona para delimitar el circuito no vendrían mal.

Ambientazo en la zona de llegada

En resumen, otro gran día runner y otros 10K más para la saca. La próxima carrera ya será la Mitja Marató de Tarragona el 25N, día de elecciones.

Y antes de terminar, me gustaría agradecer a Carlos Sánchez por estar ahí haciéndonos fotos a todos y que sirven para que podamos tener un grato recuerdo de nuestras carreras. Me consta que se recorre bastantes pueblos y ciudades con su cámara captando maravillosos momentos en carrera.

Las fotos como siempre en GOOGLE+, la estadística en GARMIN y la clasificación a falta de 6 jornadas a continuación. Sigo escalando puestos y espero terminar entre los 200 primeros que no está mal teniendo en cuenta que somos 6000 participantes.



domingo, 4 de noviembre de 2012

34 Cros Popular de Sants



Después de unos días de 'descanso' y de una vuelta al trabajo con muchísima energía acumulada, marcando unos tiempos de entrenamientos realmente buenos, hoy me presentaba en lo que sería mi primer Cros de Sants.

La verdad es que no me encontraba tan suelto y descansado como en otras ocasiones y una molestia en el tobillo derecho (parece que van de un pie al otro, lo cual no es malo ya que significa simplemente sobrecarga de trabajo) sembraba una pequeña duda de si podría dar todo de mi en esta carrera.

El día estaba nublado y chispeando, aunque el circuito permaneció seco en todo el recorrido, cosa que se agradece porque es muy incómodo correr pendiente de no resbalar.

El ambiente previo era fantástico. Evidentemente siendo la 34 edición, esta carrera goza de una gran popularidad en el barrio y la gente se echó a la calle para animarnos, sobre todo en lo que es la zona de la Rambla de Brasil.


Preparado para la aventura

La organización también muy buena, sin problemas para recoger dorsales y con un gran detalle al final de la carrera regalándonos una placa conmemorativa. Agua, naranjas, chocolate, torta y zumo de naranja ayudaron a nuestra mejor recuperación.

En la zona de salida algunas caras conocidas de las diferentes carreras de la Lliga Internet. Y a las 10 en punto, el bocinazo que nos lanzaba a la carrera.

El primer kilómetro, al contrario que otras veces lo hice bastante conservador para luego coger la estela de Javi, el chico con el que tengo la foto en la Cursa de la Tardor de Sant Andreu y que reconocí por su equipación y estilo de correr. Así que ahí 'acomodado' a su estela me pasé toda la carrera. Por supuesto al cruzar la línea de meta le dí las gracias por hacerme de liebre (aunque él no lo sabía) y estuvimos charlando un rato. El ritmo era muy bueno, sobre todo en los primeros kilómetros, aunque se fue reduciendo poco a poco en cuanto empezaron las pequeñas rampas del km 5 y sobre todo la larga subida de la Calle Sants en el km 9 que nos hicieron perder bastante tiempo.

En cualquier caso sabía que iba a buen ritmo y que el objetivo de bajar de 43' lo tenía más que claro, a pesar de que en el calentamiento las molestias del tobillo me hicieron dudar de si incluso podría terminar la carrera.

Una vez pasado el km 9, ya me vacié del todo y marqué de nuevo el ritmo que llevaba al principio de 4:00 min/km para cruzar la meta en 42 minutos exactos de tiempo bruto que se transformarían en 41:56 lo que supone mi mejor marca del año y mi segunda mejor marca personal, a sólo 9 segundos de mi MMP. Una lástima ese kilómetro 9 que hizo que no consiguiese batir mi récord.


La recta de llegada


Detalle de la Organización y otros 10K para mis piernas

De todas formas, contentísimo del rendimiento de la carrera de hoy y se ve que el parón no sólo no me afectó, sino que me ha dado una energía extra.

Y ya sin descanso, a preparar la próxima carrera que será en El Clot el Domingo que viene y en la que espero poder volver a hacer una buena marca como la de hoy.

Las estadísticas de la carrera en GARMIN y las fotos en GOOGLE+

Y esta es mi clasificación actual. He pegado un muy buen salto y ya estoy sólo a 31 puntos de mi puesto del año pasado que espero mejorar y poder colarme entre los 200 mejores de los 7000 participantes de la Lliga de este año.



domingo, 14 de octubre de 2012

3ª Cursa de la Tardor



No tenía previsto correr esta carrera ya que se celebraba el mismo día que el estreno del Correbarri, pero después de conocer a Txus y Toni del C.A. Sant Andreu de la Barca en la Mitja de Sabadell, se me disiparon todas las dudas.

El día se presentaba perfecto para hacer buen tiempo, aunque no tenía muy claro si me había recuperado al 100% de la reciente Maratón de Berlín. La temperatura rondaba los 12ºC con claros y nubes, por lo que el sol no nos castigó demasiado, aunque sí en algunas partes de la carrera.

Llegué con tiempo para recoger el dorsal, calentar y tomar un cafecito con Jose. Poder hablar con Txus era imposible ya que estaba super liado con la organización de la carrera. Sin pecar de 'pelota', todo perfecto. La recogida de dorsal sencilla, la salida fantástica con una tremenda batukada y una bolsa de regalos sensacional. Sin duda, pueden contar conmigo en la próxima edición.


Preparando las butifarras con alegría

Batukada

El rodaje previo lo hice con Jose 'Pele' y aunque notaba ciertas molestias en el tobillo izquierdo que ya venía arrastrando en los últimos entrenos, me sentía bastante bien.

Y por fin la esperada salida. Como viene siendo habitual en mis últimas carreras de 10K, una salida fulgurante ayudada por una bajada cerca ya de la marca del primer kilómetro. El segundo prácticamente llano lo hice a un ritmo frenético 3:54 y en los tres siguientes ya me fue imposible mantener ese ritmo tan alto por culpa de las constantes subidas y bajadas, sobre todo la del km 4 en la que, después de una bajada, giro de 180º para volver a enfilar el mismo camino, pero en sentido ascendente. Muy duro, sobre todo en la segunda vuelta.


Jose en pleno esfuerzo

Volando voy.... Volando vengo... Por el camino yo me entretengo

Una segunda vuelta que se me hizo larga y bastante durilla. Los tiempos lo demuestran, pero aguanté todo lo que pude el ritmo porque sabía que podía bajar de los 43'. Y no solo bajé de los 43' sino que conseguí hacer mi segunda mejor marca del año por lo que terminé muy contento y por lo que se ve, totalmente recuperado de la Maratón de Berlín. Lejos quedan los tiempos en los que tardaba un mes en volver a calzarme las zapatillas después de una Maratón. Creo que estoy en mi pico de estado de forma y espero poder mantenerlo así o incluso incrementarlo para llegar a tope a la Maratón de Sevilla de Febrero.


Registrando el tiempo conseguido

La recompensa al esfuerzo

Os dejo con las estadísticas en GARMIN y las fotos en GOOGLE +.

Y la clasificación de la Lliga Internet a continuación:


domingo, 30 de septiembre de 2012

39th Berlin Marathon





Después de un verano de intensos entrenamientos bajo una calor sofocante y una humedad asfixiante la mayoría de los días, por fin llegaba el momento de enfrentarme a uno de esos retos que hacen que todo el sufrimiento pasado quede en el olvido y que sólo piense en disfrutar de uno de esas carreras irrepetibles, no sólo por la carrera en si, sino por todo lo que la rodea.

Y en esta ocasión la maratón tenía todos los ingredientes para disfrutarla de principio a fin. Una, porque era mi segunda Major para la que me había preparado a conciencia y la más importante, porque la iba a correr con la persona que me inició en esto del running. Mi buen amigo Matías.


Los dos valientes antes de la aventura

Como es habitual en una maratón de este calibre, la carrera no empezó el Domingo, sino unos días antes con los preparativos, el viaje, acomodarse en la ciudad recogida del dorsal, etc. Los que ya habéis hecho alguna ya sabéis de lo que hablo y para los que no, pues os lo intentaré contar lo mejor que pueda.

El jueves 28 llegó desde Vigo Matías para viajar juntos el Viernes 29 a Berlin. Para él sería su primera maratón y para mi la séptima, aunque su historial es bastante mejor que el mío con unos tiempos de escándalo en medias maratones. Después de ir a cenar algo suave, había que recogerse pronto para preparar la maleta y no dejarse nada con los nervios del viaje.

El Viernes todo perfecto. Salimos de Barcelona rumbo a Berlin, ciudad que ninguno de los dos conocíamos anteriormente. Habíamos alquilado un apartamento ya que salía mucho más económico que estar en un hotel y podríamos disfrutar de tranquilidad y comodidad. El vuelo sin contratiempos aterrizó en la capital alemana a la hora prevista y entonces empezó la aventura para encontrar el apartamento, que no fue tal, porque llegamos con bastante facilidad a excepción de un ligero error al coger un tren (S-Bahn) en dirección contraria. 

Al llegar al apartamento, primera sorpresa agradable. Era mucho más bonito de lo que nos habíamos imaginado y desde luego las fotos en internet no hacían honor a la realidad. Salon espacioso con dos sofa-cama y tele de 40", habitación amplia con cama doble, baño, cocina y una pequeña terraza componían lo que sería nuestra vivienda los próximos tres días.


Nuestro apartamento

Una vez instalados, de nuevo al transporte público para ir al antiguo aeropuerto de Tempelhof, el que fue el mayor edificio del mundo hasta la construcción del Pentágono, y que era dónde estaba situada la Expo Marathon y dónde teníamos que recoger el dorsal. La verdad es que la Expo era enorme. Si no recuerdo mal, cuatro pabellones enteros llenos de stands que hacían las delicias de los runners. Ropa, calzado, nutrición, accesorios de todas las marcas y stands anunciando otros maratones componían la amplia oferta de la Expo. Aquí debo hacer una recomendación a los novatos. Si vais con dos días de antelación como habíamos hecho nosotros, no pasa nada, se puede pasear tranquilamente y ver las últimas novedades de material deportivo. Pero si vais el día anterior, os recomiendo ir directamente a recoger el dorsal y como mucho parar en dos o tres stands. Es agotador y es lo peor que se puede hacer el día anterior a correr 42,195Km. Sé que una vez estás allí es difícil no hacer caso a todo lo que te rodea, pero os aseguro que lo agradeceréis al día siguiente. Como nosotros teníamos todavía todo el sábado para descansar, pues nos recreamos más de lo necesario.


Marathon Expo

Después de la visita a la Expo, metro (U-Bahn) a la zona de Mitte dónde estaba nuestro apartamento y que estaba llena de restaurantes de todo tipo: indios, italianos, japoneses.... Un poquito de Sushi y a descansar para ir al día siguiente a inspeccionar la zona de salida, algo totalmente recomendable para no dar más vueltas que un pulpo en un garaje el día de la carrera.

Así que el Sábado por la mañana, nos levantamos tranquilamente para ir caminando hasta la zona de salida que estaba al lado de la Puerta de Brandenburgo, y más o menos a 2Km de nuestro apartamento. Por el camino ya empezamos a vivir el ambiente que se respiraba en la ciudad. Una vez allí, nos acercamos a la village dónde al día siguiente dejaríamos nuestra bolsa con la ropa y que también serviría de zona de relax una vez finalizada la carrera. Todo estaba perfectamente indicado y después de hacernos unas fotos en la salida y de dar un pequeño paseo decidimos volver a la zona del apartamento para comer tranquilamente y dedicar la tarde a descansar. De nuevo otra recomendación. Es difícil tomar la decisión de quedarse en el hotel o en el apartamento cuando estás en una ciudad que te apetecería conocer, pero nunca hay que olvidar por qué se está allí. Sí, para hacer algo de turismo, pero principalmente para terminar la maratón. Mi consejo es dejar el turismo para la tarde de la maratón o para el día siguiente. Las piernas agradecerán el paseo aunque estén doloridas.


Puerta de Bandemburgo

Y por fin llegó el día de la carrera. Como ya habíamos hecho los deberes (en todos los sentidos, inspección de zona y duros meses de entrenos), ya sólo quedaba llegar a la zona de salida y esperar al pistoletazo. Dicha zona estaba dividida en cajones de la letra A hasta la H. Nosotros, al ser la primera maratón de Matías y no tener tiempo acreditado, estábamos en la H. Como llegamos con mucho tiempo de antelación pudimos colocarnos al principio de nuestro cajón. La salida se realizaría en tres intervalos: Primero los cajones de la A-E, diez minutos después los cajones F-G y finalmente el nuestro el H diez minutos después que el anterior. Esto no era del todo malo, ya que inicialmente no tendríamos a nadie delante y podríamos empezar la carrera a nuestro ritmo. Más adelante os contaré lo que realmente pasó.


Zona de Salida

La espera se hizo un poco más larga de lo que contábamos, porque dado el sistema de salida, en vez de arrancar a las 0900, nos tocaba salir a las 0920, con lo que sumado a que llegamos al cajón a las 0730 más o menos, pues fueron casi dos horas parados y con una temperatura de 7 grados. Eso sí, llevábamos nuestras mantas térmicas que nos protegían del frío.

Mientras estábamos hablando de nuevo sobre la estrategia de la carrera, y al ritmo de Michel Telo, conocimos a una simpática colombiana, Andrea que iba a correr con su hermano y una amiga. Nos contó que esta vez venía de acompañante porque tenía los tendones bastante tocados y no podía correr a buen nivel. Su mejor marca 3:30 en Praga me recordaba que ese era nuestro objetivo en Berlin. La hora de salir se acercaba y por fin, no recuerdo exactamente la hora, nos dirigimos hacia la linea de salida.

Este momento fue realmente bonito porque al estar en las primeras posiciones del cajón salimos prácticamente desde debajo del arco. Es una sensación increíble sobre todo en una carrera de este nivel. Nada más escuchar el pistoletazo empezamos a correr en dirección al Siegessaule o Torre de la Victoria que simboliza las victorias prusianas sobre Napoleón, Dinamarca y Austria. Para mi, uno de los mejores momentos de la maratón, con toda la avenida para nosotros.


Siegessaule - Torre de la Victoria

Llevábamos un ritmo muy bueno, incluso mejor que el que nos habíamos marcado. El problema llegó en el km 2 cuando empezamos a coger a la cola del grupo G. Nuestro ritmo era el del Grupo E-F con lo cual desde ese kilómetro y hasta que cruzamos la línea de meta, nos pasamos la maratón adelantando gente, con muchísimos cambios de dirección y de ritmo que no permitían llevar una velocidad constante.

Así a todo, durante los primeros kilómetros conseguíamos mantener nuestros objetivos de paso de 5 minutos por kilómetro, incluso a pesar de que en el km 4 Matías tuvo que parar un momento a echar un pis. Poco después en el km 7 empiezo a notar algo raro en el estómago, que fue en aumento y que en el km 10 ya pedía con urgencia un servicio o se iba a producir una tragedia de dimensiones bíblicas. Aún así aguanté hasta el km 14 dónde divisé un restaurante japonés en el que entré con la misma inercia de la carrera suplicando por el servicio. Muy amables los dos japos, me dejaron usar su aseo de servicio y al salir mientras les daba las gracias, me apuraban para que no perdiese más segundos. Pequeño contratiempo que al final sólo se tradujo en 1 minuto y 30 segundos. Posiblemente una de las visitas a Roca más rápidas de la historia reciente.

Ya con todo en su sitio, continuamos con nuestra aventura adelantando a gente y más gente, matando kilómetros y viendo como, allá por el km 28 ya iba a ser prácticamente imposible conseguir nuestro objetivo inicial. Aparte de esquivar a los corredores había otra traba importante en la carrera: Los avituallamientos. Un verdadero desastre y un caos total con el suelo muy resbaladizo (eso no se puede evitar) pero con escasas mesas para coger la bebida. De hecho nos tuvimos que saltar dos o tres. Tampoco el hecho de que los vasos fuesen de plástico en lugar de ser de cartón, ayudaba mucho, ya que se rompían al aplastarlos para beber sin dejar de correr. Fue el único punto negro de la organización, pero es algo realmente importante.

Así que seguimos con nuestra cruzada (y nunca mejor dicho) y yo me encontraba cada vez más cansado de esquivar a gente, notando que nuestro ritmo se resentía un poco hasta que en el km 37 vemos una bandera gallega ondeando a lo lejos. No sé si me entró un sentimiento patriótico o qué, pero el caso es que los tres kilómetros siguientes fueron los mejores de toda la carrera con un ritmo realmente frenético. Eso sí, aunque Matías tenía fuerzas de sobra, a mi no me llegaron para mantener ese ritmo, aunque sí para terminar muy feliz cruzando la Puerta de Brandenburgo y la línea de meta unos metros más adelante luciendo con orgullo la Celeste y con mi segunda mejor marca en una maratón: 3:38:20.


Una nueva medalla para la colección

Después de recibir la medalla y de cambiar impresiones con un chico de Vigo que, evidentemente conocía a Mostovoi, llegó el momento del relax, de reponer fuerzas y de volver al apartamento a por la merecida ducha, después de la cual, y como conté anteriormente, nos fuimos a dar un paseo para ver un poco más de Berlín, porque realmente, durante la carrera, yo sólo veía gente y piernas con las que trataba de no tropezar. Al día siguiente, regreso a Castelldefels con el avión repleto de gente con sus medallas y camisetas que siempre nos recordarán a todos el maravilloso fin de semana que pasamos en Berlín.


Catedral

Las estadísticas de la carrera las podéis ver en GARMIN y las fotos en FACEBOOK (versión reducida) o PICASSA (ahí hay de todo :) )