lunes, 26 de septiembre de 2011

12ª Meia Maratona de Portugal



Esta, posiblemente sea una de las crónicas más difíciles de escribir de todas las que he escrito hasta el momento, porque me va a ser muy difícil poder expresar con palabras el gran fin de semana que pasé rodeado de amigos. Porque con la excusa de la carrera logré juntas a tres parejas amigas mías pero que no se conocían entre si. Era un reto, pero dada la calidad humana de todos ellos, el éxito estaba asegurado. Y así fué.

El viaje no comenzó todo lo bien que me había imaginado. Después de una semana bastante dura en el trabajo, quizás con la cabeza todavía dando vueltas a asuntos que no debería cuando estoy de fin de semana, voy y me olvido del libro que estaba leyendo en la estación del tren. Mal asunto. No es la mejor forma de empezar un fin de semana que llevaba esperando mucho tiempo.

El vuelo a Lisboa la verdad es que fue muy tranquilito y durmiendo casi todo el viaje (como casi siempre). Yo era el primero del grupo en llegar así que me marcho al hotel y a esperar a que llegue la primera pareja, Gil (llamado cariñosamente por mi Gilucho) y Elena que salían casi a la misma hora de Madrid. Segundo contratiempo. Hora y media de retraso... Relax y a eso de las 2200h llegan al hotel. Allí nos vemos y nos vamos a cenar a un Japonés que había visto de camino a mi hotel. Fantástico! Lo apuntamos para otra vez (la Media de Marzo es espectacular, así que habrá que hacerla un año de estos). Después de la cena, paseillo por la zona de la Expo que es dónde estaba la meta, al igual que nuestros hoteles. También es una de las zonas de marcha de Lisboa. Un montón de garitos a la vera del Tajo. Allí nos metimos en uno que tenía bastante ambiente y nos tomamos una cervecita mientras dos chavales nos ameziaron la fiesta con unos cuántos clásicos en directo (Proud Mary de la Creedence, Layla de Eric Clapton y alguno que otro). La verdad es que lo hacían muy bien. Percusión grabada y guitarras y voces en directo. Y a dormir.

El sábado por la mañana, paseo y recogida de dorsal. Había muy poca gente así que pudimos ver la mini-expo que montan con bastante tranquilidad. Como las otras dos parejas no llegaban (venían en coche, unos de Vigo y otros de Sevilla), pues nos hicimos la mítica pasta party nosotros tres en el centro comercial Vasco da Gama que esta allí mismo en el Parque das Naçoes. Ahí ya recibimos llamadas de los demás diciendo que estaban en camino.

Pasta Party

Los primeros en llegar fueron Miguel (conocido por Migueneng) badalonés de pura cepa aunque con sangre cordobesa (de ahí su arte) y Marian, gaditana. Ya os podéis imaginar las risas con ellos. Pero no por haber llegado los primeros del día, los vimos antes. Nos hiceron una envolvente, que se dice en mi puebo, y se fueron a echar una siestecilla. Así que finalmente, a los primeros que vimos el sábado fueron a Matías (Matty es su nombre de guerra) y Rosalía que venían de Vigo. Para poneros en antecedentes, Matty es mi mentor en esto del running (bueno y de muchas otras cosas que no vienen al caso ahora) Con el compartí kilómetros y kilómetros en la playa de Samil y en los tortuosos caminos del monte Fragoselo en Vigo. Atrás quedan días de lluvía, viento, granizo y fantnásticas puestas de sol sobre las Illas Cíes con una marea baja que dejaba la arena como una pista de atletismo. Con él dí mis primeros pasos como corredor y con él fue con el que terminé mi primera carrera oficial. Precisamente esta misma Meia Maratona de Portugal hace ahora 7 años. No me gusta ponerme demasiado sentimental, pero lo echaré de menos en NY y aunque esa carrera va dedicada a toda la gente que me apoya y que me quiere, creo que es justo que mi primer pensamiento al cruzar la meta sea para él, porque sin ese empujón que me dió hace unos años, todo esto que os cuento no hubiese sido posible.

Bueno, que me desvío del tema. El plan del sábado consistía en ir hasta el centro y dar un pequeño paseo antes de acercarnos al Hard Rock a tomar una ensalada para dormir ligeritos. Ahí sí que ya aperecieron Miguel y Marian, con lo que el grupo estaba completo. Pero como no hay dos sin tres (primero el libro y luego el retraso del avión), pues nos querían hacer esperar hora y media para unas ensaladas. Así que tuvimos que improvisar y que bien nos salió. Fuimos a cenar a una terraza en una de las calles más animadas de la zona y la verdad es que lo pasamos genial. Sobre todo con la inestimable colaboración del camarero que nos amenizó la noche con sus historias y con su buen hacer. Según palabras textuales, hacía 30km diarios del restaurante a la terraza. Teniendo en cuenta que había unos 10mts, tendría que hacer 1500 viajes diarios a la mesa más lejana... Bueno, vamos a dejarlo como anécdota.

Noche previa

Y finalmente llegamos al día D. Al día D la carrera, que a eso veníamos (aunque a alguno ya casi se le había olvidado). Gilucho, Matty y yo queríamos hacer nuestra mejor marca. Conocíamos el circuito y había opciones. Migueneng, por circunstancias no había podido entrenar lo suficiente, así que se conformaba con pasarlo bien y entrar en un tiempo decente. El día anterior había estado bastante nublado y con una temperatura perfecta para correr, pero cuando me levanto a las 0700 y miro por la ventana.... Mal asunto.... Ni una nube y el sol que empezaba a despuntar (Nota del autor. Me gusta esta expresión). Bueno, total, que quedamos para tomar un cafecito y una magdalena en la preciosa estación de tren de Calatrava (no el de los hermanos, sino el de la Ciudad de las Ciencias y las Artes de Valencia, el Puente de la Modern Tate, etc). Allí ya estaba todo preparado y los autobuses lanzadera listos para llevarnos al Ponte Vasco da Gama que era donde estaba la salida. Como ya habíamos corrido esta Meia más veces, sabíamos que la salida era dura porque sobre el puente se hacían los primeros 5K de los cuales el segundo y tercero eran en subida. Así que nos montamos en el bus y paseito por el puente. Hay que curzarlo entero (17Km, es el más largo de Europa) y a la vuelta nos dejan en los cajones de salida (hay tres, uno para profesionales, otro para populares y el tercero para los que no corren la Meia pero que hacen un recorrido más corto de 7K).

Espectacular imagen del Ponte Vasco da Gama

Y aquí viene la gran sorpresa del día. Como habían cambiado un poco el recorrido, resulta que ya salimos en lo alto del puente y nos ahorramos los 2K de subida. Bueno, al menos eso compensaría un poco lo que picaba el sol. Estábamos a unos 24-25 grados a las 1030 de la mañana que era la hora de la salida. Después de una espera de más o menos una horita allí a pleno sol en el puente, por fin dan la salida. Mi idea era ir con Matty hasta dónde las piernas aguantasen y luego acabar lo mejor posible. Con eso me acercaría a la 1:30h. A Gilucho ya contábamos no verle más que la espalda naranja fosforito y Migueneng iría un poquito más atrás sufriendo, pero lo justito. Total que salimos a los 100 metros noto que mi codo choca con algo, me giro y veo a una señora algo mayor colocándose las gafas que se las había saltado. Evidentemente sin querer. Le pido perdón, se ríe y tan feliz. Pero señora!!! Que hacía usted en el grupillo de la hora y media??? Matty, testigo presencial del incidente, se desvía para dejar una botella de auga y..... Adiós! Nos perdemos. Yo pensando que estaba un poco atrás y con unas ganas de mear que no podía aguantar, hago un pit stop (como se diría en F1) de 30 segundos y continúo, pero no lo veo.

Km 5 - Preguntando por Matty....

... y Matty ya había pasado raudo y veloz
Cuando llego a dónde habíamos quedado con las chicas, me dicen que ya iba por delante, así que subo un poquito el ritmo a ver si me acerco, pero ya veía que iba a ser imposible. El calor apretaba de lo lindo. El Km 5 lo paso en poco más de 23 minutos, bien, pero algo más lento de lo que quería y el Km 10 en 45 exactos, más o menos un minuto menos de lo que quería, pero a muy buen ritmo. Ya estábamos fuera de la Expo por la Ribera del Tajo en dirección a la Plaça do Comerço. Poco después del km 12 me cruzo con Gil que iba a buen ritmo y un poquito más adelante me cruzo con Matty que me llevaba unos 500 mts. El giro era en el km 12.5 y a partir de ahí ya sabíamos lo que nos esperaba porque el circuito era de ida y vuelta. Después de una corta, pero empinada subida en el km 14, empieza mi calvario. Hasta ahí iba con tiempo de récord, a pesar de que el sol nos castigaba sin piedad y no había ni una triste sobra que nos aliviase lo más mínimo. En el km 16 veo a dos chicas y dos chicos que me habían adelantado un poco antes, que se habían parado a ayudar a uno de los atletas en silla de ruedas que se había caído. Cuando voy llegando a su altura ya le habían ayudado y volvían todos a la carrera. Y yo, sufriendo de lo lindo hasta que veo la marca del Km 20. Quedaba uno y había que darlo todo, así que estiré zancada y como un kamikaze a por la meta. Los últimos metros parecía Djokovic de los gritos que pegaba. Nunca me había pasado antes. Y gracias a ese último Km en el que pasé a bastantes corredores, aunque no conseguí mi batir mi récord, sí que conseguí mi segunda mejor marca, quedándome a sólo 1 minuto y 4 segundos del récord. En resumen, muy buena carrera.


Gilucho entrando en Meta


Matty entrando en meta

Con Matty, el 'culpable' de todo esto

Misión cumplida - Con Miguenen y Matty. Nos falta Gilucho que se había ido a duchar

Después de recoger la medalla, el heladito de mango y la bolsas con las bebidas, me voy al punto de reunión a ver a Gil y Matty. También se habían quedado a las puertas. Gilucho marcó unos fantásticos 1:29 y Matty 1:33. Por detrás llegaba Migueneng más feliz que una perdiz con su 1:50.

Einnnnnnnn......

Así que tocaba duchita y comida. Volvimos a la zona dónde habíamos estado la primera noche tomando la cervecilla, y en uno de los garitos nos pegamos un buen festín con unos cuantos quintos de cerveza para recuperar fuerzas. De ahí, cada uno a su casita después de haber pasado un fantástico fin de semana.

Recuperando fuerzas en la comida de despedida - GRACIAS AMIGOS!!!

Por mi parte sólo puedo dar las gracias a todos por haberme hecho pasar, sin lugar a dudas, el mejor fin de semana de este año. Me alegra mucho el poder seguir manteniendo el espíritu inicial de que este tipo de eventos me sirven como excusa para viajar y compartir experiencias con mis amigos. Este fin de semana ha sido lo más grande que he vivido en lo que a mis carreras se refiere. Desde luego sin vosotros, esto del running no es lo mismo.

Y llegados a este punto y ya puestos a agradecer, pues a los que habéis llegado leyendo hasta esta altura, tenéis una cervecilla pagada la próxima vez que nos veamos, porque hay que tener valor (y tiempo) para tragarse toda la historia. En serio, muchas gracias por seguirme a través de mis carreras. Todos vosotr@s hacéis que nunca, por muy lejos que esté, corra solo.

Besos, abrazos y el resto de las fotos pinchando en PICASA y las estadísticas de la carrera, con el recorrido y los tiempos por kilómetro y los totales, pinchando en STRANDS.

La próxima crónica será la de los 10K de Manresa el 23 de Octubre, que es a su vez el Campeonato de Catalunya de 10K en Ruta, y la siguiente...... La siguiente será La Historia de un Sueño

2 comentarios:

  1. Después del esfuerzo (del relato o de la carrera) una sonrisa de complicidad porque como decían en Adaptation: "No conozco a nadie más listo que yo". La mejor frase escrita para un corredor de fondo en momento máximo de fatiga.

    Muy bonito fin de semana y recuerdos para los de Madrid, Badalona, Cádiz y Ribadeo.

    ResponderEliminar
  2. Es de muy mala educación no contestar a los comentarios. Tarde pero seguro, como en cualquier carrera. De momento infalible. Ni un abandono, aunque en París estuve muy muy cerca... Otra frase buena sería 'No soy humano, soy una máquina' y a seguir quemando zapatilla.
    El fin de semana.... Espectacular!!! Repetimos en Berlin 2012

    ResponderEliminar