domingo, 5 de junio de 2011

IX Cursa Pineda de Mar

Al igual que en la Cursa Delta del Prat, la Cursa de Pineda vino precedida de una semana con únicamente un entrenamiento porque notaba que los isquios todavía no estaban 100% recuperados y no los quería forzar.

Como cada día de carrera tocaba madrugón. A las 6 de la mañana Kasia y yo nos levantamos para desayunar tranquilamente y no pasar apuros a la hora de aparcar y calentar. Salimos de casa y la sorpresa es que el día amaneció muy lluvioso. Sobre las 8 de la mañana llegamos a Pineda y ya se respiraba el ambiente previo. El tiempo había mejorado y ya asomaba el sol entre las nubes. Aparcamos con facilidad y con toda tranquilidad hice los estiramientos y  un suave rodaje de unos 3K para empezar la carrera con los músculos a tono.



Linea de Salida
Tenía la preocupación de los isquios, pero no notaba ninguna molestia, así que me coloqué bastante delante para poder salir limpio y coger ritmo desde el primer km. Después del chupinazo que casi nos mata del susto,  salimos en dirección al Passeig Maritim por donde discurrían los primeros 4 km de la carrera. El primer km lo pasé muy rápido en 3:51 y a partir de ahí fui bajando el ritmo según transcurrían los km aunque nunca de una manera drástica.

Aglomeración en la Salida

El km 5 lo pasé en unos aceptables 20:54 y de nuevo el calvario llegó justo después de que mi novia Kasia me hiciese la foto un poco antes de la marca del km 8 en el que marqué un ritmo de 4:27. Me notaba muy cansado, quizás por la falta de entrenamiento, así que el km 9 lo hice en 4:35, el ritmo más bajo de toda la cursa. También es cierto que ese km era de una fisionomía bastante complicada, con calles estrechas, baches, giros y un tobogán pequeño pero muy pronunciado.

Km 8

Una vez pasado el calvario y vista la cercanía de la meta, decidí hacer un último esfuerzo para intentar bajar el crono lo máximo posible. Al fnal, con un sprint de 50 mts a 3:06 crucé la línea de meta en 43:48, mi segunda mejor marca y justo 1 segundo menos que el domingo pasado en la Cursa del Prat.

Sufriendo en el último Km

Últimos metros

Destacar la buena organización de la carrera y post-carrera con puestos de Coca-Cola, cerveza, bebidas isotónicas, entrepá y la bolsa del corredor en la que nos regalaban unos calcetines, fruta, barras energéticas, etc.. No hay nada que reprochar, salvo quizás ese km 9 que es bastante tortuoso y no permite mantener un ritmo constante.

Kasiu, gracias por estar ahí una vez más y por las fotos que siempre acompañan a las crónicas y que son parte fundamental de este blog.

El resto de las fotos en Run With Me y las estadísticas de la carrera en Strands

2 comentarios:

  1. Pues llámame ignorante, jaja, pero me acabo de enterar de lo que son los isquios. Me has hecho ir a google a buscar dónde se encuentran. Ay!

    Es increíble que a pesar del esfuerzo siempre tengas una sonrisa para la foto.
    Me alegro de que sigas ahí al pie del cañón. Ya queda menos para N.Y.

    Y un saludo también para Kasia, que seguro que su apoyo incondicional es impagable, verdad?

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Uff, en esta carrera si que llegué justito de fuerzas. No hay más que ver las fotos. Pues los malditos isquios siguen ahí un poco, pero nada grave.
    Si te digo la verdad quedan todavía 5 meses para NYC Marathon y ya estoy de subidón... En la salida me va a dar un ataque...
    Sigo alucinando con tus tartas!!!!
    Y por supuesto que tener a Kasia al lado me da las fuerzas que me hacen falta en los últimos km siempre. Es un cielo de niña.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar