domingo, 9 de enero de 2011

Mitja Marató Sitges

Después de la clásica recogida de dorsal del día anterior, con inspección de la zona de la carrera incluida, hoy era el día de mi primera Mitja Marató en Sitges. La semana vino marcada por una pequeña molestia en la zona del tobillo que me tenía un poco preocupado ya que me incordiaba ligeramente al entrenar. Finalmente, quizás por la adrenalina de la carrera, no noté ninguna molestia.


El ambiente era fantástico y el tiempo acompañaba. Unas cuantas nubes y más o menos 13-14 grados, lo cual es ideal para correr.


Momentos antes de la carrera no tenía claro si salir a por todas, con el consiguiente riesgo de quedarme clavado allá por el km 15, o si salir a disfrutar de la carrera y hacer una honrosa 1h50m más o menos. Bien, las dudas se disiparon muy pronto cuando ví a los marcadores de ritmo juntos. Estaban el de 1h45m y el de 1h30m. Adivináis con cual me puse? Con el de 1h30m. Se acabó el paseo. Vamos a darlo todo hasta donde lleguemos.

Dos factores en contra para esta arriesgada aventura. El primero es que hacía poco más de un mes que había corrido el Maratón de Donosti, prueba que, hagas el tiempo que hagas, desgasta mucho. Y el segundo que sólo hacía una semana que había bajado de 45m en la Cursa dels Nassos y que me había dejado bastante tocado. En cualquier caso, en mi cabeza ya no había dudas. A por la liebre del 1h30m.

La salida era en el Paseo Marítimo de Sitges. El primer km y medio por el paseo y luego ya por las calles de la ciudad. Con 2600 participantes la liebre se me escapó nada más empezar, aunque mi posición me permitió salir bastante rápido. El primer km lo hice en 4m25s (para los no iniciados, con ese ritmo se termina el Medio Maratón un poco por debajo de 1h30m) y más o menos mantuve el ritmo hasta el km 5 que lo pasé en 22m30s, unos 3 minutos más rápido que en los entrenos. Y es justo entre el km 5 y el km 6 dónde aparece el protagonista de la jornada. Un aficionado con su mascota: Una Oca!!! Bueno, estas cosas siempre animan. Un poquito más adelante de nuestra pareja protagonista, estaba Kasia cámara en mano para no perder detalle y dándome ánimos para todo lo que se avecinaba.


En el km 9, donde ya acusaba un poco el ritmo, que era muy superior al que había imaginado inicialmente (5min/km) oigo una voz a mi izquierda que me llama por mi nombre. No, no me había vuelto loco y estaba delirando. Era mi vecino Braulio que había salido un poco más atrás, pero que llevaba muy buen ritmo. Cruzamos un par de palabras y le dije que tirase porque si le sigo no llego a meta.

Dos km después llegó la prueba más dura. Una pendiente no demasiado dura, pero prolongada durante dos km, del 10 al 12. Muy duro, bajé el ritmo a 5:10min/km y tiré de paciencia. Mi grupo se cruzó con el de la liebre del 1h30m y cuando pasamos por ese punto calculé que nos levaban unos 4 minutos, con lo cual iba mucho mejor de lo esperado.

Entre el km 12 y el 15 no hubo nada destacable, simplemente un aumento de ritmo para recuperar lo perdido en la subida (ya sabemos que todo lo que sube... baja). Y en el km 15,5 los últimos ánimos de mi novia Kasia ya que no nos volveríamos a ver hasta la meta.



Y como el ritmo había sido alto y el esfuerzo de la subida habían mermado mis fuerzas, el sufrimiento empezó en el km 17. Tuve que tirar de reservas y hacer los últimos cuatro km con la cabeza, porque las piernas iban por su cuenta. El último km y medio a lo largo del paseo y en sentido inverso a la salida se hizo eterno, pero los ánimos de la gente y la vista de la meta al fondo era todo lo que necesitaba para dar todo lo que me quedaba incluso esprintar los últimos metros para cruzar la meta en 1h39m45s, estableciendo mi mejor marca en la distancia y entrar en el club Sub 100' (por debajo de 1h40m).




Podéis ver el vídeo del momento de la entrada en meta pinchando en este link



Podéis ver las estadísticas de la carrera pinchando aquí

Y el álbum completo de fotos pinchando aquí




Y ahora toca descanso mañana y el martes a preparar la próxima cita, la Cursa Sant Antoni del día 23, una de las 7 carreras de 10Km que se disputan en Barcelona y que se engloban en el III Challenge BCN10K

No quiero terminar este primer post, sin mandarle un beso y agradecer su apoyo y compañía a mi novia Kasia, gracias a la cual todos podéis disfrutar de las fotos de las carreras,

3 comentarios:

  1. Récord en Donosti y récord en Sitges, serán los bocadillos de Nocilla.

    ResponderEliminar
  2. Si, yo creo que el secreto está en la Nocilla. Como se entere Bekele, que tiemble el record de Gebre.
    Gracias Diana, lo intentaré mejorar de todas formas

    ResponderEliminar